jump to navigation

Evolución en el Museo del Creacionismo octubre 29, 2008

Posted by Manuel in creacionismo, evolucion.
Tags:
comments closed

Visto en : Mapping the marvellous

Anuncios

Científicos creacionistas (IV): Ernst Chain octubre 29, 2008

Posted by Manuel in ateismo, biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, evolucion, historia de la ciencia, microbiologia, religión.
Tags: , ,
comments closed

En el listado de científicos adscritos por páginas tales como Answer in Genesis, SEDIN, ICR o incluso por instituciones defensoras del Diseño Inteligente, como el Discovery Institute, aparece Ernst Chain como presunto creacionista. Y al menos en los 3 primeros portales lo incluyen en su pensamiento YEC, ya sabéis el de la Tierra joven. Chain murió hace ya casi 30 años, con lo que no fue testigo del gran boom de la biología molecular, lo que como luego veremos, le hizo perder bastante perspectiva de hacia donde evolucionaba la ciencia. Veamos primero unas pinceladas de su vida:

Ernst Boris Chain nació en 1906 en Berlín (Alemania). En esta ciudad completó sus estudios hasta graduarse en Química; posteriormente su interés por la incipiente bioquímica lo llevó a trabajar en el Instituto de Patología de Berlín. Más tarde se trasladó a Cambridge (Reino Unido) y se incorporó al grupo de Frederick Hopkins (Premio Nobel de Medicina, 1922) de la Escuela de Bioquímica de Cambridge. Dos años más tarde pasó a Oxford para trabajar con Howard Walter Florey. Murió en Dublín (Irlanda) en 1979. Recibió el Premio Nobel de Medicina o Fisiología en 1945 junto a Howard W. Florey y Alexander Fleming por su descubrimiento de la penicilina.

En resumen, un químico de formación que participó con el llamado grupo de Oxford que descubrió la penicilina. Insistió mucho en que esta sustancia fuera patentada, pero finalmente la opinión de Florey fue la que se impuso y la penicilina fue un regalo de estos investigadores a la humanidad. Sus investigaciones discurrieron posteriormente por la química de la penicilina y la producción de otros antibióticos a partir de hongos y bacterias: También realizó estudios de sustancias tóxicas o narcóticas del sistema nervioso y propiedades de la insulina y relación con el metabolismo de la glucosa en la diabetes.

Era una persona muy religiosa, en la última etapa de su vida manifestó de forma notoria en público su identidad judía. Fue un miembro activo del Instituto Weizmann de Ciencias. En el año 1965 expresó claramente su visión religiosa en una conferencia impartida en el Congreso del Mundo Judío que llevó por título Por qué soy judío.

¿Por qué Chain es incluído por los YECs en sus listados?. ¿Por ser muy religioso?. Ya he mostrado diversos ejemplos anteriormente de científicos muy religiosos, incluso creacionistas, que piensan que el pensamiento YEC es un fraude intelectual. ¿Es este otro ejemplo más o dejó algo escrito Chain que muestra su pertenencia al movimiento YEC?.

En su obra científica no se observa nada por el estilo, pero sí que escribió un artículo de divulgación donde se exponen ideas anti-darwinistas por parte de Chain. Este artículo lleva por título Social responsibility and the scientist in modern western society y fue publicado en 1971 en la revista Perspectives in Biology and Medicine volumen 14 páginas 347-369. La publicación recoge una conferencia impartida por Chain ante el Consejo de Cristianos y Judíos, una charla ante una audiencia de no científicos donde éste hace un repaso de su visión de las ciencias, sus perspectivas y cómo éstas han ayudando y seguirán ayudando al desarrollo de la sociedad.

Es en esta publicación donde se produce una crítica al darwinismo por parte de Chain, y lo hace en la parte final de la charla. Como seguro que estáis impacientes por ver esas críticas empezaré a revisar el artículo al revés, primero relataré la opinión de Chain acerca de la evolución y luego comentaré otros aspectos que considero interesantes de su charla.

Para Chain, los conceptos de Darwin-Wallace acerca de la evolución entendida como una selección natural a través de la supervivencia del más adaptado no es más que un producto de una visión “naive” del siglo XIX, en la que se plantea que todos los secretos de la naturaleza se podrán llegar conocer mediante el método científico si se da el tiempo suficiente.
Bien, aquí Chain hace una crítica basada en un planteamiento filosófico que, efectivamente nació en el siglo XIX (el positivismo) y por el que muchos científicos de la época plantearon que la ciencia llegaría a resolver todas las dudas de la humanidad.
Seguimos:

Es desde luego una perogrullada, y no una teoría científica, decir que un organismo no puede sobrevivir si no está adaptado para sobrevivir. Es también obvio que si en una determinada especie las mutaciones producen variantes genéticas que dan ventajas para adaptarse al medio, entonces sus posibilidades de supervivencia serán mayores que las menos adaptadas. No hay dudas de que estas variantes aparecen en la naturaleza y estas variaciones son causa de limitadas contribuciones hacia la evolución de especies.
Chain ve por tanto una tautología en el concepto supervivencia del más apto, pero no excluye para nada la contribución de la mutación en la adaptación. Informa de la existencia de mutaciones beneficiosas y de su contribución en la evolución. ¿Os suena esto igual que lo que dicen los YECs, los cuales insisten en que no existe ninguna mutación beneficiosa?. Es más apunta hacia la existencia de evolución, lo que critica es el mecanismo utilizado para explicarla. Seguimos:

Postular, como los positivistas de finales del siglo pasado, y sus seguidores de este, que el desarrollo y la supervivencia del más apto es una ENTERA consecuencia de mutaciones al azar, o incluso, que la naturaleza efectúa experimentos de prueba y error a través de las mutaciones para generar organismos más adaptados para sobrevivir, me parece a mí una hipótesis no basada en evidencias e irreconciliable con los hechos. Esta hipótesis descuida obstinadamente el propósito teleológico que se presenta a cualquier biólogo, independientemente de si estudia la relación entre los órganos de un organismo, la relación entre los orgánulos de una célula o las interrelaciones entre varias especies. Estas teorías clásicas de la evolución son una simple simplificación de una inmensa y compleja cantidad de datos, y lo que más me sorprende es que hayan mantenido tanto tiempo, sin un rumor de protesta por parte de los científicos. Sin embargo, en estos momentos un cada vez mayor número de científicos que se están dando cuenta que no está claro con las actuales teorías de la evolución, y éstas necesita una drástica revisión, siendo éstas deducidas en base a consideraciones morfológicas y ecológicas
Aquí hay dos cosas interesantes. Por un lado critica la evolución basada en el azar, según su manera de entender el darwinismo; mientras que por otro critica que los científicos darwinistas no intenten entender las causas por las que la evolución opera (propósito teleológico). Y en la parte final tiene razón, la teoría de la evolución ha tenido una drástica revisión (como por otra parte se hace en ciencias). Desde la década de los 70 del pasado siglo hasta ahora se han incorporado nuevas teorías para explicar lagunas de conocimientos que se tienen en cuanto a los mecanismos por los que la evolución opera, como por ejemplo el equilibrio puntuado o la simbiogénesis. También se han incorporado, especialmente desde la década de los 80 gran cantidad de información molecular, que junto con los nuevos datos de secuenciación de genomas han robustecido los pilares en los que se apoya la teoría evolutiva. Y a pesar de ello todavía se sigue discutiendo acerca de los mecanismos, como siempre se ha hecho en ciencia.

En particular, los modernos conocimientos del código genético y la forma de trasmitirse la información, son casi incompatibles con el concepto darwiniano de la evolución. Es prácticamente imposible que toda la información génica, que todas las secuencias que podemos encontrar en un organismo hayan sido ensambladas por mecanismos de prueba y error. La probabilidad de que esto fuese así es demasiado pequeña para ser incluso considerada, incluso dando los largos períodos de tiempo que lleva la vida sobre la Tierra. La necesidad de unas fuerzas que dirijan el proceso en el origen y desarrollo de los eventos biológicos se antojan necesarios.
En la última frase de esta exposición está la clave de la forma de pensar de Chain: evolución dirigida. Esto se acerca un poco a las ideas de Teihard de Chardin y a la de los católicos que postulan que Dios podría estar guiando la evolución. Lo acerca a esta posición religiosa y lo aleja de la ciencia, porque las mismas críticas que él realiza hacia la evolución por “prueba-error” (falta de evidencias, según él) deben de ser argumentadas en la evolución con “guía sobrenatural”.
Estamos, pues ante un creacionista que sitúa a Dios en el principio (creación) y durante el proceso de evolución, pero no estamos ante un YEC, que ni siquiera admiten la especiación, y lo focalizan todo hacia una única creación hace unos 6.000 años.

En la misma charla Chain describe algunas relaciones etológicas entre primates y humanos, y apunta hacia la existencia de similitudes anatómicas y fisiológicas entre ellos, sin embargo afirma: los primates, después de todo, y a diferencia de los humanos, no han sido capaces de generar grandes profetas, filósofos, matemáticos, escritores, poetas, compositores, pintores, o científicos. Ellos no han sido inspirados por el hálito divino que se pone de manifiesto en la creación espiritual del hombre y que diferencia al hombre de los primates.
De nuevo esto recuerda la posición de la iglesia católica, un hálito divino hacia un primate especial que lo convirtió en humano, y lo diferenció para siempre del resto de animales.

En resumen, Chain fue una persona que no apoyó el darwinismo porque para él la evolución sólo podía ser explicada desde un control divino. La religiosidad de Chain es un aspecto muy respetable de su vida, pero creo que invade una parcela en la que sí existen evidencias científicas, al menos en cuanto a la evolución. Esta visión llevó a Chain a tener una perspectiva muy limitada de la capacidad y el desarrollo de la ciencia en sus años futuros y eso también se puede ver bien en el resto del artículo. Así por ejemplo pone en solfa, calificando de ideas extravagantes y como imposibles de realizar por parte de la ciencia : la generación de especies con nuevas capacidad metabólicas o la ingeniería genética. En la década de los 80, se desarrolló la biología molecular y la ingeniería genética y hoy en día disponemos de muchos organismos modificados para producir sustancias o para adaptarse a nuevas situaciones ambientales, por poner dos ejemplos. Y esa posibilidad ya era apuntada por muchos genetistas en la época de Chain.

Es curioso también que cuando se plantea el problema de la aparición de resistencias antibióticas afirma. se le ha dado mucha publicidad, como una posible consecuencia del uso de antibióticos en la comida del ganado, pero no constituye ningún problema para la salud humana. Denota de nuevo, al menos falta de perspectiva, cuando no falta de información. Ya en el año 1947 se detectó la primera cepa bacteriana resistente a la penicilina y en los años 50 fue descubierta una cepa de Shigella multirresistente en Japón. Poco después empezaron a encontrarse ese tipo de cepas por todo el planeta, e incluso en 1961 se aisló el primer Staphylococcus aureus multirresiste en un hospital de Inglaterra, país en el que él residía. Hoy día sabemos de la importancia de controlar la ingesta de antibióticos, tanto en humanos como en animales. ¿Quizás su visión deísta de la evolución le forzara a pensar que era imposible una rápida adquisición de resistencias bacterianas a los antibióticos?.

Igualmente cuando habla de la posibilidad de modificar genéticamente a humanos para combatir enfermedades hereditarias afirma: este tipo de abordajes debe de ser obviado por ser ciencia ficción. Asimismo opina que en los procesos de clonación jamás se conseguirá ir más allá de unas cuantas divisiones en un cultivo celular, pero jamás se llegará a un individuo completo
Vamos que no era Julio Verne, precisamente.

Una parte importante de la charla (la mayor) está relacionada con la posición moral de la ciencia y los científicos ante la guerra (hay que recordar que la charla se impartió durante la Guerra Fría), sobre las patentes, el medio ambiente y la ciencia en la sociedad (que la ve como algo que puede llevar al Apocalipsis). Es interesante también cómo trata la difusión de los resultados científicos en la prensa. Hay fuertes críticas al hecho de las exageraciones de la prensa y la búsqueda del sensacionalismo. Eso ha cambiado poco, la prensa como negocio que es, busca el sensacionalismo para vender más. Lo que llama la atención es lo que él considera exageraciones para vender periódicos: niños probeta, cura para el cáncer, exageraciones de la toxicidad de los aditivos alimenticios o la aparición de bacterias resistentes a antibióticos. Los primeros niños probeta nacieron en 1977; aunque el cáncer sigue siendo una enfermedad terrible y mortal en muchos casos, ya se pueden curar algunos tipos de tumores; muchos aditivos alimentarios han tenido que ser retirados por tóxicos y se ha tenido que establecer una dura legislación para su uso y las bacterias multirresistentes a antibióticos son uno de los mayores problemas sanitarios de principios de este siglo. Aquí demuestra una falta de visión de conjunto de la ciencia preocupante en una persona que ganó el premio Nobel. ¿Puede estar esto motivado porque sus creencias religiosas personales invadieron en demasía aquellos campos en los que se exige un control experimental y racional?. Desgraciadamente ya no tenemos aquí a Chain para preguntárselo.

Las claves genéticas del oso cavernario octubre 29, 2008

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: ,
comments closed

El oso de de las cavernas, que desapareció de la faz de la Tierra hace 15.000 años, fue una especie hermana de los osos polares y los pardos, con quienes tuvo un antepasado común hace 1,6 millones de años. Un grupo de científicos franceses ha desentrañado los misterios de su genoma mitocondrial completo (el heredado por la vía materna) y ha concretado pistas que ya tenían sobre una especie que compartió hogar (las cuevas) con humanos primitivos, como el ‘Homo heilderbengensis’, el neandertal y los primeros Homo sapiens.

Los científicos, de varias instituciones francesas, han utilizado en su análisis los huesos encontrados en la cueva Chauvet-Pont d’Arc, un yacimiento que salió a la luz en 1994 al sur de Francia. En su interior, además de miles de restos de animales, sus descubridores encontraron pinturas primitivas de hace unos 34.000 años, realizadas con carbón, que se consideran las más antiguas de Europa. Curiosamente, el 90% de los fósiles pertenecieron a osos de las cavernas (Ursus spelaeus), muchos de ellos cráneos. Algunos de estos restos han sido los utilizados para analizar el ADN mitocondrial (ADNmt) de esta especie extinta, que algunos aseguran que desapareció por un exceso de caza por parte de los humanos.

En este caso, los fósiles seleccionados para su análisis pertenecen a un ejemplar de hace unos 34.000 años. Los investigadores han utilizado la técnica PCR (Polymerase Chain Reaction, en inglés), que consiste en obtener un gran número de copias de un pequeño fragmento de ADN. No es la primera vez que se logra secuencia completa del ADNmt de un oso del Pleistoceno. Svante Päabo, del Instituto Max Planck de Alemania, ya lo logró en julio del año pasado. En su artículo estima que la separación del oso de las cavernas y el resto de especies se produjo hace 2,7 millones de años, como recuerda el experto español Carles Lalueza, del Instituto de Investigación sobre Evolución Biológica (CSIC).

Este oso, carnívoro, que llegaba a superar los 400 kilos de peso y tres metros de altura, gradualmente evolucionó hacia el Ursus deningeri, presente en Euroepa y Oriente Próximo desde hace 300.000 a 15.000 años, cuando desapareció. Por lo que se ha averiguado gracias a su ADNmt, la separación entre estos mamíferos gigantescos y los panda se produjo hace 12 millones de años. La divergencia entre los osos polares del este y del oeste sucedió hace 550.000 años, probablemente en la Edad de Hielo, y entre el linaje del oeste y el oso polar hace 350.000 años. Para Lalueza, este estudio, publicado en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS), “no aporta grandes novedades respecto al que hace unos meses publicó Svante Pavo”. “El único interés anecdótico del articulo actual radica en el hecho de que provenga de la cueva de Chauvet, que tiene el arte rupestre más antiguo de Europa», asegura.