jump to navigation

Tergiversación: una de las especialidades de los creacionistas mayo 15, 2008

Posted by Manuel in ciencia, creacionismo, diseño inteligente, escepticismo, evolucion, religión.
Tags: , ,
comments closed

Jolimu, hace mucho tiempo me dedicó un artículo en su blog. Hoy, en agradecimiento le dedico yo otro.

Hace poco publiqué aquí algunas de las razones que esgrimen los creacionistas de la Tierra joven (YEC) como presuntas pruebas que refutan la teoría de la evolución (T.E.) (https://oldearth.wordpress.com/2008/04/29/10-razones-para-no-ser-creacionista/). Es inútil que os las aprendais, si debatís con algún YEC os volverán a esgrimir esas mismas razones e ignorarán vuestros argumentos. Es más, seguro que si algún día se encuentran en el otro mundo con Dios, y éste les dice: ¿pero hombre cómo voy a crear algo tan complejo en sólo 6 días?, también le esgrimirán las mismas razones 😉

Bromas aparte, es asunto es serio, porque el debate con los YEC nunca es limpio y jamás se puede ganar por muchas pruebas que aportes, ellos lo saben. El símil de R. Shapiro del combate con guantes a control remoto es muy acertado. Cuando los acorralas, ya no están, cambian de tema, te insultan o simplemente se desvanecen sin darte oportunidad de réplica.

¿Qué herramientas usan en sus debates?. Muchas y muy diversas. Aunque la básica es que falsean y tergiversan resultados, la forma de hacerlo es muy variada, de ahí que no sea fácil el debate, al menos hasta que vas tomando experiencia. Y siempre te sorprenden. El otro día me enteré de que un geólogo YEC publicaba artículos acerca del Pérmico (época que aconteció hace más de 200 millones de años) en revistas científicas, mientras que escribía artículos sobre la Tierra de menos de 6.000 años en revistas YEC (llamando mentirosos a sus compañeros de profesión). Esa es su doble moral.

Una de sus estrategias favoritas es la de citar a medias, cortar declaraciones para quedarse con lo que les interesa. Su estilo sería como si un médico que le dice al paciente: “usted tiene gripe, podría receptarle antibióticos (..)” y en ese momento corta la frase y sale corriendo a la farmacia. Luego al no sentirse mejor puede despotricar contra la mala praxis médica. Claro que la frase acaba con un “(…) pero no serviría para nada, ya que la gripe la provoca un virus. Mejor tome analgésicos”. Pero ellos ya no están se han trasladado a la sala de críticas.

Esta estrategia es muy antigua la vienen usando desde que se leyeron por vez primera “El origen de las especies” de Charles Darwin. Igual no hace tanto de eso. O igual sí a juzgar por la bibliografía que usan, pocos artículos encontrareis en sus citas de después de 1995, hace ya más de 10 años, mucho tiempo para lo rápido que se avanza en ciencia.

Una de sus manipulaciones favoritas era sobre el propio Darwin cuando éste dijo:

“Suponer que el ojo, con todos sus inimitables artificios para ajustar el foco a distintas distancias, para admitir distintas cantidades de luz y para la corrección de la aberración esférica y cromática, pudo haberse formado por selección natural parece, lo confieso libremente, absurdo de todo punto”.

A los YEC se les cae la baba con esta frase, pero se olvidan intencionadamente de la segunda parte:

“Y sin embargo la razón me dice que, si puede mostrarse que existen numerosas gradaciones desde un ojo perfecto y complejo a uno muy imperfecto y simple, siendo cada grado útil para su poseedor, si además el ojo varía ligeramente, y las variaciones son heredadas, lo cual ocurre ciertamente, y si alguna variación o modificación en el órgano ha de ser útil para un animal bajo condiciones cambiantes de vida, entonces, aunque insuperable por nuestra imaginación, la dificultad para creer que un ojo perfecto y complejo pueda haber sido formado por selección natural apenas puede considerarse real”.

¿A qué gusta menos a los YEC?. No es que Darwin lo aclarase unos años después para corregirse, no. Lo dice en el mismo párrafo, en la misma obra y por tanto en el mismo momento. Ya se han encontrado todos esos pasos intermedios en la evolución del ojo. No me voy a extender en exponerlos con profundidad, ya que un buen YEC no se molesta en estudias las evidencias. Si hay alguna excepción entre los lectores puede encontrar lo que digo en la evolución del ojo de los moluscos, o en la razón 5 del artículo del día 29 de abril de este blog.

Una persona especialmente maltratada y tergiversada por los YEC ha sido Jay Gould, persona que disfrutaba de las reflexiones en voz alta y de los “brainstorming” intelectuales antes de exponer el concepto que quería transmitir. Si le corta su reflexión a la mitad carece por completo de sentido (recordemos de nuevo la frase del buen doctor y la gripe). Jay Gould expone perfectamente en su obra “Ciencia versus religión, un falso conflicto” que no existe ningún problema en ser profundamente creyente y aceptar la T.E. Pero para marcar muy bien lo que piensa de los YEC afirma:

“(…) creen que la Biblia ha de ser literalmente cierta, que la Tierra no puede tener más de diez mil años de antigüedad, y que Dios creó a todas las especies, por separado y ex nihilo, en seis días de 24 horas. A continuación esta gente exhibe una forma de arrogancia extrema (o quizás sólo sea ignorancia) al extender estas afirmaciones factuales, marginales y desacreditadas desde hace mucho tiempo, a todo el ámbito de la “religión”.

Por si aún queda alguna duda Jay Gould testificó en el juicio de Arkansas en diciembre de 1981, contra la enseñanza del creacionismo en clase de ciencias. De hecho, sobre ese aspecto opinaba: “supongo que las manzanas podrían empezar a flotar mañana, pero semejante posibilidad no merece igual tiempo de dedicación en las clases de Física”.

Roger Lewin tampoco se ha librado de ser malinterpretado. En esta ocasión con motivo de la relación de la T.E. con la termodinámica. Así el párrafo:

“One problem biologists have faced is the apparent contradiction by evolution of the second law of thermodynamics. Systems should decay through time, giving less, not more, order”.

suena contradictorio con la carrera de R. Lewin, una persona con gran cantidad de artículos publicados acerca de la evolución. Pero claro está cortada. En Science (Jolimu no haga como que busca, aquí está la cita: Lewin, R. (1982) A downward slope to greater diversity. Science 217: 1239) podemos leer lo que queda:

“One legitimate response to this challenge is that life on earth is an open system with respect to energy and therefore the process of evolution sidesteps the law’s demands for increasing disorder with time”.

¿Cómo cambia la cosa verdad?. Los YEC se olvidan de incluir al Sol en su sistema, se olvidan que no pueden poner una burbuja a su antojo a la biosfera, porque en la biosfera entra una cantidad enorme de energía que permite que ésta se mantenga. Si no llegara energía solar, aparte de la caída de temperatura, no habría fotosíntesis y muy pocos organismos vivos sobrevivirían (algunos quimiolitrotrofos, que pueden obtener energía de minerales, quizás), pero nosotros desde luego no. Ante esa respuesta algunos te argumenta, que bueno, que quizás sea un sistema semicerrado. Pués no, es abierto, la biosfera absorbe energía, pero también cede energía, al espacio escapa radiación desde nuestro planeta, e incluso el albedo de la Tierra ha variado por culpa de los seres vivos. Para el Sol, esa cantidad es ridícula, pero la cantidad de energía también es ridícula comparada con la que cada día produce en su gigante “reactor interno”. Esto lo sabe todo aquel que ha estudiado un poquito de física.

El propio Jay Gould nos muestra el camino por el que entre ciencia y religión no debería de haber conflicto:

“la ciencia intenta documentar el carácter objetivo del mundo natural y desarrollar teorías que coordinen y expliquen tales hechos. La religión, en cambio, opera en el reino igualmente importante, pero absolutamente distinto, de los fines, los significados y los valores humanos, que el dominio objetivo de la ciencia podría iluminar, pero nunca resolver”.

El YEC es un movimiento en el sentido opuesto, representan un juego de poder por parte de fanáticos formalmente aliados a un solo bando, que intentan imponer sus puntos de vista idiosincrásicos y decididamente minoritarios sobre el magisterio del otro bando.

Leer la Biblia como un libro de biología es absurdo, una blasfemia mayo 15, 2008

Posted by Manuel in ciencia, creacionismo, diseño inteligente, educación, escepticismo, evolucion, religión, sociedad.
Tags: , ,
comments closed

Francisco J. Ayala es cura dominico (católico) y genetista afincado en los EEUU, aunque nacido en Madrid. Os dejo con esta entrevista recogida en El Escéptico Digital.

Luis Alfonso Gámez

“Todos los organismos vivientes, desde los seres humanos hasta las plantas y las bacterias, descendemos de un antepasado único, la forma inicial de vida”
La complejidad de la teoría evolutiva resulta comprensible en un libro de Francisco Ayala, editado por Temas de Hoy, que introduce al lego en una apasionante rama de la ciencia Francisco Ayala es biólogo y fue asesor científico del presidente Clinton.

La lista de distinciones de Francisco Ayala es interminable. Profesor de la Universidad de California y miembro del Comité de Asesores de Ciencia y Tecnología de Hill Clinton, ha desarrollado desde 1961 su carrera científica en Estados Unidos, muy lejos de su Madrid natal. Ha presidido la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y, sin haber abandonado nunca la investigación, ha convertido en seña de identidad su compromiso social en la lucha contra quienes desde el fundamentalismo intentan imponer el creacionismo en las escuelas norteamericanas.

Pregunta-. ¿Sabremos algún día cómo surgió la vida en la Tierra?
Respuesta-. No hay razón para creer que sea un misterio irresoluble. Hoy en día, las teorías más prometedoras se basan en unas moléculas que pueden llevar a cabo las reacciones de la vida y, al mismo tiempo, información. Esto no quiere decir que a la larga éstas sean las moléculas iniciales. Estamos muy lejos de resolver ese problema.
P-. Pero está claro que de aquellas primeras moléculas provenimos todos los seres vivos del planeta.
R-. Sí. La vida actual sobre la Tierra desciende, seguramente, de un solo origen. A lo mejor hubo más de un origen de la vida, pero los otros modos de vida se extinguieron. Todos los organismos vivientes, desde los seres humanos hasta las plantas y las bacterias, tenemos demasiadas cosas en común, lo que quiere decir que las hemos he redado de un antepasado único, la forma inicial de vida.
P-. Copérnico nos expulsó del centro del Universo y Darwin nos destronó como reyes de la creación. ¿Lo hemos asumido?
R-. Poco a poco… Darwin nos destronó como reyes de la creación; pero, en cierto sentido, lo seguimos siendo. Demostró que somos una especie más y, además, muy reciente. Sin embargo, por otro lado, somos una especie que habla por teléfono, construye aviones… Somos la única que hace eso.

La especie humana

P-. ¿Somos una simple casualidad de la evolución?
R-. La evolución pasa por la interacción entre dos procesos fundamentales: uno regido por el azar (las mutaciones) y otro determinista (la selección natural), que favorece las mutaciones útiles al organismo en el ambiente en el que vive. En este sentido, no somos una casualidad, sino un resultado de esos dos procesos. Ahora bien, sí lo somos en el sentido de que si pasáramos la película de la vida otra vez sería completamente distinta; no apareceríamos.
P-. Un duro golpe para nuestro ego.
R-. Sí. Lo que pasa es que nuestro ego no debe basarse tanto en cómo llegamos o por qué estamos aquí como en adónde vamos y cómo utilizar nuestras capacidades para conseguir un mundo mejor.
P-. La genética está llamada a desvelar muchas de las claves de la evolución humana, ¿no?
R-. La biología molecular es hoy en día el medio más poderoso para reconstruir la historia de la evolución. Pero se puede aplicar sólo a los organismos vivos o a aquellos que hayan dejado moléculas que estén suficientemente enteras. Para reconstruir la historia más remota, hay que echar mano de otras ciencias, como la paleontología.
P-. ¿La humanidad reside en los genes?
R-. Eso es muy ‘biologicista’. La humanidad, para mí, reside mucho más en la literatura, las tradiciones culturales y religiosas, las organizaciones sociales… Lo evidente es que la humanidad no puede existir sin los genes.
P-. ¿Y la inteligencia cuándo aparece?, ¿por qué?
R-. El tipo de inteligencia que tenemos, con capacidad de anticipar el futuro, de formar categorías universales y de hacer deducciones lógicas, es única de los humanos. ¿Cuándo apareció? Hay razones para creer que los neandertales tenían capacidades intelectuales muy semejantes a las nuestras. Ya hace dos millones de años, ‘Homo habilis’ construía herramientas. Eso quiere decir que tenía capacidad de anticipar el futuro ya que uno hace un cuchillo por que sabe que lo va a usar para cortar.
P-. ¿Qué hueco le queda a la divinidad en toda esta historia?
R-. Eso depende de las convicciones religiosas de cada persona. Por mi parte, me parece que el hueco que le queda a la divinidad es muy grande, le queda todo. Lo que está mal es tratar de hacer de la religión ciencia o de la ciencia religión.

Dios y la ciencia

P-. Los fundamentalistas cristianos han borrado la teoría de la evolución de la escuela en Kansas.
R-. Bueno, no es en todo el Estado, sino en un distrito escolar, donde el consejo de padres ha decidido que no se enseñe la evolución.
P-. Movido por una religiosidad exacerbada y mal entendida.
R-. Sobre todo, mal entendida. Pretender que la Biblia es un libro de introducción a la biología es absurdo, una blasfemia, un insulto a la Biblia, que nos trata de enseñar verdades religiosas, no científicas. Querer ver ciencia en el relato del Génesis es una blasfemia.
P-. ¿Qué parte de culpa tienen los científicos en el caso de Kansas?
R-. En parte, mucha culpa. Por otro lado, no. Depende de qué obligaciones quiera atribuir uno a los científicos. El científico tiene que dedicarse a hacer ciencia, pero algunos, y tenemos muy pocos, deberían ocuparse de la divulgación.
P-. Pero, y no lo digo por usted que siempre se ha mostrado beligerante en este terreno, ¿la comunidad científica no ha sido demasiado complaciente con el creacionismo?
R-. La proporción de científicos que se ocupa de estas cosas es mínima. Entre los biólogos evolucionistas, por ejemplo, ni el 1% está activamente involucrado en tratar de resolver estos problemas. Es así ahora y lo ha sido siempre.