jump to navigation

A vueltas con la educación de los creacionistas abril 16, 2008

Posted by Manuel in ciencia, evolucion.
Tags: , , ,
comments closed

Los creacionistas emplean diferentes estrategias para desacreditar la teoría de la evolución. Entre las más populares se encuentran el decir que es una teoría, que no existen “fósiles de transición”, que los fósiles de homínidos son o bien humanos con malformaciones o primates, que nadie ha sido capaz de observar la formación de una nueva especie, etc. Anteriormente ya indiqué que la NAS ha editado una guía que aclara algunos de esos aspectos (ver artículo de ayer), y algunos de estos puntos serán tratados próximamente con profundidad.

 

Uno de los ataques a la evolución vienen del intento de desprestigiar las tesis de Darwin al calificarlas de teoría. En un artículo de J.M. Hernández (ver su blog de WordPress ¿Qué me estás contando?;  http://jmhernandez.wordpress.com) queda perfectamente definido lo que se entiende por una teoría científica. No voy a insistir en ello, sólo añadir lo que la RAE define como tal. “serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos”.

 

¿Cómo se puede demostrar la evolución a ojos de un creacionistas?, ¿cuándo admitirán algo como prueba científica?, o ¿cuándo al menos aceptarán que un dato experimental es al menos una evidencia que apoya la teoría de la evolución?. La respuesta es fácil: nunca. O al menos eso es válido para muchos de ellos. Y esto esto se puede corroborar fácilmente. Por ejemplo una revista creacionista como Answer in Genesis (AiG) califica como prioridades:

 

1. Los aspectos científicos de la creación son importantes, pero son secundarios en comparación con la proclamación del evangelio de Jesús.

2. Las doctrinas del Creador y la Creación no pueden ser separadas en ningún caso del evangelio de Jesús.

 

Como Jonathan Sarfati (de Creation Ministries Internacional) escribió en AiG: “la diferencia entre los creacionistas y los evolucionistas no reside en las evidencias, sino en las presunciones por las cuales interpretamos las evidencias”. Desde esa perspectiva  AiG rechaza el consenso que la comunidad científica ha alcanzado en temas como cosmología, geología, lingüística, paleontología y evolución biológica. Como se puede observar, los creacionistas tienen una “curiosa” manera de entender lo que es una teoría científica.

 

Pero tampoco se debe generalizar, también en este colectivo existen fuertes discrepancias, no hay una posición homogénea tal y cómo comenté en un anterior post y tal y como se deduce de las diferencias entre sus publicaciones. Y también eso ocurre entre las instituciones educativas donde la enseñanza del creacionismo es un eje central de su filosofía de ser.

 

Una institución académica que estuvo en el punto de mira de la audiencia televisiva de los USA es el Wheaton Collage (Illinois), el cual formó parte de un documental titulado “Evolución, ¿y Dios?” (“What about God?” en su versión inglesa). Esta institución se define a sí misma como cristiana liberal cuyo lema es “Por Cristo y su reinado” (http://www.wheaton.edu/welcome). Sin embargo, pese a su presunto liberalismo todos los profesores deben de firmar una declaración de fe, donde entre otras muchas declaraciones hay una que dice. “NOSOTROS CREEMOS que Dios creó directamente a Adán y Eva, los padres históricos de toda la raza humana; y fueron creados a su imagen y semejanza, distintos de el resto de criaturas vivas…” (http://www.wheaton.edu/welcome/aboutus_mission.html).

 

Pese a esta declaración de intenciones esta institución cristiana evangélica no gusta a muchos de los literalistas bíblicos. Así en el reportaje televisivo se puede observar cómo se producen las discusiones de ciencias que deben de darse en una comunidad académica, de hecho se enseña biología y geología, y se invita a profesores evangélicos y a la vez evolucionistas de otras universidades (como por ejemplo el Dr. K.B. Miller de la Kansas State University) a que expliquen la teoría de la evolución a los alumnos y haya discusión en torno a este tema. Eso levanta ampollas en los fundamentalistas cristianos, tanto es así que AiG ha constatado que mientras el 47% de los alumnos que se matricularon de primer año en el Wheaton Collage defendían una Tierra joven, solamente el 27% lo seguía creyendo al final de los estudios.

 

Mención aparte merece el caso de la señora que mandó a su hija a esta institución, con desagrado porque era demasiado liberal (sic) y que estaba observando un cambio en la forma de pensar de su hija. Ante lo cual afirmó delante de las cámaras que estaba muy preocupada, ya que “prefería antes ver muerta a su hija que comprobar que ha perdido la fe” (sic). La idea que intentan vender los fundamentalistas que dirigen AiG o el museo del creacionismo (Ken Ham entre ellos) de que hay una solidez y uniformidad entre los creacionistas es falsa. Pueden que sean uno de los grupos con más recursos económicos, ya que últimamente están moviendo cantidades ingentes de dinero, puede que coincidan con el resto de grupos evangelistas en que no se debe de enseñar la teoría de la evolución, pero su visión de la Tierra joven y la literalidad de la Biblia no está tan extendida como ellos creen. De hecho, pese a que en USA mucha gente no considera la teoría de la evolución como un hecho demostrado, en una encuesta realizada por AiG se comprobó que más del 90% de los profesores no cree en la Tierra joven.

 

Como ya la propia Academia de Ciencias de USA indica, esos porcentajes pueden ser disminuidos si hay un esfuerzo para que los estudiantes entiendan lo que significa la teoría de la evolución, el sinsentido que representa tomar la Biblia como un libro científico y lo importante que para áreas tan fundamentales para el desarrollo humano tales como la biomedicina, la agricultura, la biotecnología o la ganadería es entender los mecanismos por el que los organismos vivos evolucionamos.

 

Y dado que, según los físicos, si hay materia también ha de existir la antimateria, si existe AiG también debe de existir No Answers in Genesis (http://www.noanswersingenesis.org.au/) :-).