jump to navigation

Un juicio famoso y un juicio olvidado abril 19, 2008

Posted by Manuel in ciencia, educación, evolucion.
Tags: , ,
trackback

Tal día como hoy de 1882 fallecía Charles Darwin. Desde entonces muchos profesores de ciencias, han
tenido que luchar contra el fundamentalismo para intentar inculcar en los alumnos el espíritu crítico enseñando teorías científicas tales como la teoría de la evolución. Ese camino para muchos fue una senda de espinas, especialmente en algunos estados de USA. Aquí os dejo dos ejemplos de la lucha de esos héroes anónimos en su lucha particular contra la explicación mítica de los fenómenos naturales.

Todo el mundo que se ha interesado por el fenómeno creacionista y su efecto sobre la enseñanza de las ciencias conoce perfectamente el famoso “juicio del mono” desarrollado en 1925 en Dayton, Tennessee. Ese año se juzgó al profesor de instituto John Scopes por enseñar la teoría de la evolución en clase de ciencias naturales. El proceso fue muy publicitado y como fiscal estuvo un peso pesado de la política, además de fundamentalista cristiano, como William Jennings Bryan. Por parte de la defensa participó Clarence Darrow, uno de los mejores abogados del momento. El juicio supuso la condena de Scopes a una multa de 100$, que posteriormente fue rebajada a 1$ dos años después por el Tribunal Supremo. Lo interesante del caso es que Darrow mostró la verdadera cara de los creacionistas y sus únicos argumentos: negar sistemáticamente la evidencia (se impidió comparecer como testigos a expertos en biología, geología, astronomía, etc), y la falta de sustento racional al aplicar la literalidad de la Biblia, tal y como mostró Bryan cuando fue interrogado por Darrow en calidad de experto en la Biblia. Este juicio tuvo tal repercusión mediática, que incluso en 1960 el director Stanley Kramer rodó una película sobre el proceso llamada “Heredarás el viento”. Muy recomendable.

Pero ha habido más juicios como éste, que no han tenido tanta repercusión en los medios, a pesar de ser tan importantes como lo ocurrido en Dayton. En 1968, en el estado de Arkansas, una profesora de biología, Susan Epperson, usó en una escuela de Little Rock, un libro de texto que incluía la teoría de Darwin y las autoridades educativas decidieron echarla. Epperson fue a la justicia y la Corte Suprema le dio la razón, declarando en ese momento: “La prohibición fue producto del fundamentalismo religioso de los años 20. Arkansas tiene derecho a determinar los contenidos de la enseñanza en las escuelas públicas, pero eso no le da derecho a prohibir una teoría científica. Hacerlo es violar la libertad de expresión, que está en la primera enmienda de la Constitución”.

Pero en 1999, el estado de Kansas decidió suprimir cualquier mención sobre la teoría del Big Bang, la edad de la Tierra y la teoría darwinista de los programas de las escuelas públicas.

Anuncios

Comentarios

1. DarkGred - abril 8, 2009

…solo en un pais como EUA podria ocurrir cosas como estas

Me gusto el articulo, la verdad, ni siquiera conocia el jucio de Scopes… increible que haya perdido el juicio

…y aun mas increible era que no se permitiera comparecer a un cientifico, pero no asi a un religioso

vaya…


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: