jump to navigation

Este es el autobús que nos falta enero 16, 2009

Posted by Manuel in ateismo, humor, pastafarismo.
Tags:
comments closed

bus-fsm

Anuncios

El creacionismo se aprovecha del trabajo de los científicos españoles enero 16, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, escepticismo, evolucion, geología, paleontología, pseudociencia.
Tags: , ,
comments closed

Visto en: El Vinosaurio

“Reptiles terribles atrapados por una inundación”. Si lees esto te imaginas un montón de cocodrilos arrastrados por las torrenciales lluvias del monzón (el viento, no el pueblo de Huesca). Pero no, es el título de un artículo de una revista creacionista. Hay algunos que piensan que a estos tipos no hay que hacerles caso, porque todo lo que digas o hagas en contra de ellos es publicidad gratuita para su causa. Yo sin embargo pienso que no está mal ofrecer a la gente una visión científica que explique de forma racional lo que ellos atribuyen con los ojos cerrados a una acción divina.

Y como pasa en muchas ocasiones, la realidad supera la ficción. Hace un par de años Moreno (amigo y compañero de fatigas) y yo imaginábamos interpretaciones rocambolescas a rastros de icnitas inventados (si, las clases a veces son muy aburridas). Como un hueco subredondeado entre dos huellas didáctilas lo había formado un avestruz al meter la cabeza en el suelo al asustarse, o como un rastro de pisadas tridáctilas se convertía en una marca longitudinal con estrías en los laterales al desplazarse un pingüino con la barriga. Pensamos mucho, y no se nos ocurrió nada más. Pero ahora existe una interpretación aún mejor que las nuestras.
huellas1
El autor de un trabajo de “investigación” publicado en una revista creacionista (Journal of Creation, ¿estará indexada?) afirma que un rastro de marcas de garra (uñadas) fosilizadas encontradas en el Norte de España revela la desesperación de animales que luchan para evitar el ahogamiento en la Inundación del Génesis. Si, has leído bien. Se apoya en un primer momento, en las huellas publicadas en Geology por Ezquerra et al. (2007) de un terópodo nadando en el yacimiento de la Virgen del Campo (Enciso, La Rioja). Como el animal “luchaba” contra la corriente según los datos de la posición de las icnitas (véase la figura en la que las huellas derechas tienen una orientación diferente a las izquierda) y la dirección de la corriente inferida a partir de los ripples (Ezquerra et al., 2007), este autor lo dramatiza y dice ¡EUREKA!: el dinosaurio luchaba desesperadamente contra el diluvio universal.

Se basa también en otros datos icnológicos como son la según él, ausencia de rastros con giros y cambios de dirección. Dice que todos los animales actuales al comer no dejan pistas rectilíneas, sin embargo las de los dinosaurios de todo el mundo si las son. Por lo tanto los dinosaurios escapaban de una amenaza común en la misma dirección. Haciendo un alarde de conocimientos sedimentológicos afirma que como las icnitas se han quedado marcadas, y las huellas actuales enseguida se borran (en la playa o con las corrientes), los dinosaurios fueron “sumergidos” en condiciones especiales (¿agua bendita quizás? Primeras evidencias de bautismo antes de San Juan Bautista).

Después uniendo las dos ideas anteriores, deduce que todas las huellas de dinosaurio del mundo se formaron al mismo tiempo, durante el diluvio universal, por lo tanto la edad de este yacimiento (125 M. a) y la de los de todo el mundo es de 4.500 años. Y me pregunto yo, ¿por qué Noé no salvó algún dinosaurio no aviano de la muerte? Pues la Biblia también lo explica. Según el Génesis, los animales que huyeron en estampida no fueron salvados, y los dinosaurios lo hicieron. Ya lo decía mi profe de primaria, no corrais cuando suene la sirena de incendios, todos en fila india y todo saldrá bien. Si hubieran sabido esto los dinosaurios… Me imagino a Noé desde el arca: “¡Cómo no dejéis de correr os quedáis en tierra!” Palabra de Dios, nos ahogamos señor.

Para terminar, deja las investigaciones del grupo de La Universidad de La Rioja/Fundación Patrimonio Paleontológico de La Rioja (permitirme un poco de publicidad, y gracias a Maderas Garnica que me da de comer) y se mete a comentar un trabajo de investigadores de Dinopolis. Más concretamente utiliza el trabajo de Science sobre Turiasaurus riodevensis (Royo-Torres et al., 2006) para decir que este enorme saurópodo, junto a peces, cocodrilos, tortugas y terópodos (no habla de ornitópodos en ningún momento) fueron las víctimas de la catástrofe acuosa que afectó tanto a la tierra como mar, e inundó el globo entero.

¿Ahora entendéis por qué me animé a contar esto? Cuando lo leí por primera vez os aseguro que pensé: ¿por qué no se me ocurriría a mi antes? Vamos, que mas que indignación por la idea creacionista (me parece tan absurdo que ni me molesta), me impactó la forma de unir los datos de tal manera que coincida con la historia bíblica.

Parece pues que en La Rioja hay evidencias del diluvio universal. Ya estoy pensando el tema de mis próximos proyectos: “Búsqueda y recostrucción de los restos del arca de Noe” y “¿Por qué Jesús era riojano? La verdadera historia del vino Rioja y el Santo Grial en la última cena” Eso si, el vino era cosechero que Jesús fue carpintero, no ebanista.

En muchos pueblos de La Rioja baja interpretaron durante años que las huellas de dinosaurio las dejó el caballo de Santiago (saurópodas), leones (ornitópodas) y el demonio (terópodas). Como habréis visto en el texto, no se hablaba de huellas ornitópodas ya que los leones si se salvaron (no corrieron en estampida). Lo que no calculó El Señor es que el poder de las aguas es incontrolable e intentando matar al demonio, mataron también al caballo de Santiago, eso si, todo gracias a Dios.

Autor: Ignacio Díaz-Martínez

Los artículos científicos citados son:

Ezquerra, R., Doublet, S., Costeur, L., Galton, P.M. and Pérez-Lorente, F., 2007. Were non-avian theropod dinosaurs able to swim? Supportive evidence from an Early Cretaceous trackway, Cameros Basin (La Rioja, Spain), Geology 35:507–510. (Imágen sacada de aquí).

Royo-Torres, R., Cobos, A. and Alcalá, L., 2006. A giant European dinosaur and a new sauropod clade, Science 314:1925–1927.

El artículo creacionista es: Journal of Creation