jump to navigation

Educar, ¿para qué? julio 18, 2008

Posted by Manuel in educación.
Tags: ,
trackback

Aunque parezca mentira el texto que presento fue redactado en 1924 por el pensador alemán Kart Kraus. Digo que parece mentira porque este texto bien podría haber sido escrito hoy. Y coincido con el análisis, especialmente con lo redactado en negrita.

NIHIL NOVUM (MUTANT HOMINES, NON MORES)

Que la cultura es la quintaesencia de aquello que uno ha olvidado es una buena idea. Además, es una enfermedad y una carga para el entorno de la persona culta. Una reforma de la secundaria que aspira a suprimir la enseñanza de las lenguas muertas aduciendo que no sirven para la vida es ridícula. De hecho, solo habría que suprimirla si sirvieran para la vida. Por supuesto, no son útiles para preguntar en Roma o en Atenas por el mejor camino a los diversos monumentos. Pero nos inculcan la capacidad de imaginárnoslos. La escuela no sirve para acumular conocimientos prácticos. Las matemáticas, sin embargo, limpian las vías cerebrales, y aunque uno deba aprenderse de memoria fechas que luego olvidará en el acto al salir de la escuela, no estará haciendo nada inútil. El único error es la enseñanza de la lengua alemana. Esta se aprende mediante el latín, que posee este especial valor añadido. Quien escribe buenas redacciones alemanas acabará siendo un dependiente de comercio alemán. Quien las escribe malas y, en cambio, aprueba el latín, quizá sea algún día un escritor alemán. Lo que puede hacer la escuela es crear esa bruma difusa de las cosas vivas, de cuya cáscara emerge luego una individualidad. Si al cabo de los años alguien sabe a qué drama clásico y a qué acto corresponde una cita, la escuela habrá errado su objetivo. Pero si intuye dónde puede encontrarla, es una persona realmente culta y la escuela habrá cumplido plenamente su objetivo.

Karl Kraus (1924), Dichos y contradichos, Barcelona, Ed. Minúscula, 2003.

Anuncios

Comentarios

1. kabish - julio 18, 2008

Por el título se sospecho que al autor le gustaba el latín; pero de ahí a afirmar que el alemán se aprende mediante el latín creo que hay un trecho.

2. Manuel - julio 19, 2008

Hombre Kabish, lo del latín y el alemán es una metáfora, un intento de dar un carácter literario a la sentencia. El meollo del artículo está en otro lado.
Saludos

3. kabish - julio 20, 2008

Yo no veo la metáfora, Manuel.


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: