jump to navigation

La sonda Phoenix en Marte: una gran noticia, ¿para todos? mayo 27, 2008

Posted by Manuel in astronomia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, evolucion, microbiologia, sociedad.
Tags: , ,
comments closed

La sonda ‘Phoenix’, tras recorrer 679 millones de kilómetros, se ha posado con éxito en una zona del polo norte de Marte, donde iniciará ahora su misión de recoger muestras de hielo y determinar la existencia de material orgánico. El control de la NASA desde el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena, California, respiró aliviado cuando la sonda puso sus tres patas sobre el planeta rojo 10 meses después de iniciar su largo viaje desde el Centro Espacial en Cabo Cañaveral (Florida).”Ha tocado superficie suavemente, de acuerdo con lo previsto”, dijeron los responsables de la misión entre aplausos y el júbilo del equipo del JPL. Alrededor de las 03.43 hora española llegaron las primeras imágenes:

El aterrizaje había sido bautizado como “los siete minutos del terror”.
La ‘Phoenix’, ha entrado en la atmósfera marciana a unos 21.000 kilómetros por hora. Y en el aterrizaje ha tenido que realizar una complicada serie de operaciones hasta reducir su velocidad a sólo 8 kilómetros por hora, justo antes de que sus tres patas toquen el suelo.

La ‘Phoenix’ desplegará sus instrumentos y empezará a trabajar a pleno rendimiento pasados 90 días marcianos (que duran 40 minutos más que los de aquí).

La Phoenix Mars es una sonda espacial construida por la NASA, lanzada el 4 de agosto de 2007 desde la base de Cabo Cañaveral. Su objetivo es descender y hacer perforaciones en el suelo para tomar muestras a diferentes profundidades. La capa de agua helada en las altas latitudes septentrionales es su objetivo prioritario. El programa científico es un esfuerzo conjunto entre universidades de Estados Unidos, Canadá, Suiza, Dinamarca y Alemania. Su objetivo primario es llegar a una región cercana al Polo Norte de Marte, desplegar su brazo robot y hacer un agujero para examinar el subsuelo.

No es la primera vez que esto se intenta. En 1999, la sonda Mars Polar Lander se estrelló cuando iba a aterrizar; por otra parte, la misión Mars Surveyor Lander, fue suspendida antes de partir en 2001. Dos de los instrumentos diseñados para esta última se han renovado e incorporado a Phoenix. El nombre de Phoenix, se eligió para indicar de forma metafórica el renacimiento de estas dos misiones.

A diferencia de los tres últimos descensos con éxito de sondas de la NASA en Marte (Mars Pathfinder, Spirit y Opportunity), que utilizaron bolsas de aire para amortiguar el impacto con el suelo, Phoenix vuelve al descenso con pequeños cohetes similares a los que llevaban hace tres décadas las dos sondas Viking para posarse en el suelo marciano tras el inicio del descenso con paracaídas.

La Misión tiene varios objetivos: (1) determinar si hubo vida en Marte, (2) caracterizar el clima marciano, (3) estudio de la geología de Marte, (4) prepararse para la exploración humana de Marte. Se estudiará la historia geológica del agua, la cual es la llave para descifrar el pasado de los cambios climáticos del planeta. Phoenix buscará zonas que puedan ser habitables gracias a su cercanía a regiones con agua congelada.
La misión principal deberá durar 90 días marcianos o cerca de 92 terrestres.

¿Está todo mundo contento ante las perspectivas de nuevos conocimientos que se abren en este tipo de misión?. Pues no, hay quienes opinan que este tipo de exploraciones deberían de finalizar. Existen diversos motivos para ello, pero uno de los más extendidos es el del coste. Sin duda son misiones costosísimas, por lo que a menudo se plantea si no sería mejor dedicar ese dinero a solucionar problemas más terrenales. Sin embargo no todos argumentos contrarios a estas misiones son tan prosaicos, otros son más ¿cómo llamarlo?, ¿exóticos?. Un ejemplo lo constituye la opinión de los YEC (creacionistas de la Tierra joven).

¿Tienen algo que decir los YEC ante esto tipo de exploraciones?. Ellos lo consideran “mala ciencia”, especialmente en lo que atañe a la búsqueda de vida extraterrestre. Además, ellos que son tan “científicos” que ya tienen el resultado antes de hacer el experimento (bueno eso lo han hecho siempre). En la versión en español de Answers in Genesis llamada Respuestas en el Génesis en su versión traducida al español podemos leer: “Respuestas en Génesis siempre ha sostenido que cualquier microorganismo hallado en Marte, difícil que sea hallarlo, se debería a una contaminación terrestre”. Muy hábiles, ya critican el resultado sin tan siquiera tenerlo. Si algún día se encuentra un organismo extraterrestre con una química totalmente diferente a la nuestra, o sólo ligeramente diferente (por ejemplo con 6 bases nitrogenadas en su molécula de la herencia), me gustará ver como lo explican. Ah claro, mutaciones del viaje. Pero para no tener que enredarse mucho con la explicación ya tienen el texto a modo de discurso:

“La Biblia, el testimonio ocular de Dios sobre los orígenes de la vida, los planetas y el universo, nos dice que Él creó la Tierra antes del Sol, y Él creó los otros cuerpos celestes (incluyendo los planetas) en el mismo día que creó el sol. Nada de lo que esos vehículos puedan hallar en Marte, podrá contradecir el relato histórico que Dios nos dio (Proverbios 21:30)”.

Que concuerda perfectamente a lo que ellos mismos opinan de sus pruebas que refutan al teoría de la evolución:

“(…) Por lo cual, no importa que sea lo que hallen los científicos; los datos no confirmarán millones de años de evolución (…)”.

En fin, ya sabemos qué caminos debe de ser seguir la ciencia: la exploración y el conocimiento del universo. Y también sabemos dónde no tenemos que dejar entrar a los YEC: en clase de ciencias.

Anuncios