jump to navigation

Científicos creacionistas (I): Lord Kelvin octubre 22, 2008

Posted by Manuel in astronomia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, educación, escepticismo, evolucion, historia de la ciencia, religión.
Tags:
trackback

Puede que el título de este artículo a algunos os llame la atención. ¿En base a qué llamo a un científico creacionista?. Bueno, en realidad este nombre no me lo he inventado yo, sino los propios creacionistas. La ciencia argumenta que el creacionismo no es ciencia sino religión, la manifestación de presentar una cierta forma de entender sus libros sagrados, ya sean la Biblia o el Corán.

Con el fin de contra-argumentar los creacionistas presentan un listado de científicos que en algún momento a lo largo de su vida manifestaron que eran creyentes. Desde luego desde la ciencia eso importa poco, ¿qué más que un buen científico sea creyente?. Lo que importa es que los resultados que obtengan sea el resultado de aplicar el método científico, y que los descubrimientos presenten evidencias experimentales que los sustenten.

Los listados de cientifícos creacionistas los podemos encontrar en diversos foros tales como Respuestas en Génesis o Ciencia y fe. Estas páginas defienden un creacionismo llamado YEC (por creacionistas de la Tierra joven) que asume que (1) el universo y la Tierra tienen 6.000, (2) no existe evolución, o mejor dicho, no sólo critican a Darwin que dio una respuesta a la variación que sufren las especies a lo largo del tiempo, sino que argumentan que todas las especies fueron creadas tal y como hoy las conocemos, y que no han variado a lo largo del tiempo, (3) todo lo que hoy observamos ha sido creado por Dios, y ese acto ocurrió sólo una vez, lo que significa que en algún momento todos los seres vivos actuales y los extintos coexistieron (por ejemplo el hombre coexistió con los dinosaurios y los trilobites). Por tanto los que han incorporado a estos científicos en ese listado, no sólo lo hacen para indicar que son personas creyentes, lo cual no tendría ninguna importancia en el mundo científico, sino para indicar que están de acuerdo con el pensamiento YEC. ¿Es eso así?. Vamos a verlo detenidamente.

Los científicos presentes en ese listado tienen varias cosas en común:
(i) Pocos de ellos han trabajado con seres vivos y sólo 3 de ellos (Pasteur, Fabré y Mendel) vieron en vida cómo Darwin y Wallace presentaban su teoría en 1859. Los otros 3 (Linneo, Woodward y Cuvier) murieron antes de que esta teoría fuera presentada (1778, 1728 y 1832, respectivamente). La teoría de la evolución es algo que concierne a la variabilidad de las especies biológicas, con lo que uno esperaría un número mucho mayor de naturalista en este listado, pero parece que no se encontraban en este “bando”.

(ii) Se presentan hasta 10 científicos muertos antes de 1859 (Kepler, 1630; Herschel 1822; Pascal, 1662, Newton, 1727; Boyle, 1691; Steno, 1686; Bacon, 1626; Woodward, 1728; Linneo, 1778; Davy, 1829). Difícil para estos grandes científicos saber nada acerca de la evolución. Pitagóras tampoco sabía nada acerca de la teoría gravitación universal, no creo que eso lo convierta en anti-newtoniano.

(iii) Curiosamente no aparece ni un sólo científico nacido en el siglo XX, justo cuando mejor se empezó a conocer el universo: la teoría de la evolución empezó a apoyarse en la genética y la biología molecular; la edad de la Tierra se cimentó en el comportamiento de los átomos radioactivos, la paleobotánica y la geología; la edad del universo se conoció por datos de astrofísica; y otros muchos conocimientos científicos han transformado muchas de las teorías YECs en caricaturas de la ciencia.

Pero seamos justos con estos grandes científicos que tantos beneficios ha dado para la humanidad. Veamos si, más allá de sus creencias religiosas, podría ser catalogado como un YEC auténtico, tal y como aseguran las diferentes páginas creacionistas que podemos encontrar en Internet. Iremos uno a uno. Hoy le toca el turno a lord Kelvin. Según la Wikipedia:

William Thomson, primer barón Kelvin, (Belfast, Irlanda, 26 de junio de 1824 – Largs, Escocia, 17 de diciembre, 1907). Esta persona tuvo la oportunidad de conocer las teorías de Darwin mientras vivía. Fue físico y matemático. Kelvin destacó por sus importantes trabajos en el campo de la termodinámica y la electrónica gracias a sus profundos conocimientos de análisis matemático. Es uno de los científicos que más hizo por llevar a la física a su forma moderna. Es especialmente famoso por haber desarrollado la escala de temperatura Kelvin. Recibió el título de barón Kelvin en honor a los logros alcanzados a lo largo de su carrera. Estamos ante uno de los grandes en el campo de la física, pero no parece que haya tenido formación en ciencias biológicas, zoología, botánica o geología, aspectos muy importantes para conocer a fondo lo que significa la evolución

Kelvin realizó sus estudios en la Universidad de Glasgow y en el Saint Peter’s College de Cambridge. Trabajó en numerosos campos de la física, destacando especialmente sus trabajos sobre termodinámica, como el descubrimiento y cálculo del cero absoluto, temperatura mínima alcanzable por la materia en la cual las partículas de una sustancia quedan inertes y sin movimiento. El cero absoluto se encuentra en los -273,15° Celsius. La escala de temperatura de Kelvin constituye la escala natural en la que se anotan las ecuaciones termodinámicas y la unidad de temperatura en el Sistema Internacional de Unidades. En 1846, Kelvin fue nombrado profesor de filosofía natural de la Universidad de Glasgow, cargo que desempeñó hasta su jubilación en 1899.

También descubrió en 1851 el llamado efecto Thomson, por el que logró demostrar que el efecto Seebeck y el efecto Peltier están relacionados. Así, un material sometido a un gradiente térmico y recorrido por una intensidad intercambia calor con el medio exterior. Recíprocamente, una corriente eléctrica es generada por el material sometido a un gradiente térmico y recorrido por un flujo de calor. La diferencia fundamental entre los efectos Seebeck y Peltier con respecto al efecto Thomson es que éste último existe para un solo material y no necesita la existencia de una soldadura. En 1896 se le rindió un homenaje, al que concurrieron científicos de todo el mundo, por sus investigaciones en termodinámica y electricidad. Hasta 1904 se prolongaron sus actividades académicas como canciller de la citada Universidad de Glasgow.

Gracias a Kelvin se hicieron los estudios necesarios para instalar en 1866 el primer cable trasatlántico que conectó Wall Street (Nueva York) con la City londinense. En reconocimiento a sus logros, le fue concedido el título de barón Kelvin en 1892. El nombre Kelvin hacía referencia al río que pasaba junto a su universidad. Fue elegido miembro de la Royal Society en 1851, siendo presidente de esta institución durante el periodo 1890-1895. En 1896 fue nombrado Knight Grand Cross de la orden Victoriana. Al morir, fue enterrado en la Abadía de Westminster.

Un currículum impresionante, todos él ligado a la física, ni una mención a ninguno de los aspectos referidos por los YECs. Además descansa en el mismo lugar que Darwin; si disentía de su postura científica tendrán oportunidad de realizar amenos debates. 🙂

Estimación de la edad de la Tierra

Lord Kelvin también es conocido por su determinación de la edad de la Tierra. Consideró que la Tierra había sido inicialmente una esfera a temperatura homogénea, completamente fundida, y que desde entonces se había ido enfriando por la superficie, siendo el calor transportado por conducción. La idea era que, con el paso del tiempo, el gradiente térmico en la superficie terrestre iba disminuyendo con lo que, a partir de los datos experimentales de dicho gradiente podía encontrarse la edad de la Tierra. A partir de esas presunciones y los datos halló una edad de entre 24 y 100 millones de años, en gran desacuerdo con las estimaciones por parte de los geólogos que estimaban necesaria una edad mucho mayor, pero de acuerdo con las de los astrónomos, que consideraban que el Sol no podía tener más de 100 millones de años. Dado su enorme prestigio, esta determinación de la edad de la Tierra fue muy respetada por los científicos de la época, constituyendo uno de los principales escollos a la credibilidad de la teoría de la evolución de Charles Darwin.

Vaya, así que es esta la gran disputa con Darwin. Pero un momento…, el valor que él dio fue de varios millones de años, no de 6.000 años como afirman los YECs. Si tanto honor merecen sus trabajos, ¿por qué no respetan los del cálculo de la edad de la Tierra?, ¿sólo le toman en consideración que con su dato contradecía el darwininismo?. También contradice la literalidad del Génesis y eso un YEC nunca lo haría.

Existe la creencia, ampliamente extendida, de que el desacuerdo entre la cifra de Kelvin y la real (unos 4.600 millones de años) se debe a que en la época se desconocía la existencia de la radiactividad, descubierta por Henri Becquerel en 1896, y que proporciona una fuente de calor adicional. Esta creencia nació cuando Ernest Rutherford mencionó este hecho en 1904 en una conferencia en la que se encontraba Kelvin. Sin embargo al introducir la radiactividad en el cálculo de la edad terrestre con el método de Kelvin no se produce prácticamente ningún cambio. En realidad el cálculo de Kelvin resultó erróneo debido a que consideró que el calor era transportado sólo por conducción cuando, en realidad, la principal contribución es por convección. La convección es una de las tres formas de transferencia de calor y se caracteriza porque ésta se produce a través del desplazamiento de partículas entre regiones con diferentes temperaturas. La convección se produce únicamente en materiales fluidos. Uno de los antiguos colaboradores de Kelvin, John Perry, descubrió que la introducción de la convección en las ecuaciones mantenía elevado el gradiente de temperatura aunque hubiera transcurrido mucho tiempo.

John Perry señaló a Kelvin esta fuente de error, pero entraba en contradicción con lo que se sabía del manto terrestre (que para las ondas sísmicas se comporta como un sólido y, por lo tanto, no podría haber convección). Perry señaló que una sustancia puede comportarse como un sólido a corto plazo y un líquido a largo plazo (p.e. la cera) pero Kelvin no tuvo en cuenta sus objeciones y Perry, amigo de Kelvin, no insistió al respecto.

Bueno, en esta biografía de lord Kelvin no aparece por ningún lado aspectos relevantes en su investigación que contradigan la visión moderna de la ciencia: un universo antiguo y unas especies en continua evolución. Quizás haya algo más, algo que habrá que buscar en el ámbito de la religión.

Otras biografías nos muestran que Kelvin, además de gran científico, fue un cristiano comprometido. La influencia de sus progenitores, especialmente de su padre, fue determinante. Su hermana escribió sobre la infancia de los Thompson: Nuestro padre regularmente nos leía, cada domingo por la mañana, algunos capítulos del Antiguo Testamento; y por la tarde, algunos capítulos del Nuevo. Su dedicación por el estudio no constituyó obstáculo para desarrollar una vida espiritual plena. Más bien, su fe lo motivaba a investigar. No faltó oportunidad para que Kelvin opinara sobre cuestiones estrictamente teológicas.

En cierta oportunidad advirtió duramente al Obispo de la Iglesia Reformada Inglesa sobre el peligro del creciente relajamiento de la doctrina cristiana y el retroceso de los valores evangélicos frente al progreso del ateísmo secular, especialmente en el ámbito de las instituciones escolares. Particularmente sobre este asunto, apoyó decididamente la protesta de la Liga de Damas Protestantes ante las autoridades religiosas y seculares.

Bueno aquí sí vemos cual es la razón de su apoyo al creacionismo: motivos religiosos, no científicos. Y a pesar de ello este gran científico fue capaz de anteponer la ciencia, en el campo de sus conocimientos, al literalismo bíblico al determinar que la Tierra debía de tener varios millones de años. ¿Qué hubiese pasado si Kevin hubiese sido un naturalista?, ¿habría corrido la misma suerte que Wallace?. Eso ya no lo podremos saber nunca.

Anuncios

Comentarios

1. pauloarieu - octubre 22, 2008
2. Cnidus - octubre 22, 2008

Muy interesante artículo Manuel ^_^

Es llamativo el enlace que aportas, también repiten a Pasteur unas tres veces, para hacer bulto. Menos de un tercio de los presentados han trabajado en algo relacionado con la Biología y no hay ninguno que haya vivido a los avances del siglo XX, qué es cuando el conocimiento científico ha terminado por explotar exponencialmente…

Es curioso, pero los creacionistas se apelmazan en el pasado, interpretan selectivamente lo que les da la gana y cómo les da la gana, escuchan a la “ciencia” pero solo cuando apoya sus particulares pretensiones o mejor dicho, solo “si parece apoyar” sus particulares pretensiones. Y a fin de cuentas, nunca juegan limpio u_u¡

Han existido, desde luego, científicos creacionistas. Pero ya no son de este siglo.

3. pauloarieu - octubre 22, 2008

Interesante la vida de este tipo, digno de imitar,realmente.
Sin lugar a dudas. Los creacionistas hacen como hace casi todo el mundo, toma la parte que le interesa. Pero sin duda, parece que debe haber suidio una gran persona el tipo este.
Interesante que ya el ateismo empezaba a presnetarse como un problema en la sociedad de aquella época. Los cientificos ateos deberian leer mas de las biografías de estos tipos, para darse cuenta que no es incompatible ser cientifico y ser cristiano.
Saludos

4. Manuel - octubre 22, 2008

Paulo, interesante enlace Paulo, ya conocía algo al respecto. Estos estudios pretenden establecer las estructuras más simples de la vida, cómo debieron de ser éstas. Evidentemente esto es sólo un estudio teórico y en el futuro tendrán que probarlo experimentalmente, para ver si tiene fundamento o todo queda en un juego de ordenador.

Lo interesante es que este tipo de estudio no sólo abordará las semejanzas, sino también las diferencias. Todos los seres vivos tenemos muchísimas semejanzas bioquímicas, pero también algunas diferencias. Conocer éstas pueden servir para diseñar fármacos contra nuestros parásitos.

Y sobre Kelvin, efectivamente Paulo, se puede ser científico y creyente, hay cientos de ejemplos. Dobzhansky es considerado uno de los mayores estudiosos de la evolución y fue cristiano ortodoxo practicante.
Otro día escribiré sobre otros científicos de ese listado creacionista.

Saludos y gracias por el enlace

5. pauloarieu - octubre 22, 2008
6. pauloarieu - octubre 22, 2008

Es interesante lo que el opianba sobre la edad de la Tierra, obivamente, el relato del Geneis esta ams que claro que no se puede tomar literalmente, eso está muy claro ya. aunque yo valoro ese relato, por su sencillez, y por su fuerte mensaje teologico, que nos muiestra que Dios es un Dios de orden, que hizo las cosas con un prosposito, y obviamente una snates que ptras. Ta,bien me muestra el valor del ser humano, al ser creados a imagen y semejanza de Dios. Eso es de gran valor, ya que cuando negamos ese echo, el ser humano es desvalorizado, y pasa a ser un animal mas,da lo mismo que lo maten, que se permta el aborto, marar embriones,etc. Todo se relatiiviza y pasa a depender de la filosofía o la politica en boga.
Si la filosofia o los politicos lo aceptan, o si la sociedad lo ve bien, pue shagam,os lo que sea con el ser humano total, es un animal mas, y experimentemos con el , sin ningun problema., total,es un animal mas.
Saludos

7. Manuel - octubre 22, 2008

Paulo, la edad de la Tierra es un valor que se puede conocer mediante experimentación (ciencia). Tus valoraciones personales que atañen a religión y moral no tienen nada que ver con que si la Tierra es más o menos joven.

Por eso creo que los literalistas bíblicos hacen mucho daño a la religión. Se aferran a unos datos imposibles, sin otorgarles el gran valor que tienen como mito (=sistema de trasmitir enseñanzas). Cuando esos datos son considerados imposibles por cualquier criatura pensante se les cae el castillo de naipes.

Y ante eso han elegido la estrategia menos inteligente a largo plazo: parapetarse en un castillo, demonizar al que está fuera de él, intentar limitar el conocimiento y el desarrollo de la ciencia y propagar su forma de pensar usando todos los medios disponibles. Eso sólo lleva a enfrentamientos con gran parte de la sociedad.
Hay otras muchas formas de entender la religión.

Saludos

8. pauloarieu - octubre 22, 2008

SI. yo estoy de acuerdo. Ademas, la mejor manera de encontrar las fallas a un sistema de teorias es conocerlo a fondo.y esto es lo que muchos no quieren hacer, y joden a los que si lo quieren hacer.

Manuel. que significa que una teoria debe ser falseable,no lo comprendo eso….
Saludos

9. Phosphoros - octubre 22, 2008

Hola Paulo
Acá tenés el concepto de Falsabilidad.
http://es.wikipedia.org/wiki/Falsabilidad
http://es.wikipedia.org/wiki/Falsabilidad
Saludos.

10. Phosphoros - octubre 22, 2008
11. jolimu - octubre 22, 2008

Alternativas de científicos post Darwin, contemporáneos defensores de Dios y su proyecto de la vida, Nobels incluidos:

ARTHUR COMPTON (1892-1962) Premio Nóbel de física 1927 por su descubrimiento del denominado efecto Compton, así como por su investigación de los rayos cósmicos y de la reflexión, polarización y espectros de los rayos X:
«Para mí, la fe comienza con la comprensión de que una inteligencia suprema dio el ser al universo y creó al hombre. No me cuesta tener esa fe, porque el orden e inteligencia del cosmos dan testimonio de la más sublime declaración jamás hecha: “En el principio creó Dios”…»

ARNO PENZIAS (1933) Premio Nóbel de física 1978 por su descubrimiento de la radiación de fondo cósmica, patrones que otros físicos interpretaron como prueba de que el Universo fue creado a partir de la nada o Big Bang:
«Si no tuviera otros datos que los primeros capítulos del Génesis, algunos de los Salmos y otros pasajes de las Escrituras, habría llegado esencialmente a la misma conclusión en cuanto al origen del Universo que la que nos aportan los datos científicos».

ERNST BORIS CHAIN (1906 – 1979) Premio Nóbel de medicina 1945 por su trabajo con la penicilina:
«La idea fundamental del designio o propósito divino mira fijamente al biólogo no importa en dónde ponga este los ojos. La probabilidad de que un acontecimiento como el origen de las moléculas de ADN haya tenido lugar por pura casualidad es sencillamente demasiado minúscula para considerarla con seriedad…»

ARTHUR L. SCHAWLOW (1921) Compartió el premio Nóbel de física 1981 por el desarrollo de la espectroscopia del láser:
«Al encontrarse uno frente a frente con las maravillas de la vida y del Universo, inevitablemente se pregunta por qué las únicas respuestas posibles son de orden religioso… Tanto en el Universo como en mi propia vida tengo necesidad de Dios».

MAX BORN (1882 – 1970) Premio Nóbel de física 1954 por sus investigaciones en torno a la mecánica cuántica:
«Solo la gente boba dice que el estudio de la ciencia lleva al ateísmo»

DEREK BARTON (1918 – 1998) Compartió el premio Nóbel de química en 1969 por sus aportaciones en el campo de la química orgánica en el desarrollo del análisis conformacional:
«No hay incompatibilidad alguna entre la ciencia y la religión… La ciencia demuestra la existencia de Dios».

CHRISTIAN B. ANFINSEN (1916 – 1995) Uno de los galardonados con el premio Nóbel de química 1972 por su trabajo sobre la estructura de los aminoácidos y la actividad biológica de la enzima ribonucleica.
«Creo que solo un idiota es capaz de ser ateo».

12. Manuel - octubre 22, 2008

Bien, Jolimu, me muestra científicos creyentes, justo lo yo decía, le puedo poner muchos más, y muchos de ellos apoyan la evolución. Todavía no conozco la relación de muchos de ellos con el creacionismo, ¿qué opinan que tuvo que haber un creador?, pero si eso lo opina hasta Ayala. ¿O acaso excluye a éstos, -por ejemplo Dobzhansky, un cristinao ortodoxo- porque no le conviene?. Y Anfinsen, ¿además que creyente qué opinaba de la variación de las especies?. Yo se lo diré.

Gracias por el listado, iré presentando su obra y veremos, si coinciden con su forma de pensar. Desde luego lord Kelvin ya discrepa con usted ya que (i) afirmó que estamos en un planeta muy antiguo y (ii) llegó a esa conclusión trabajando y experimentando no dando las cosas por “evidentes”.

Saludos

13. Manuel - octubre 22, 2008

Jolimu, ¿se refiere al Anfinsen que se convirtió ortodoxo judío y escribió el libro “The molecular basis of evolution”?. Curioso que lo considere creacionista, ¿no?. Me leeré algo de su obra (ver en http://profiles.nlm.nih.gov/KK/B/B/L/S/_/kkbbls.pdf) y veremos cómo entendía la diversidad de especies.

Saludos

14. Gregorio - octubre 22, 2008

Que un premio Nobel diga que debe existir Dios no significa nada especial. Se puede ser un genio en Física atómica y aún creer en las tonterías de la biblia.

15. Gregorio - octubre 22, 2008

Por cierto, “Nobel” no lleva tilde.

16. Gregorio - octubre 22, 2008

Ahora Jolimu está buscando afanosamente en wikipedia o google la vida y obra de Lord Kelvin.

17. Manuel - octubre 22, 2008

Bueno, por si alguien siente la tentación, decir que no os molesteis con la wikipedia, parte de la información está sacada de ahí. Otra parte procede de foros cristianos. Eso sí siempre os queda la conservipedia.

18. El rano verde - octubre 22, 2008

Jolimu, como tahur tramposo eres un desastre. Te pilla todo el mundo a la primera.

Como bien dice Manuel, el que un científico sea cristiano o no carece de relevancia. Lo destacable es que no hay ningún científico serio en este siglo que crea en la literalidad del Génesis, y ESO es a lo que todos nos referimos cuando hablamos de creacionismo.

Probablemente cualquiera de los científicos que has citado se sentiría horrorizado si asociaran su nombre a teorías de una tierra joven o al uso literal de una costilla para la creación del sexo femenino. El creer en dios no tiene nada que ver con una interpretación muy peculiar y especialmente estúpida de la Biblia.

Lo que tú estás defendiendo es como decir que tenemos que juntar todas nuestras monedas y dárselas a alguien que se llame “César” porque lo dice la Biblia. Desde luego, esa es la interpretación más literal, pero también la más irracional posible.

19. lampuzo - octubre 22, 2008

«Si no tuviera otros datos que los primeros capítulos del Génesis, algunos de los Salmos y otros pasajes de las Escrituras, habría llegado esencialmente a la misma conclusión en cuanto al origen del Universo que la que nos aportan los datos científicos».

Efectivamente, el Sr Penzias, premio Nobel en 1978 de Física compartido con su compañero en las pruebas de receptores/emisores de transmisiones microoondas en Bell Telephone, Robert Wilson…

Como no tenían ni la mas remota idea de lo que habían descubierto -por que no era lo suyo, ni lo buscaban..-, basaron su Nobel (concedido a su empresa, no a ellos..) en los estudios de Dicke, Peebles y Gamow. (verdaderos merecedores de ese premio) en relación a las emisiones de microondas que la primigénia expansión del Universo debería haber dejado… Asi que no me extraña que, este señor, haga semejante comentario.

Saludos,

20. Manuel - octubre 22, 2008

Bueno, lo curioso es cómo de nuevo los creacionistas apropian de Penzias, por ser creyente, no por decir la cantidad de disparates que sueltan los YECs. Penzias es judío y manifestó, cuando encontró una posible prueba del Big Bang, que ese pudo ser el comienzo, y si Dios es responsable de ese comienzo tuvo que ser ahí. Pero de eso a decir que el universo tiene 6000 años media un abismo. Por cierto no sé aun qué ha dicho sobre la evolución, pero espero saberlo pronto.

Saludos

21. Gonn - octubre 23, 2008

Manuel, por fin me he leído el artículo. Excelente!
Y tremendo aporte el de ir desmantelando esta socorrida argucia de los creacionistas de utilizar el nombre de excelentes científicos como abanderados de sus locuras.
Jolimu propuso 7 premios Nobel y en una tarde ya has sacado a 2 de esa infame lista.
Aún así, he podido ver en su blog que no se lo terminaba de creer. Parece que el Espíritu no le ha iluminado esta vez…
En cualquier caso, jolimu aún no ha aportado una sola prueba de que estos científicos fueran creacionistas. De momento, ya tenemos pruebas de que 2 de ellos no solo no lo eran, sino que estaban radicalmente en contra del creacionismo.
Veremos que va pasando con los 5 restantes…
Saludos,
Gonn


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: