jump to navigation

Los primeros pasos del hombre moderno febrero 27, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , ,
trackback

pisada

Miguel G. Corral – El Mundo Digital

El árbol de la evolución de los homínidos es un complicado puzzle que abarca apenas un instante de la Historia de la Vida, desde hace entre seis y siete millones de años hasta la actualidad. El hallazgo de fósiles supone la base sobre la que descansa este complicado laberinto, pero en ocasiones otro tipo de hallazgos revela datos fundamentales que permiten completar los huecos de nuestro árbol de la vida. Un equipo científico, dirigido por el investigador de la Escuela de Ciencias de la Conservación de la Universidad de Bournemouth en Reino Unido Matthew R. Bennett, presenta hoy en la revista ‘Science’ el hallazgo de dos pruebas fósiles de huellas de pisadas que aclaran la evolución de la forma de andar que conservamos los humanos.

El descubrimiento ocurrió en dos estratos sedimentarios situados en Ileret (Kenia), a tan sólo unos kilómetros de distancia del lago Turkana. Fue precisamente en este lugar donde el equipo del paleoantropólogo Richard Leakey, hijo del famoso Louis Leakey, encontró los restos fósiles del homínido conocido como el niño de Turkana (contaba con ocho años de edad en el momento de su muerte). Leakey no tardó en señalar que se trataba del más completo miembro de la especie Homo ergaster, la primera en mostrar un acortamiento del tronco y unas extremidades más largas que las de los homínidos más primitivos, un rasgo distintivo del género Homo.

Como parece lógico pensar debido a la cercanía de ambos yacimientos, Bennett y su equipo creen que las pisadas corresponden a la especie a la que pertenece el niño de Turkana. «Estamos convencidos de que las huellas fueron hechas por un Homo ergaster o por un primitivo Homo erectus y que, además, tenía una forma de andar y una anatomía del pié como las del hombre moderno», asegura a EL MUNDO Matthew R. Bennett.

Los estratos donde se hallaron las pisadas están separados por cinco metros de sedimentos. El primero de ellos contiene dos rastros de dos huellas cada uno y otro de siete huellas seguidas. Y el segundo presenta una huella aislada y un rastro de dos huellas. De manera que siete simples pasos de un homínido de un millón y medio de años pueden revolucionar el conocimiento de uno de los rasgos adaptativos más distintivos del ser humano: el bipedismo, una adaptación que apareció por primera vez hace seis millones de años en un primitivo pariente del ser humano llamado Ardipithecus ramidus.

La pisada del hombre moderno

El descubrimiento de Bennett supone la primera prueba de rastros de pisadas que tiene la Ciencia atribuibles al género Homo, al que pertenece nuestra especie Homo sapiens. Pero, no es la huella más antigua de un homínido. En 1978, otro miembro de la familia Leakey, en este caso Mary, la esposa del pionero de la paleoantropología Louise Leakey, descubrió en Laetoli (Tanzania) un rastro de más de tres millones y medio de años de antigüedad hecha por un Australophitecus afarensis.

Un ángulo pequeño entre el dedo gordo y el eje del pié, el arco longitudinal de la planta y la distribución medial del peso durante el avance de la pisada son los tres rasgos distintivos de la pisada humana moderna. Los investigadores digitalizaron con un escáner láser óptico las nuevas huellas, para poder compararlas con las encontradas en Laetoli y con las del ser humano moderno.

Los resultados no dejan lugar para la duda. La huella realizada por la especie de Laetoli no muestra ni los rasgos distintivos de la anatomía de los homínidos modernos ni su forma de andar. En cambio, las nuevas huellas coinciden con las del ser humano. «Andaban como nosotros y, probablemente, eso ayudó a esta especie en su migración fuera de África», cuenta Bennett.

Anuncios

Comentarios

1. JACS - febrero 27, 2009

¿Lo que se ve al lado de la huella homínida son las huellas dejadas por las garras de un dinosaurio? Ja, ja, ja, ja, me voy a tomar un café que ya veo cosas raras…

2. Manuel - febrero 27, 2009

JACS, no des ideas que te la copian 😀

3. JACS - febrero 27, 2009

Ya verás como algún iluminado sale diciendo que Leakey apoya la teoría del diluvio universal…

4. Alicia - febrero 28, 2009

Quisiera hacer una consulta a cualquiera de vosotros que sepa contestarme. A una amiga le van a realizar una mastectomía a causa de un tumor. Le ha preguntado al médico acerca de la reconstrucción con células madre y el médico le ha contestado que no es posible por dos motivos. El primero es que la investigación está todavía en fase experimental y el segundo (ésta es mi duda) es que nunca va a poder realizarse en las mamas(entonces, para qué el estudio) porque las células madre en las mamas crecen de forma incontrolada y sin fin. Ésta es la explicación que le ha dado, o la que ha entendido mi amiga, quizás no ha sabido comprederlo. Me pregunto si hal algo cierto o si el médico está en contra de la utilización de las células madre.

Gracias a todos y saludos.

5. Manuel - febrero 28, 2009

Alicia, no soy un experto en el tema. Lo que sí sé es que existen programas experimentales, por ejemplo en el hospital Gregorio Marañón de Madrid. La segunda respuesta me extraña, ya que como dices, si no funciona ¿por qué se usa experimentalente?, ¿y por qué en terapias contra otros tumores no se produce ese “crecimiento no controlado”?. Te dejo un link que puede ser de utilidad. Quizá lo más práctico sería ponerse en contacto con el equipo médico que efectúa esta terapia experimental: http://www.cienciaysociedad.info/salud/implantan-celulas-madre-para-reconstruir-la-mama/

Saludos

6. Alicia - febrero 28, 2009

Muchas gracias, Manuel, lo he leído y me ha parecido tremendamente interesante. Quizás mi amiga no lo entendió bien. A ella le van a quitar las mamas completamente, quizás por eso no pudiera hacerse. En cualquier caso, después de leer el enlace que me has dejado, creo que es “pecado ” que haya alguien contrario al uso de células madre.

7. Manuel - febrero 28, 2009

Alicia, me parece que el debate sobre las células madre a nivel teológico (y ahora voy a dar una opinión sobre algo que no conozco a fondo) no está en una oposición a la técnica, sino al origen de esas células. Creo que no hay reparos al uso de células que proceden de tejidos o del cordón umbilical, pero sí de los que proceden de embriones.

8. Alicia - febrero 28, 2009

Sí, lo sé. De la misma forma en que están en contra del aborto.


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: