jump to navigation

Venus posiblemente tuvo continentes y océanos enero 23, 2009

Posted by Manuel in astronomia, ciencia, divulgación científica, geología.
Tags: , ,
comments closed

venus

Fuente: Ciencia Kanija

Una nueva visión a los datos recopilados por la nave Galileo en 1990 revela que Venus, en una época, pudo haber sido habitable, con pruebas de continentes y océanos antiguos. En un sobrevuelo de Venus en el viaje de la nave hacia Júpiter, un instrumento de cartografía del infrarrojo cercano detectó firmas que los investigadores han interpretado como granito. Un equipo internacional liderado por el científico planetario George Hashimoto, de la Universidad Okayama en Japón, encontró que las regiones de las tierras altas de Venus emitían menos radiación infrarroja que las tierras bajas. Una interpretación de esta dicotomía, dice el equipo en un nuevo artículo, es que las tierras altas están compuestas mayormente de rocas “félsicas”, particularmente el granito. El granito, que en la Tierra se encuentra en la corteza continental, requiere de agua para su formación.

La nave Galileo fue el primer uso de infrarrojos en Venus. Los científicos habían pensado que sólo el radar podría ver a través de las densas nubes de ácido sulfúrico de la atmósfera de Venus hasta la superficie. “Detectar la superficie en el infrarrojo es un gran avance”, según se cita a Kevin Baines del JPL en un artículo de Nature.
El artículo también cita a otro científico del JPL, David Crisp, que no estuvo implicado en este estudio y dice que estas nuevas conclusiones no están apoyadas por datos disponibles u otros modelos del equipo. “Entendemos que nuestro artículo no lo resuelve todo”, responde el coautor Seiji Sugita, científico planetario de la Universidad de Tokio. Sugita dice que el siguiente paso es aplicar sus modelos a datos procedentes de la nave Venus Express de la Agencia Espacial Europea, la cual está actualmente orbitando Venus, y del Orbitador Climático de Venus de la Agencia Espacial Japonesa, previsto para su lanzamiento en 2010.

La posible presencia de granito sugiere que el movimiento de las placas tectónicas y la formación de continentes pudieron haber tenido lugar en Venus, así como un reciclado de agua y carbono entre el manto y la atmósfera del planeta. Venus es ahora un infierno caliente y seco, con una atmósfera de un 96% de dióxido de carbono y una temperatura superficial de alrededor de 460 grados C, pero algunos científicos creen que nuestro planeta vecino pudo alguna vez haber sido más similar a la Tierra.

Otro científico citado en el artículo de Nature, el geofísico Norm Sleep de la Universidad de Stanford en California dijo que Venus podría haber estado alguna vez casi completamente bajo el agua. “Aunque sin más datos geoquímicos, añade, no sabemos si la temperatura de estos océanos iniciales era de 30 grados C o de 150 grados C”, dijo. Pero cualquier océano en Venus habría durado sólo unos pocos cientos de millones de años. Conforme el Sol se hacía más cálido y brillante, el planeta experimentaba un efecto invernadero desatado. “Cualquier vida sobre Venus que no hubiese encontrado la forma de colonizar la parte superior de las nubes mil millones de años después de la formación del planeta habrían estado en un gran problema”, dice Sleep.

Anuncios

El Diseño Inteligente de las aves enero 23, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, evolucion, humor.
Tags: ,
comments closed

Hoy en “De todo un poco”: El diseño inteligente de las aves

Los genes cuentan la historia enero 23, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: ,
comments closed

tasmania
Un equipo científico internacional logró detallar un gran porcentaje de los genes del extinto tigre de Tasmania.

Jonathan Amos- BBC

Los expertos extrajeron ADN del pelo de restos del animal conservados en museos de Suecia y EE.UU. Esos datos han permitido que los científicos confirmen la relación de la evolución del tigre con otros marsupiales. El estudio dado a conocer en la publicación Genome Research podría igualmente aportar pistas sobre las causas de la extinción de algunos animales.

Los dos tigres examinados tenían el código de ADN casi idéntico, un hecho que indica una diversidad genética muy limitada en esa especie en el momento en que dejó de existir. Pese a que la cacería fue el factor que ocasionó la desaparición de este animal australiano, su longevidad como especie posiblemente ya estaba fatalmente comprometida, según los investigadores. Estas lecciones deberían ser tomadas en cuenta cuando se lleven a cabo esfuerzos de conservación en la actualidad, agregaron.
“La diversidad genética es un marcador clave para detectar señales de peligro de extinción y debería utilizarse para evaluar la urgencia de la preservación”, dijo a la BBC el profesor Stephan Schuster de la Universidad Penn State.

Tema recurrente

El tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus) tenía la apariencia de un perro y las rayas de los grandes felinos. Sin embargo, en términos evolutivos compartía muy poco con esos animales y tenía una relación más cercana con los kanguros y koalas. Los Thylacinus en estado salvaje duraron hasta el comienzo de la década de 1900, el último espécimen cautivo murió en el zoológico de Hobart en 1936. Su reciente desaparición y la existencia de varios especímenes bien conservados en museos ha generado especulaciones de que ese animal podría ser el mejor candidato extinto para un intento de resurrección a través de técnicas científicas moleculares como la clonación. Sin embargo, el equipo a cargo de esta investigación sostiene que su motivación va por otro lado. “Nuestra meta es aprender cómo prevenir que especies en peligro lleguen a la extinción”, señaló Webb Miller, otro profesor de Penn State y miembro de equipo de investigación que incluye expertos de EE.UU., Suecia, España, Dinamarca, el Reino Unido y Alemania. “Quiero aprender lo máximo posible sobre mamíferos grandes antes de que se extingan porque todos mis amigos son grandes mamíferos”, agregó el profesor Miller. “Sin embargo igualmente espero que la publicación de esta investigación también revigorice las discusiones en torno a la posibilidad de revivir el extinto tigre de Tasmania”, dijo el académico.

Clara señal

El equipo extrajo ADN de pelos preservados de los tigres. Esta táctica recientemente ha empezado a dar frutos en las investigaciones. La molécula de ADN se degrada a través del tiempo, pero la keratina insertada en el pelo retrasa la descomposición y limita la contaminación bacteorológica. Este mismo equipo utilizó esa metodología para descubrir el 80% del genoma del mamut peludo, un animal que desapareció hace miles de años. “En los huesos hay millones y millones de canales porosos que pueden ser penetrados de forma muy profunda por los microorganismos. Cuando mueren dentro del hueso depositan su ADN sobre el ADN del animal”, dijo el profesor Schuster. Esta última investigación identificó un pequeño grupo de genes encontrados en la mitocondria, la estructura que alimenta las células biológicas. El ADN en la mitocondria se pasa de la madre a los hijos. Debido a que su ritmo de mutación es estable, los investigadores pueden utilizarlo como un reloj para calcular la divergencia entre especies. Con esta técnica es posible demostrar que el pariente más cercano del tigre es otro marsupial conocido como el numbat.

Preocupación

“Las dos secuencias del Thylacinus tienen un parecido extremadamente similar, con solamente cinco diferencias en 15.492 nucleótidos”. El equipo señaló que esta cercanía indica que conforme la especie se acercaba a la extinción había poca diversidad genética para resistir las bacterias y otros factores ambientales. Si la cacería no hubiese eliminado a los últimos ejemplares, hubieran sido extremadamente vulnerables a cualquier enfermedad. “Este es el peligro de una población clonada”, dijo el profesor Schuster. “La diversidad genética baja surge como un elemento común en las especies extintas que están siendo estudiadas por nuestro equipo”. Los investigadores ahora están examinando la genética del amenazado diablo de Tasmania (Sarcophilus harrisii), una especie aquejada por un cáncer facial transmisible.

Las investigaciones preliminares indican que el diablo también padece de una diversidad muy baja. “Estamos tratando de encontrar las diferencias genéticas entre ellos, pero esta vez nos gustaría utilizar esta información para seleccionar el pedigrí”, dijo el profesor Schuster. “Vamos a informarle a los equipos de reproducción que están trabajando en Australia que hace falta cruzar los animales para tener el mayor éxito posible en la estabilización de la población para lograr la mayor diversidad genética posible”.