jump to navigation

Las claves genéticas del oso cavernario octubre 29, 2008

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: ,
trackback

El oso de de las cavernas, que desapareció de la faz de la Tierra hace 15.000 años, fue una especie hermana de los osos polares y los pardos, con quienes tuvo un antepasado común hace 1,6 millones de años. Un grupo de científicos franceses ha desentrañado los misterios de su genoma mitocondrial completo (el heredado por la vía materna) y ha concretado pistas que ya tenían sobre una especie que compartió hogar (las cuevas) con humanos primitivos, como el ‘Homo heilderbengensis’, el neandertal y los primeros Homo sapiens.

Los científicos, de varias instituciones francesas, han utilizado en su análisis los huesos encontrados en la cueva Chauvet-Pont d’Arc, un yacimiento que salió a la luz en 1994 al sur de Francia. En su interior, además de miles de restos de animales, sus descubridores encontraron pinturas primitivas de hace unos 34.000 años, realizadas con carbón, que se consideran las más antiguas de Europa. Curiosamente, el 90% de los fósiles pertenecieron a osos de las cavernas (Ursus spelaeus), muchos de ellos cráneos. Algunos de estos restos han sido los utilizados para analizar el ADN mitocondrial (ADNmt) de esta especie extinta, que algunos aseguran que desapareció por un exceso de caza por parte de los humanos.

En este caso, los fósiles seleccionados para su análisis pertenecen a un ejemplar de hace unos 34.000 años. Los investigadores han utilizado la técnica PCR (Polymerase Chain Reaction, en inglés), que consiste en obtener un gran número de copias de un pequeño fragmento de ADN. No es la primera vez que se logra secuencia completa del ADNmt de un oso del Pleistoceno. Svante Päabo, del Instituto Max Planck de Alemania, ya lo logró en julio del año pasado. En su artículo estima que la separación del oso de las cavernas y el resto de especies se produjo hace 2,7 millones de años, como recuerda el experto español Carles Lalueza, del Instituto de Investigación sobre Evolución Biológica (CSIC).

Este oso, carnívoro, que llegaba a superar los 400 kilos de peso y tres metros de altura, gradualmente evolucionó hacia el Ursus deningeri, presente en Euroepa y Oriente Próximo desde hace 300.000 a 15.000 años, cuando desapareció. Por lo que se ha averiguado gracias a su ADNmt, la separación entre estos mamíferos gigantescos y los panda se produjo hace 12 millones de años. La divergencia entre los osos polares del este y del oeste sucedió hace 550.000 años, probablemente en la Edad de Hielo, y entre el linaje del oeste y el oso polar hace 350.000 años. Para Lalueza, este estudio, publicado en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS), “no aporta grandes novedades respecto al que hace unos meses publicó Svante Pavo”. “El único interés anecdótico del articulo actual radica en el hecho de que provenga de la cueva de Chauvet, que tiene el arte rupestre más antiguo de Europa», asegura.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: