jump to navigation

Relato de la Creación mayo 7, 2008

Posted by Manuel in religión, sociedad.
Tags: , ,
comments closed

El primer ser vivo del que tenemos noticia se llamaba Padre Cuervo. Creó toda la vida de la Tierra y fue el origen de todas las cosas. Era un sagrado poder vivificante que empezó bajo la forma de ser humano y luego se convirtió en cuervo.

“Se despertó repentinamente a la consciencia y se vio acurruca­do en la oscuridad. No sabía cómo había llegado a ser, ni dónde estaba. Todo a su alrededor era lóbrego y no alcanzaba a ver nada.

“Avanzó a tientas, pero sólo encontró arcilla muerta. Luego, exploró su cara y su cuerpo con las manos, y descubrió que era un humano, un hombre. Además, tenía una pequeña nudosidad dura en­cima de la frente, que algún día se convertiría en pico, pero él no lo sabía”.

“Padre Cuervo caminó a gatas por la arcilla para explorar los al­rededores. En su deambular, tropezó con un objeto duro, que en­terró sin reflexionar. Prosiguiendo la excursión, de pronto llegó al borde de un abismo y retrocedió. Oyó de repente un sonido zum­bante y notó que una pequeña criatura se posaba en su mano. La palpó con la otra mano y descubrió que era un gorrión. Este dimi­nuto gorrión había estado allí al principio y se le había acercado en la oscuridad. No había sabido de él hasta tocarlo.

“Padre Cuervo reemprendió la exploración y volvió al lugar donde había enterrado el objeto. Había echado raíces, convirtién­dose en un arbusto. Otros arbustos y hierbas crecían ahora en las inmediaciones, en la arcilla desnuda. El hombre se sintió sólo, así que con la arcilla hizo una figura que se le pareciera, y esperó. El nuevo ser humano cobró vida y empezó a cavar por doquier sin descanso. Mostraba un temperamento vehemente y una actitud violenta. A Padre Cuervo no le gustó, así que lo arrastró hasta el borde del abismo y lo arrojó a él. Este ser se convirtió después en el es­píritu del mal, el origen de todo mal sobre la faz de la Tierra”.

“Padre Cuervo regresó a donde crecían los arbustos y se encon­tró con que se habían convertido en un bosque de árboles. Avanzó a gatas para explorar su tierra oscura, pero encontró agua en todas las direcciones menos en la que conducía al abismo. El gorrioncillo había estado volando sobre su cabeza todo el tiempo, y Padre Cuervo le pidió que bajara al abismo y averiguara qué había allí. Así lo hizo el gorrión, y a su regreso dio cuenta de que allí había una nueva tierra, recién formada”.

“Ellos estaban en la región llamada Cielo; a la de abajo, algo más joven, Padre Cuervo la llamó Tierra. Examinó al gorrión y se fijó en la constitución de sus alas. Hízose unas similares para sí con ramas del bosque y se las colocó en la espalda. Las ramas se trans­formaron en alas de verdad, al tiempo que le crecían plumas y un pico. Se había convertido en una gran ave negra y se puso a sí mis­mo el nombre de Cuervo”.

“Padre Cuervo y el gorrión realizaron el largo viaje desde el Cielo a la Tierra y quedaron agotados. Cuando se hubieron recu­perado, Padre Cuervo sembró la nueva región, como había hecho en el cielo, y luego creó a los seres humanos. Unos dicen que los hizo de arcilla, como hiciera con el primer ser en el Cielo. Otros afirman que creó al hombre por casualidad, lo cual sería más extra­ño que si lo hubiera hecho deliberadamente. Había plantado algu­nas legumbres; luego abrió el fruto de una y apareció el primer ser humano. Padre Cuervo creó después todos los demás seres”.

“Cuando hubo poblado la Tierra, el Cuervo reunió a los seres humanos y les dijo: “Soy vuestro Padre. Me debéis el suelo que pi­sáis y vuestra propia existencia. No me olvidéis.”

Acto seguido re­gresó al Cielo

“Durante todo este tiempo, el Cielo había estado oscuro. Con unos pedernales creó entonces las estrellas, y un gran fuego para que alumbrara la Tierra. De esta manera cobraron existencia la Tie­rra, el ser humano y toda la vida, pero antes que ellos fue el Cuer­vo, y aún antes que él, el gorrioncillo”.

Un esqui­mal contó esta historia de la creación, que por tradición conserva el pueblo Inuit, al explorador groenlandés Knud Rasmussen. Se decía que era una mues­tra de la antigua sabiduría de aquel pueblo. Muchas culturas, han imaginado diferentes mitos de la creación. La versión esquimal tiene algunas características originales, como el estado de confusión del poder creador, que la hacen in­teresante. Los mitos de la creación varían mucho en los detalles, pero todos proclaman su propia validez. ¿Cómo se puede elegir entre ellos?. Es sólo cuestión de preferencia personal (a menos que te lo impongan, claro).