jump to navigation

¿Quién es el que manipula? junio 19, 2008

Posted by Manuel in ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, educación, escepticismo, evolucion, historia de la ciencia, religión.
Tags:
comments closed

No tiendo a enojarme con facilidad, todo lo contrario, me considero una persona tranquila. Pero esta crítica/alabanza al libro de Dembski “Diseño Inteligente” me ha sacado de las casillas. Y no porque diga que es un libro estupendo, algo que viniendo del editor que quiere vender es normal, sino por la forma de hacerlo. Os presento el comentario, y lo siento, no puedo evitarlo, yo también añado los míos:

“Quizá sea demasiado corriente dentro de la crítica literaria y bibliográfica la definición de un libro como imprescindible. Por eso, como en el cuento del lobo, cuando de verdad nos encontramos ante una obra ineludible para quien quiera estar informado de las nuevas corrientes literarias, artísticas o científicas, poca atención presta el lector a su catalogación como “imprescindible”.

Un poco desmesurado en la alabanza, pero ¡el negocio es el negocio!

“Sin embargo, en el presente caso estamos ante una obra realmente indudablemente, única dentro del panorama editorial español. El siglo XXI será sin duda el siglo de la biotécnica”.
Este es un concepto nuevo para mí. ¿Biotécnica?. Será para hacer androides o “robocops”. Yo me había quedado en la biotecnología, la nanotecnología… Es posible que sólo sea un patinazo de traducción.

“Ésta amenaza con esclavizar al hombre, pues las prácticas en las que se funda tienden a privarnos de nuestra dignidad intrínseca. De hecho, la selección de embriones y la manipulación genética está dando carta de naturaleza a una cruel, indigna e intolerable eugenesia encubierta”.
Bueno, bueno, ya dejamos de hablar de ciencia para empezar a hablar de bioética, que no es más que una rama de la filosofía.

“Estas prácticas, unidas a la manipulación social que desde hace años se señorea de la sociedad a través de la justificación y legalización del aborto; de la extensión de medios anticonceptivos, que desvinculan el acto sexual de su potencial procreador; de la difusión de la eutanasia; y la más reciente catalogación de las uniones homosexuales como matrimonios está sometiendo a la sociedad humana a unas tensiones que por fuerzan abocarán a la pérdida del auténtico sentido de la dignidad humana, y con ello, a la pérdida de todo sentido de nuestra propia existencia”.

Aquí está el meollo de la cuestión. Ya no hablamos para nada de ciencia sino de moral. Ya se ha subido al púlpito y a mezclar churras con merinas. ¿De esto tratará el libro de ID?

“Pues bien, todo este sombrío panorama se edifica sobre una hipótesis científica: el evolucionismo”.

Perdón manipulador: si acaso el evolucionismo social, que una rama de la filosofía no de la biología. Pero además es falso, quítese la venda y estudie un poquito más de sociología.

“Por eso no extraña que éste encuentre más defensores entre determinados centros de poder que entre los científicos”.

Será del evolucionismo social, porque la teoría de la evolución pasa más bien inadvertida en los centros de poder y es aceptada por la inmensa mayoría de los científicos.

“El evolucionismo viene permitiendo un control social que de otra manera sería imposible”.

Una buena de “conspiranoia” no viene mal para asustar a los lectores. Y si de asustar se trata los fundamentalistas son expertos.

“Entre otras cosas, la utilización instrumental del evolucionismo es lo que motiva que se le haya elevado a la categoría de teoría sin serlo, pues lo que diferencia la hipótesis de la teoría es que está ultima, tras una fase de experimentación, ha sido confirmada. Sin embargo, con el evolucionismo ni está experimentación ha sido posible ni el eslabón perdido fue nunca encontrado”.

Solamente el uso del término “eslabón perdido” confirma que no tiene ni guarra de lo que está hablando. ¿Cómo nos tomamos en serio el resto del discurso?. La teoría de la evolución “por culpa de..”/ “o gracias a..”, los fundamentalistas es una las teorías científicas más estudiadas y validadas en la actualidad. Hay pruebas de biología, geología, paleontología, física, biología molecular, genómica comparada, climatología, botánica, biogeografía…. Hay quien se pone ojeras como los cabestros y no quiere verlas por algún motivo divino. Ese es su problema.

“El libro que traemos a nuestra sección viene a aportar una poco de esperanzan en este paisaje desolador. Hasta ahora, frente a estas corrientes deshumanizadoras, sólo se oponía un ejército, el espiritual de la Iglesia Católica. La lucecita que ilumina el Vaticano era la única polar que guiaba a los defensores de la auténtica naturaleza humana”.

Siento comunicar que la lucecita del Vaticano, ahora mira para otro lado. Si quiere vender este libro en España tendrá que apoyarse en alguna secta fundamentalista.

“Sin embargo, ahora descubrimos que poco a poco va surgiendo otro ejército de luchadores igualmente empeñados en defender la verdad a ultranza: los científicos defensores del Diseño Inteligente, una nueva especialidad científica multidisciplinar. Estos científicos e investigadores sólo buscan con lealtad científica la verdad, y descubrieron que las tesis evolucionistas hacían aguas, pues sus premisas, sus tesis, sus hipótesis no cumplen con los requisitos indispensables del método científico”.

Vamos, después de lo leído ¿espera que nos creamos que seguimos hablando de ciencia?

“El libro nos muestra las lagunas del evolucionismo y como desde criterios exclusivamente científicos sólo se puede llegar a una conclusión: el origen de la vida no fue casual, sino causal. Por fuerza debió existir un Diseñador Inteligente, pues sin él no sería posible la vida”.

Venga, explíquenos sus pruebas científicas. Estoy ansioso por conocerlas.

“El método científico explica que si en un sustrato arqueológico encontramos una piedra de silex tallada con forma de cortador, hay que desprender la necesidad de un diseñador, el hombre, que transformó la piedra en un instrumento de trabajo. Igualmente pasa en la biología: cuando encontramos organismo muchos más complejos, como pudiera ser una célula, la ciencia, la estadística y el probabilismo, no nos ofrece más posibilidad que admitir la existencia de un Diseñador Inteligente”.

No, el método científico no dice eso. Lo que dice es que como las piedras de sílex aparecen junto a esqueletos de humanos o en poblamientos humanos, y junto a piedras que se han usado para tallar el sílex, éste ha sido fabricado. Y esa lógica sólo es válida para los trozos de sílex en ese lugar o lugares similares. Pero el trozo de sílex no se duplica sólo (hasta donde yo sé), ni crece, ni tiene ninguna propiedad que tiene la vida. Por tanto extrapolar el diseño de algo manufacturado a la vida es acientífico, una mera conjetura.

“Sin embargo, como son científicos, y no teólogos, no estudian la naturaleza de este Diseñador: eso escapa de su ámbito de estudio. Muchos de ellos tampoco son conscientes de las consecuencias sociales de sus estudios, pues sólo les empuja sus ansias de llegar a la verdad científica”.

Claro, claro, sólo por ello CASUALMENTE los seguidores del ID son fundamentalistas cristianos, muchos además teólogos y pocos de ellos son biólogos. Para no tener en cuenta la casualidad no está mal.

“En fin, un libro de gran utilidad para científicos, educadores y padres de familia, que tendrán un instrumento magnifico para impedir el adoctrinamiento evolucionista que se da en nuestras escuelas y universidades”.

Un libro que no explica científicamente, sino de manera mítica, el origen de la biodiversidad. Un libro en el que cualquier gran duda científica es contestada introduciendo el comodín de una deidad. Un libro que nos lleva al concepto de teología natural del S. XIX. La teoría de la evolución ha servido para dar un enorme salto en el campo de la biomedicina que ha llevado a que la esperanza de vida pase de 30 a 75 años en los países desarrollados. Gracias a ella entendemos los mecanismos de patogénesis y de resistencia a fármacos de nuestros parásitos, podemos desarrollar nuevas herramientas para curar enfermedades y comprender enfermedades de causas desconocidas hasta hace poco. Es un tema demasiado serio para dejarlo en manos de unas personas que quieren volver en términos de ciencia a la época victoriana. Y con un único propósito religioso y en el peor de los casos teocrático.

Y la frase “adoctrinamiento evolucionista” no tiene desperdicio. Intentan abrir brecha en la educación. Han visto que prosperaba la posibilidad de no cursar una asignatura por motivos ideológicos/morales (objeción a Educación para la Ciudadanía). Terreno abonado para ellos para aludir a problemas morales para que no se les explique una teoría científica aceptada y en su lugar se enseñe una rama de la religión.

“William A. Dembski es doctor en Matemáticas por la Universidad de Chicago y doctor en Filosofía por la Universidad de Illinois en Chicago. Idéntica titulación en Estadística, Teología y Psicología. En la actualidad en profesor asociado de investigación de los fundamentos conceptuales de la ciencia en la Baylor University y miembro del Discovery Institute´s Center for the Renewal of Science and Culture”.

Vamos, de biología poca y de religión mucha. La obra de este señor merece ser repartida por los testigos de Jehová, o ser leídas en las homilías de sus seguidores. Pero no debe ser considerada para entrar en clase de ciencias.

La ciencia en la época de Darwin (I) junio 19, 2008

Posted by Manuel in ciencia, creacionismo, diseño inteligente, evolucion, geología, historia de la ciencia, origen de la vida.
Tags: ,
comments closed

Hoy en Evolución en Acción:

  • La ciencia en la época de Darwin (I)