jump to navigation

El Diseño Inteligente a examen marzo 1, 2009

Posted by Manuel in ateismo, biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, educación, escepticismo, microbiologia, mutaciones, origen de la vida, pseudociencia, religión.
Tags: , ,
comments closed

En muchas ocasiones el diseño inteligente (DI) y el creacionismo de la Tierra joven (literalistas bíblicos o YECs) se han asociado como un mismo movimiento. Sin embargo técnicamente esto no es así aunque los YECs han hecho todo lo posible para que ambas cosas sean asumidas como tales y los seguidores del DI no han gastado demasiadas energías en desmarcarse de los YECs. De hecho el DI tuvo la oportunidad de presentarse como una enseñanza en clase de ciencias, pero sus propuestas pseudocientíficas junto con los libros con los que pretendía explicar la asignatura, que eran equivalente a los que los YECs presentaron años antes (ver Of panda and peoples (1) y
Of panda and peoples (2)) les ha cerrado las puertas de la enseñanza en escuelas públicas.

Aquí cabe dos preguntas, ¿qué proclama el DI? y ¿porqué digo que el DI no es una ciencia?.

La verdad es que lo que proclama el DI depende bastante de a quien leas. Apoyando al DI hay YECs y también hay evolucionistas teístas. Los primeros apoyan el concepto de la Tierra de 6.000 años y la interpretación literal de la Biblia, mientras que los segundos huyen de estos planteamiento y apoyan una evolución con ciertas “intervenciones sobrenaturales”. Lo más “curioso” es la escasez de biólogos dentro del DI, y un apoyo por parte de abogados o matemáticos tal y ya mostré aquí y aquí.

Los primeros proponen que la evolución promueve una concepción atea del mundo y, por lo tanto, debe ser rechazada por los creyentes en Dios. En un documento interno del “Discovery Institute”, un importante partidario del DI redactó un documento “cuña”, que en su origen fue un memorando interno (que llegó a Internet), en el que se describen metas a 5, 10 y 20 años para influir en la opinión pública, desbancar el materialismo ateo y reemplazarlo por un “entendimiento en términos generales teísta de la naturaleza”. Por tanto, aunque el DI se presente como una teoría científica no nació de la tradición científica.

Su segunda propuesta afirma que la evolución es fundamentalmente fallida, ya que no puede explicar la intrincada complejidad de la naturaleza. Este argumento no es más una adaptación del pensamiento de Paley expresado en lenguaje de la bioquímica, la genética y las matemáticas.

El último argumento es quizás el más curioso de todos desde el punto de vista científico. Se podría llamar el “apoyo por eliminación”. Dado que la evolución es incapaz de explicar la complejidad irreducible (en realidad no lo es), debe de existir un diseñador inteligente. Cómo tu teoría no es correcta debe de serlo la mía. Esto vuelve a demostrar por qué el DI no puede ser considerado una ciencia. El argumento“como tu teoría no es correcta, la mía debe de ser cierta”, es falaz y pseudocientífico ya que en ciencia hay que demostrar experimentalmente los modelos que se plantean, reunir evidencias a su favor y hacer predicciones a partir del modelo propuesto que tienen que ser comprobadas más adelante.

Eso sí, los seguidores del DI se cuidan mucho de no especificar quién es el diseñador, pero la perspectiva cristiana de la mayoría de los líderes del movimiento sugiere implícitamente que esta fuerza que falta vendría a ser Dios mismo.

Por este blog han pasado diferentes personas que han mostrado su apoyo al DI. Al igual que hace poco examinamos al creacionismo YEC, con escasa respuesta por parte de éstos (el silencio les delata), aquellos que defienden que el DI es una teoría científica capaz de plantear un modelo que explique el origen de la vida y de la biodiversidad de nuestro planeta tiene aquí un canal de comunicación abierto para contestar preguntas tales como:

(i) ¿Es el DI una teoría científica?. Si es así, ¿cuáles son las observaciones experimentales en las que se sustenta?, ¿qué predicciones realiza?, ¿qué experimentos sugiere para su verificación?

(ii) ¿Cuál es el mecanismo mediante el cuál las intervenciones sobrenaturales postuladas dan lugar a la complejidad?.

(iii) Behe propone que los organismos primitivos habían sido “precargados” con todos los genes que fueran eventualmente necesarios para el desarrollo de las complejas máquinas moleculares de multicomponentes que él considera irreductiblemente complejas. Esos genes podrían ser despertados en el momento adecuado cientos de millones de años más tarde, cuando fueran necesarios. ¿Dónde están esos genes?. Hasta la fecha no se ha encontrado nada parecido en los genomas estudiados. ¿Cómo han sobrevivido a la acumulación de mutaciones producidas en un tiempo tan largo?.

(iv) Los ejemplos de complejidad irreducible, ¿son realmente irreducibles?. Los ejemplos aportados hasta ahora como por ejemplo el flagelo bacteriano o la cascada de la coagulación sanguínea están formado por “piezas” que pueden funcionar por sí solas. El conocimiento de las secuencias de los genomas está transformando lo desconocido, que era catalogado como irreducible, con algo conocido y no irreducible. Así la ciencia en estos momentos ya puede aportar 3 ejemplos de estructuras que se ajustan a la definición de irreducible de Behe y que muestran signos claros de cómo podrían haber sido ensamblados por la evolución en un proceso gradual. Estos son (1) la cascada de coagulación de la sangre humana, (2) el ojo y (3) el flagelo bacteriano. Por tanto la frase de Darwin “si se pudiese demostrar que existe algún organismo complejo que no se hubiera podido formado definitivamente a partir de varias, sucesivas y ligeras modificaciones, mi teoría se desmoronaría totalmente” puede completarse con lo que el mismo dijo hace ya 200 años “pero no puedo encontrar ni un solo caso así”.

(v) Parece ser que el creador interviene cada cierto tiempo, a intervalos regulares, como reparador de inadecuaciones de su propio plan. Cabría preguntarse ¿lo sigue haciendo hoy día?, ¿bajo qué criterios?, ¿cuál ha sido la última estructura que ha sido creada?

(vi) ¿Cómo explica el origen de la vida el DI?, ¿cómo explica el origen de la biodiversidad de la que disfruta nuestra planeta?

(vii) ¿Cuál es el origen de la especie humana?

(viii) ¿Quién es el diseñador?, ¿por qué el diseño es ineficaz y necesita de nuevas intervenciones?

(ix) Las intervenciones “sobrenaturales”, ¿se producen al azar para ir mejorando las especies?. ¿Eso significa que las especies más evolucionadas tienen estructuras muchos más eficientes que las menos evolucionadas?

Aquí hay materia más que suficiente para el debate. Acabo este artículo con dos reflexiones de sendos científicos. El primero es Francis S. Collins, uno de los “padres” del proyecto genoma humano, premio príncipe de Asturias de investigación científica, el otro es William Demski, modelador matemático y uno de los líderes del movimiento DI.

F: Collins en su obra “¿Cómo habla Dios” afirma: “Superficialmente, las objeciones que expone el movimiento el DI contra la evolución darwiniana parecen convincentes, y no es de sorprender que los legos, especialmente aquellos en busca del papel de Dios en el proceso evolutivo, hayan abrazado estos argumentos cálidamente. Pero si la lógica realmente tuviera méritos en terrenos científicos, uno esperaría que tropas de biólogos en activo también mostraran interés en perseguir estas ideas, sobre todo porque una cantidad importante de biólogos también son creyentes. Sin embargo, esto no ha sucedido y el DI continúa siendo una actividad marginal con poca credibilidad dentro la comunidad científica dominante”.

William Dembski advierte: “El DI no se debe convertir en una noble mentira para derrotar puntos de vistas que consideramos inaceptables. Más bien, el DI necesita convencernos de su verdad con base en sus méritos científicos”. En otra declaración añade: “Si se pudiera demostrar que sistemas biológicos maravillosamente complejos, elegantes e integrados, como el flagelo bacteriano, se podrían haber formado mediante un proceso gradual darwiniano (y que por tanto, su complejidad específica es una ilusión), entonces el DI sería refutado en sus principios básicos de que no es necesario invocar causas inteligentes indirectas. En este caso la navaja de Occam acabaría con el DI con facilidad”.

Lo triste para Dembski es que si evaluamos la información científica publicada en la actualidad podemos ver que estos datos ya están disponibles, y que los pretendidos espacios que el DI intenta llenar con Dios están siendo llenados con los avances de la ciencia.

Anuncios

Amy Macdonald – This is the life- Live marzo 1, 2009

Posted by Manuel in musica.
Tags: , ,
comments closed

Vídeo oficial

En directo (Live)