jump to navigation

Hay Darwin para rato en 2009 enero 20, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, geología, historia de la ciencia, paleontología.
Tags: ,
trackback

galapagos
Reproducciones de ejemplares de la fauna de las islas Galápagos– NATIONAL HISTORY MUSEUM

PATRICIA LUNA- El País Digital

Las teorías de Charles Darwin revolucionaron nuestro conocimiento del mundo y sus ideas sentaron las bases de la sociedad y la ciencia moderna, ya que nos ayudaron a comprender mejor nuestro lugar en el medio natural. Son palabras del presidente del Museo de Historia Natural de Londres, Oliver Stocken, que explican por qué el 2009 va a ser un año cargado de eventos, especialmente en el Reino Unido, para celebrar el 200 aniversario del nacimiento de Darwin y los 150 años de la publicación de “El origen de las especies”, cuyo autor es considerado, junto a Newton, el científico británico más importante de todos los tiempos.

Con más de 15.000 visitantes en su primer mes de apertura, mucho más allá de las mejores previsiones, “Darwin, la gran idea” -la mayor exhibición organizada nunca en torno a la vida y el legado de Charles Darwin-, del citado museo, es una de las mejores cartas de presentación de lo que va a ser 2009. Quizá porque la gran celebración estaba planeada antes de que la crisis económica se desatara, quizá porque no hay discusión acerca de la importancia mundial de la figura de Darwin, no se han escatimado medios ni hay organizaciones entre el largo elenco de instituciones de reconocido prestigio científico británicas que se hayan quedado al margen. La Royal Society organizará al menos dos congresos científicos; la Universidad de Cambridge recoge en una página web (http://darwin-online.org.uk/), casi toda la abundante bibliografía del autor, y organiza además un festival en julio (información en http://www.darwin2009.cam.ac.uk) para divulgar la importancia, pasada y futura, de la obra de Darwin; la Sociedad Lineana celebrará el aniversario de la lectura de la teoría de la evolución por selección natural que cumplió en 2007 150 años entregando las medallas Darwin/Wallace, el 12 de febrero, día del cumpleaños de Darwin, en lugar del 1 de julio habitual y haciendo que el premio pase a entregarse anualmente en lugar de cada 50 años.

Down House, la casa en la región de Kent donde Darwin vivió y desarrolló muchas de sus teorías, los invernaderos en los que cultivaba orquídeas, los jardines por los que paseó durante los 20 años en los que estuvo cuestionándose si debía hacer publica una idea que, a buen seguro, iba a escandalizar a la sociedad, estarán abiertos al público a partir del 13 de febrero. En este escenario, que espera ser declarado Patrimonio de la Humanidad tras una larga rehabilitación, se podrán realizar alguno de los experimentos que el científico diseñó para probar su teoría.

Tampoco se quedará atrás su ciudad de origen, ya que el Shrewsbury Darwin Festival volverá a traer las ideas de Darwin a la ciudad donde nació y creció. Este año, los eventos y las charlas tienen el fin de difundir entre el gran público la importancia de sus teorías y para ello congregará a prestigiosos y conocidos científicos.

Y para completar el panorama, algo que coloca el acontecimiento en lo alto del escalafón social británico: un documental y series especiales de la BBC, incluida una de Lord Richard Attenborough. En definitiva, este año hay Darwin para rato.
“Estamos orgullosos de que Darwin comunicase por primera vez su teoría sobre la selección natural en la Sociedad Lineana. Sus ideas tienen una gran claridad y una increíble actualidad y continúan inspirando a investigadores y miembros de nuestra sociedad”, declaró David Cutler, su presidente.

La exposición “Darwin, la gran idea” pretende dar una visión que aúna la vida de Darwin como científico con sus inquietudes como ser humano. Por eso, al relato del viaje en el HMS Beagle durante más de cinco años y a la exposición de alguna de las colecciones recogidas se suman la ambientación perfecta de la sala donde creó sus teorías y coordinó sus obras y también sus escritos personales. En ellos se plantea el momento del matrimonio y la conveniencia del mismo y más tarde se ve claramente la inquietud de su mujer, Emma, porque el trabajo científico de Darwin y sus creencias lo alejaban de las ideas católicas, lo que para ella suponía que no podrían compartir la eternidad tras la muerte. Ciencia y vida que caminan de la mano porque en pocos casos como en éste las teorías de un científico han servido para cambiar tanto el concepto del mundo.

Los pájaros que por primera vez hicieron a Darwin pensar en la teoría de la evolución por la selección natural, debido a las diferencias entre dos aves de islas distintas, se acompañan al final de la exposición con ejemplares de la colección del Museo de Historia Natural en el que se puede ver la obra clave de Darwin, “El origen de las especies”, traducida al árabe, hebreo, islandés y al braille, entre otros idiomas. Y es que, no hay que olvidar que como dijo el famoso genetista Theodosios Dobzhansky a principios de siglo, “nada en la biología tiene sentido si no es a la luz de la evolución”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: