jump to navigation

La ciencia también es cultura diciembre 11, 2008

Posted by Manuel in ciencia, divulgación científica, educación, escepticismo, política científica, sociedad.
Tags: ,
trackback

Juan Nepote – La Jornada de Jalisco

¿Cuántos escritores jaliscienses –de cualquier época– sería usted capaz de nombrar? ¿Cuántos pintores? ¿Cuántos futbolistas? Ahora bien, ¿podría decir el nombre de tres científicos nacidos en Jalisco? No sería extraño que a usted le suceda lo mismo que ejemplificaba C. P. Snow en su libro Las dos culturas, más o menos de la siguiente manera: en una fiesta alguien dice desconocer de qué se trata El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, y toda la gente lo mira con desaprobación, por inculto. Más tarde, alguien menciona no tener la más mínima idea sobre lo que quiere decir la segunda ley de termodinámica. La gente ríe, todos coinciden en que quién sabe qué demonios será eso y nadie es señalado por inculto.

Cultura, en un sentido amplio

Ocurre que de manera permanente y sistemática “la ciencia” (los resultados de las investigaciones, las metodologías de trabajo que emplea, sus historias y personajes, etcétera) ha permanecido fuera de lo que tradicionalmente nombramos cultura, concepto que el filósofo español Jesús Mosterín, define como “la información transmitida por aprendizaje social” (diferenciándola de otras maneras de aprender por ejemplo, el aprendizaje por imitación, omnipresente en el mundo animal), cuyo vehículo principal ha sido el libro.
En la actualidad existe una gran oferta de buenos libros de ciencia en español. Paradójicamente, son casi desconocidos por los (pocos) lectores, quienes no los contemplan como una parte integral de su cultura. En esta FIL 2008 se ha organizado el I Coloquio Internacional de Cultura Científica, que se llevará a cabo los días sábado 6 y el domingo 7 de diciembre, en el Hotel Hilton Guadalajara y el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara, respectivamente, con invitados provenientes de Italia, España, Brasil y México, tales como: Jorge Wagensberg, Marcelino Cereijido, Antonio Lazcano, Paola Rodari, Carla Almeida y Julia Tagüeña, entre otros, quienes abordarán las siguientes temáticas: Analfabetismo científico, ¿un mal de nuestro tiempo?, El gozo intelectual, Los medios de comunicación, ¿estímulos para gozar la ciencia? y Continuar la conversación: 25 años de pensar la ciencia. Se trata de un evento gratuito dirigido al público en general, con el objetivo de estimular a que los lectores que acuden a la FIL descubran que en la ciencia también hay buenas historias.

Analfabetismo científico, ¿un mal de nuestros tiempos?

El doctor Marcelino Cereijido es profesor emérito del Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, y autor de libros básicos para entender los prejuicios y malos entendidos que prevalecen entre la ciencia y el resto de la sociedad en América Latina: Ciencia sin seso, locura doble, Por qué no tenemos ciencia o La ignorancia debida. En estas obras, Marcelino Cereijido ha delineado con precisión absoluta las causas por las que “en Latinoamérica ya tenemos investigación, ahora el siguiente paso sería desarrollar la ciencia”. A lo largo de varios años, con conocimiento de causa, información acuciosa, sentido del humor y claridad, Cereijido ha sabido señalar y nombrar las deficiencias de nuestro sistema educativo y de nuestras políticas científicas, para denunciar que el desdén hacia la ciencia es un absurdo imperdonable, que mientras en nuestros países sigamos diciendo: hay que apoyar la ciencia, en otros dicen: hay que apoyarnos en la ciencia, porque con el analfabetismo científico sucede como con las neurosis: la gente lo padece, enuncia su deseo de curarse, pero se resiste a tratarlo en serio y acaba cultivándolo.
Este analfabetismo científico debe importarnos a los ciudadanos que financiamos a las instituciones educativas y de investigación, a los estudiantes que confían en estas instituciones y forman parte de ellas, a los profesores responsables de la formación de nuevos cuadros para la investigación científica, a los empresarios e industriales que deberían invertir en el desarrollo tecno-científico, a quienes forman parte de los gobiernos, y deben tomar decisiones en un mundo que cada vez más aceleradamente está pasando del modelo de producción piramidal hacia otro basado en la producción de tecnologías y la generación de conocimiento, porque si la ciencia es una manera de interpretar la realidad, el analfabetismo científico provoca que en países como el nuestro se imponga una visión oscurantista de la realidad.

El gozo intelectual

Para Jorge Wagensberg, no hay conocimiento verdadero sin gozo; él sostiene que las tres fases fundamentales para la adquisición de nuevo conocimiento son: estímulo, conversación y comprensión, es decir, que los científicos conversan con la naturaleza para intentar comprender. Para Wagensberg, el trabajo del científico (investigar, analizar, experimentar, sintetizar, etcétera) no sólo busca comprender, sino que también es placentero. Pero este gozo intelectual no es exclusivo de quien está involucrado en actividades científicas, sino que recrear el proceso científico también resulta gozoso. Conversar con el doctor Antonio Lazcano –uno de los científicos mexicanos más relevantes a nivel mundial– es una experiencia deliciosa. Lazcano se ocupa del estudio del origen de la vida, y con auténtica lucidez logra seducir y emocionar a sus interlocutores. Fomentar la cultura científica, entonces, además de recrear ese gozo intelectual que ocurre en los laboratorios científicos, también es una forma de echar a andar esa aventura del pensamiento a la que se refería Albert Einstein: la aventura y el gozo de encontrar la inteligibilidad del mundo.

Medios informativos, ¿estímulos para gozar la ciencia?

Si recrear la experiencia científica es una manera de gozo, ¿por qué nuestra cultura científica es tan reducida? Una simple ojeada a los diarios deja la sensación de que la ciencia no es buen tema. Las contadas ocasiones en que se cuela una noticia sobre ciencia en los periódicos, tradicionalmente tiene su origen en encabezados espectaculares: “Estamos cada vez más cerca de encontrar una vacuna contra el Sida”, discusiones ideológicas: “El Papa aprueba la Teoría de la Evolución”, o meramente superficiales: “Joven investigador afirma que Albert Einstein estaba equivocado” (este caso es de particular interés: cada año aparece una docena de investigadores ávidos por demostrar que Einstein estaba equivocado). Son pocos –y, por lo tanto, valiosísimos– los espacios que en periódicos revistas, diarios, programas de televisión y estaciones radiofónicas son destinados directa y permanentemente a la ciencia. Normalmente, los medios de comunicación carecen de personal entrenado (e interesado) para presentar la ciencia de manera fiel y a la vez atractiva, por lo que se resignan a incluir lo que les mandan las grandes agencias de noticias, no siempre bien traducido, casi siempre mal explicado.

Continuar la conversación: 25 años de pensar la ciencia

En este 2008, la colección Metatemas, libros para pensar la ciencia, celebra 25 años de existencia. Se trata de uno de los más encomiables ejercicios editoriales de reflexión sobre el quehacer científico. Ya desde el diseño de sus portadas, los libros incitan la conversación: “Rama de rama de rama…”, “Superficie del agua en un lago amazónico bajo brisa rasante”, “Rastro dejado, hace 570 millones de años, por un gusano desconocido en la arena del fondo de mar”, “Ondas dulces contra ondas saladas en Praia Brava, Ubatuba, Brasil”, “Restos y rastros después de la lluvia”.
En Metatemas encontramos títulos imprescindibles de la cultura universal como: ¿Qué es la vida?, el inquietante, polémico y revolucionario libro del físico austriaco Erwin Schrödinger; Gödel, Escher, Bach, un eterno y grácil bucle, que a pesar de su título casi impronunciable y una extensión superior a las 900 páginas, es todo un éxito de ventas;

Los porqués de un escriba filósofo, donde Martin Gardner presenta un panorama amplísimo de la filosofía, mediante conceptos como “el mundo”, “la verdad”, “la ciencia”, “la belleza”, “la bondad”, “los dioses” o “el todo”, repasa buena parte de las corrientes filosóficas, con un estilo asombroso, claro y ameno, contundente; o El carácter de la ley física, de Robert P. Feynman, quien con su característico sentido del humor explica las estructuras epistemológicas de las leyes de la física, especialmente sus relaciones con las matemáticas.

Dice el filósofo y poeta mexicano Carlos López Beltrán que “una cultura científica no es una en la que todos saben mucho de ciencia, sino aquella en la que todos saben situarse racionalmente ante la ciencia.” ¿Qué tan lejos estamos? Ahí están los estímulos. La invitación para conversar está hecha.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: