jump to navigation

10 razones para no ser creacionista abril 29, 2008

Posted by Manuel in ciencia, educación, evolucion, mutaciones.
Tags: , ,
comments closed

 

Los creacionistas incluyen toda una serie de tergiversaciones para que la teoría de la evolución sea considerada como falsa, o incluso demoníaca (como les ocurre en algunas sectas fundamentalistas cristianas). Y por eso quieren eliminarla de los planes de estudios, sustituyéndola por una visión acientífica y religiosa como es la creación.

 

Sus falsedades las podemos clasificar en 10 apartados:

 

1. La teoría de la evolución viola la primera ley de la termodinámica. FALSO. Esta teoría no dice nada acerca del Big Bang o del origen de la materia. Por poner un símil: “el origen de la música en una sala de conciertos no depende de cómo se dispongan los músicos en el escenario de la sala”.

 

2. La teoría de la evolución viola la segunda ley de la termodinámica. FALSO. El incremento de orden que se produce durante la evolución se ve compensado por la bajada de orden en el Sol. La II ley sólo se aplica a sistemas cerrados, el Sol forma parte de nuestro sistema.

 

3. No existen formas de transición entre los diversos grupos. FALSO. En la evolución humana: Ardipithecus, Australophitecus afarensis, Australophitecus robustus, Homo habilis, Homo erectus, Homo sapiens. En tetrápodos: Eusthenopteron, Panderichthys, Tiktaalik, Acanthostega, Ichthyostega. En la evolución de la ballena: Pakicetidae, Ambulocetidae, Remingtonocetidae, Protocetidae, Basilosauridae, Dorudontidae.

 

4. La probabilidad de que aparezcan células, orgánulos o estructuras biológicas nuevas es nula. Su aparición sólo se puede explicar por diseño. FALSO. No tiene por qué aparecer de golpe, puede aparecer en pequeños pasos. La probabilidad de ganar la lotería con un número de 6 cifras, empleando los 10 números es de 1 en un millón. Pero si cada vez que aparece el número correcto en una posición éste queda fijo, la probabilidad disminuye varios órdenes de magnitud. La selección natural actúa fijando números, manteniendo lo provechoso y eliminando lo que no lo es. La evolución no es al azar. Las mutaciones pueden ser al azar, la selección natural no lo es.

 

5. La complejidad irreducible existe, y ésta no pudo aparecer por evolución. FALSO. Hay ejemplos demostrando la evolución de sistemas complejos. Un ejemplo es el ojo; primero aparecieron las células fotosensibles que permiten discernir entre el día y la noche, ésta células proliferaron ganándose así la capacidad para captar luz. Posteriormente se produjo una concavidad que hizo ganar direccionalidad al ojo ancestral. Esta estructura ganó un sistema de protección que se transformó en lente para ganar detalle. Estos pasos intermedios pueden ser identificados aún en algunas especies animales, así vemos células fotosensibles en el alga Euglena; invaginaciones de la células en el gasterópodo Pleurotomaria  o bien ojos con protección en el molusco Murex (Harder y col. (1995) Current Opinion in Genetic Development 5: 602-609). Otros sistemas complejos cuya evolución ha sido demostrada: flagelo (Minamino y Macnab (2000) Mol Microbiol 37: 1494-1503), sistema inmunológico (Klein y Nokolaidis (2005) PNAS USA 102: 169-174), sistema de coagulación sanguínea (Doolittle y FENA (1987) Cold Spring Harbor Symposia on Quantitative Biology, LII, 869-874) o el ciclo de Krebs (Meléndez-Hevia, E. y col. (1996) Journal Molecular Evolution 43: 293-303).

 

6. La teoría de la evolución no se puede probar, requiere de fe como la creación. FALSO. Esta es una teoría científica por tanto se está testando en cada momento. Cada fósil nuevo es un reto para los científicos. Al igual que cada nuevo genoma secuenciado, cada especie nueva identificada, cada simulación efectuada por ordenador. La evolución se sustenta en evidencias no en la fe. Si mañana apareciese una gallina del precámbrico todo se vendría abajo.

 

7. La evolución nunca ha sido observada. FALSO. Se ha observado la aparición de nuevas rutas biosintéticas, especiación (ver punto 8), variaciones en las poblaciones debidas a presión ambiental. Incluso hemos copiado sus mecanismos para generar perros a partir de lobo o maíz a partir del teosinte. Así mismo, desde su uso por parte de los humanos, se han observado la aparición de organismos resistentes al DDT, bacterias resistentes a antibióticos o virus del SIDA resistentes a los fármacos.

 

8. No se observa especiación (macroevolución). FALSO. A este punto le dedicaré un artículo pronto. Añadir aquí que se ha observado especiación en la aparición de la especie Culex molestus  (Byrne y Nichols (1999) Heredity, 82:7-15); el origen de Primula kewensis por poliploidía (Harlan y de Wet, 1975) Botanical Reviews 42:361-390. Otro ejemplo lo constituye la fusión de 2 cromosomas del ancestro humano para formar un único cromosoma en nuestra especie. Lo desarrollaré en un artículo.

Ante estos ejemplos los creacionistas sólo alegan que son animales de la misma “clase”, variando la definición de la palabra “clase” según les conviene. Ellos quieren ver el paso de un pez a un mono, olvidando que eso llevó 400 millones de años.

 

9. Hay evidencias en contra de la evolución. FALSO. No hay evidencias CIENTÍFICAS en su contra, sólo hay motivos religiosos. La evolución es un hecho aunque aún se investiguen los mecanismos por lo que opera. En el siglo XX se escribieron 200.000 artículos en revistas científicas de revisión por pares apoyando la teoría de la evolución. Y no se intentan esconder evidencias en contra. Todo lo contrario, quien aporte una evidencia científica que refute la evolución será candidato a ganar el Premio Nobel. Un halago demasiado tentador para el ego de muchos científicos.

 

10. Todas las mutaciones son perjudiciales. FALSO. Ya lo comenté en https://oldearth.wordpress.com/2008/04/25/la-mutacion-como-motor-de-la-evolucion/.

La mayoría de las mutaciones son perjudiciales, muchas no afectan y sólo una pequeña parte de ellas son beneficiosas.

 

Ilustrado en el blog de Manuel Abaledo (http://ocurrenciashabituales.wordpress.com/2008/05/23/las-diez-principales-mentiras-de-los-creacionistas/#comment-383).

 

Después de esto, se puede abrir la mente e intentar informarse más o bien enterrar la cabeza como los avestruces y recitar salmos bíblicos hasta que los ecos de la evolución queden acallados.

 

“La mente es como un paracaídas: funciona mejor cuando está abierta”.