jump to navigation

Campamento creacionista marzo 23, 2009

Posted by Manuel in ciencia, creacionismo, educación, escepticismo, evolucion, geología, humor, pseudociencia, religión.
Tags:
trackback

Quien piense que ser creacionista, de esos que hace 7.000 años no existía la Tierra, es aburrido se equivoca. Puede ser divertido gracias a los campamentos creacionistas donde puedas enviar a tus hijos para asegurarte que jamás entrará la ciencia en sus delicadas mentes.

campacuzco

No dice quienes serán los monitores. Pero a juzgar por el anuncio el profesor debe de ser este:

pedro-picapiedra

Anuncios

Comentarios

1. Uranus - marzo 23, 2009

Qué pena que ya ha pasao!. Para llevar a los niños está bien.
El profesor no puede ser ese porque es un cavernícola.

2. Manuel - marzo 23, 2009

Uranus, ¿ese un cavernícola?. Ya ha salido a relucir tu evolucionismo ateo 😀

3. KC - marzo 23, 2009

En fin… debe de ser un humor patológico que no llego a comprender 😀

¿Yabadabadoo?

Saludos.

4. Resker - marzo 23, 2009

En mi opinión es sinceramente digno de admiración, me explico:

Aquellos físicos que han de pensar en más de 4 dimensiones son unas nenazas, el verdadero mérito es explicar la “ciencia” de la creación y creérsela de esta manera tan original.

5. Kyrie Eleison - marzo 23, 2009

Un disparate este campamento pero, ojo!.. resultan más atractivos, innovadores, joviales, que la solemne, desconectada y sobria ciencia muermo (verdadera, pero somnífera)…

Teneis un adversario duro de pelar…

A ver si os van a ganar la batalla por el lado “imaginativo”, jajaja

y vosotros con esas pelucas blancas cursis…

😀

6. Manuel - marzo 23, 2009

Eleison, como se nota que nunca has ido a muestrear. Te aseguro que de muermo tiene poco.

Pero supongo que siempre se puede elegir entre el “circo Price” o una charla de los que excaban en Atapuerca.

Al fin y al cabo hicieron bien en quemar la biblioteca de Alejandría, pedazo de muermos oiga 😉

7. Kyrie Eleison - marzo 23, 2009

¿Muestrear es escarvar con una cuchara en el suelo?

¿Los zoologos no son esos que pasan horas y horas quietos, como estatuas humanas, esperando que llegue el momento en que un guepardo les salte encima y les arranque la cara antes de poder tirar la foto? 😀

Si consiste en esto último conseguir muestras retiro lo dicho… es apasionante. Trepidante.

8. Manuel - marzo 23, 2009

Eleison, ¿cuánto hace que no te das una vuelta por el campo? 😀

Una perogrullada: muestrar es conseguir muestras. Y esas muestras pueden ser muy diversas: estrellas con un telescopio, microbios en la sangre, plantas en un bosque, fósiles en un estrato, jarrones en unas ruínas…. Eso es duro, desde luego más que contar cuentos creacionistas alrededor de un fogata.

Y luego viene la parte dos, el análisis de las muestras. Todo esto exige trabajo y conocimiento; y para los que nos gusta la ciencia también es divertido.

Pero en este mundo hay gente para todo, hay quienes disfutamos con la ciencia, quienes les gusta la pintura, la música, la literatura o quienes hacen circo con la ciencia.

No olvides que hay ciencia más allá del Discovery Chanel 😀

9. Kyrie Eleison - marzo 23, 2009

Vaya hombre, me has derribado el mito, yo que te suponía todo un Tarzán de la selva, y resulta que enfrascas la peluca blanca a la primera de cambio…

A este paso, los tochazonistas veraces sereis desbancados por creacionistas voraces… Cuestión de marketing audiovisual.

😀

Un abrazo, Manuel. Respeto tu profesión. Sólo bromeo.

10. Manuel - marzo 23, 2009

Eleison yo tengo una bula respecto a la peluca blanca gracias a mis canas. Se notaría poco la diferencia.

¿Estabas bromeando?. Qué envidia, los tochazonistas no sabemos hacerlo. Sólo podemos hablar para sentar cátedra 😀 😀

Saludos

11. Kyrie Eleison - marzo 23, 2009

¿Se supone que era un chiste?

😀

12. sbach2k - marzo 24, 2009

Y yo ni enterado, viviendo a 40 minutos del lugar!! Siento verguenza ajena… me hubiera gustado asistir para sabotearlos… educadamente, claro.

Por favor, Cusco es con S no con Z.

13. Kyrie Eleison - marzo 24, 2009

¿Fonéticamente será, no?

Pero siempre lo he visto escrito con Z.

Saludos.

14. J.M.Hernández - marzo 24, 2009

Hombre, algo de razón le doy a Eleison, la verdad es que montar 100 berleses con muestras de tierra es un coñazo, y no te digo luego limpiarlos…

No recuerdo quien decía que la ciencia es un 10% de inspiración y un 90% de transpiración.

Saludos.

15. sbach2k - marzo 24, 2009

J.M., si no me equivoco fue Einstein quién lo dijo.

Kyrie

La RAE define Cuzco como perro pequeño.

El nombre correcto en todos los casos, como ciudad histórica, como capital de la región, y como nombre de una de las regiones del Perú, es CUSCO con S. Aunque en Wikipedia existe una discusión al respecto, dado que la z no existe como tal en la fonología andina, lo natural es que se escriba con S.

saludos

16. Eleison - marzo 24, 2009

sbach2k:

Puede ser.

Por cierto, ahí va una lista algo fiable de cracionistas y no creacionistas:

Iglesia Apostólica Católica y Romana:Evolucionistas
Iglesia Pentecostal:Creacionistas
Iglesia Mormona (excepto en la U. Brigham Young):Creacionistas
Iglesia ortodoxa Rusa, Rumana, Griega:No se inmiscuye en el tema.
Iglesia Adventista del Séptimo día:Creacionistas
Musulmanes Chiítas, Sunitas:Creacionistas
Judíos, conservadores, ortodoxos, reformados: Evolucionistas
jasídicos:Creacionistas
Amish, Cuáqueros, Menonitas:Creacionistas
unitarios:Evolucionistas
Anglicanos:Evolucionistas
Wesleyanos:¿?
Luteranos:Evolucionistas
Calvinistas: ¿?
Iglesia Metodista:Creacionistas
Taoístas:¿?
Sintoístas: ¿?
Budistas: ¿?
Santería:¿?
Confusionismo:¿?
Lamaísmo: ¿?
Krishnas:Creacionistas
Bahái: ¿?
Testigos de Jehová (exceptos los disidentes):Creacionistas
Iglesia Bautistas (excepto los progresistas):Creacionistas
Hinduismo: ¿?
Cientología: ¿?
Secta Moon: ¿?
Ciencia Cristiana: ¿?
Cristodelfianos: ¿?
Evangélicos Varios:Creacionistas
Asociación de Judíos Mesiánicos: Creacionistas
Iglesia Israelita del nuevo pacto: Creacionistas
Gnósis:Evolucionistas
Masones: Evolucionistas

17. Manuel - marzo 24, 2009

Eleison
Te doy uno para el listado:
Calvinistas: Creacionistas

Y de todas estas, ¿cuántas son consideradas sectas?

Saludos

18. Eleison - marzo 24, 2009

¿Cuántas cobran diezmo?

Esas seguro…

19. Manuel - marzo 24, 2009

Los budistas también son evolucionistas.

De todas formas supongo Eleison, que estás usando el término creacionista como sinónimo de literalista de su libro sagrado, ¿no?. Me imagino que todos los creyentes colocan a su dios en un punto de la creación, aunque luego no coincidan en los derroteros que tomó esa creación.

Los musulmanes creacionistas por ejemplo creen que la Tierra es muy antigua, en eso no tienen problemas con la ciencia. Pero no les hables de evolución.

20. Kyrie Eleison - marzo 24, 2009

sbach2:

La forma gráfica de se mantuvo como predominante hasta mediados del siglo XX, cuando en la misma ciudad del Cuzco, por propuesta del Instituto Americano de Arte, con apoyo de la Academia Mayor de la Lengua Quechua, el 12 de marzo de 1971 la Municipalidad cuzqueña emitió una Orenanza donde cambió la forma oficial del ayuntamiento por el de , proscribiendo la forma anterior. Este cambió produjo que en los textos oficiales se prefiriera la nueva escritura a la antigua. Posteriormente, el 23 de junio de 1990, el Consejo Municipal del Cusco aprueba un nuevo dispositivo, el acuerdo municipal n° 078, por el cual se dispuso: “Instituir el uso del nombre Qosqo, en sustitución del vocablo Cusco, en todos los documentos del Gobierno Municipal del Cusco.”

21. Kyrie Eleison - marzo 24, 2009

Manuel:

Encontré la lista por ahí, y la dejé aquí para poder verla y completarla si cabe…

Sí, supongo que trata sobre las diferentes posturas según sus propias literaturas religiosas.

Destaco el hecho de que ni la iglesia católica, ni la ortodoxa, entienden el AT de manera literal (Agustín de Hipona trata bien el tema en Occidente, y Orígenes en orient, a parte de otros).

Para el catolicismo romano y la ortodoxia, una cosa es la creación del cuerpo y otra la creación del hombre celeste.

No obstante, la iglesia ortodoxa no se declara evolucionista, como hace la romana, sino que no se mete en el tema. Supongo que para querer remarcar su caracter de entidad “ajena a este mundo”. Si se les pregunta sobre el origen celeste pueden estar horas hablando del tema, pero sobre la historia mundana marcan una metafísica distancia que les hace no tomar partido ni por evolucionistas ni por creacionistas. Al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios.

22. Kyrie Eleison - marzo 24, 2009

O or decirlo de otra manera:
¿Debe una religión posicionarse sobre estos temas?
¿Para qué?

23. Manuel - marzo 24, 2009

Eleison, esa es una buena pregunta. Pero desde la perspectiva de un creacionista YEC no sólo se posicionan, sino que manifiestan una elevada hostilidad hacia la evolución (y otros muchos aspectos de la ciencia). Hasta el punto de querer desterrarla de las escuelas y sólo enseñar su visión del AT en las mismas. ¿No te suena eso a teocracia?. ¿Has visto el artículo de hoy sobre el ministro canadiense?. Tacita a tacita….

Saludos

24. JACS - marzo 24, 2009

Esa lista sería más ilustrativa si se acompañara con una medida del grado de fanatismo/odio a la ciencia de cada iglesia/secta/creencia. Yo propongo un método para medir el grado de fanatismo: colocar el libro “El origen de las especies” delante del creyente y medir su reacción (tiempo que tarda en destrozar el libro, número de palabras ofensivas pronunciadas, cantidad de espuma en la boca, etc). Creo que voy a hacerlo y luego publicar los resultados en Nature.

Saludos

25. Eleison - marzo 24, 2009

MAnuel:

Lutero dió un peligroso giro, al declarar que debía interpretarse el AT de manera literal, rompiendo con la tradición alegórica de ortodoxos y católico-romanos.

He ahí el origen de tus pesadillas, estimado amigo, todo arranca de esa “metedura de pata” (en mi opinión) que Lutero tuvo un buen día.

Sin ese suceso, no habría creacionismo como tal…

26. Eleison - marzo 24, 2009

Jacs:

Y yo podría realizar idéntico experimento pero con la Biblia y a la comunidad científica, para comparar el grado de endemoniamiento de los científicos y estudiantes según sus diversas disciplinas y corrientes particulares intradisciplinares.

El peso de espuma y de vómito verde determinarán el grado comparativo de posesión demoníaca.

27. Eleison - marzo 24, 2009

Manuel:

Los científicos estais poco acostumbrados a plantar cara en terreno ajeno y os ceñís demasiado al propio. El debate con los creacionistas siempre lo realizais en campo propuio, y ya es hora de combatirles bien, en su campo.

Deconstruid a Lutero!

Derribadles por la base. Si cae el pilar cae todo.

28. Eleison - marzo 24, 2009

Es la interpretación literal del AT lo que teneis que deconstruir. Si eso cae, cae el creacionismo.

El enemigo es la literalidad en el AT (si es que puede existir literalidad alguna, yo diría que no, pero esa es otra cuestión…).

29. JACS - marzo 24, 2009

Pero Eleison, estamos hablando de creencias, y aquí los únicos que tienen creencias son, por eso se llaman así, los creyentes.

Vómito verde? … se me había olvidado ponerlo, je,je.

Saludos

30. Eleison - marzo 24, 2009

Ojo, no todo el cracionismo.

“Además de este tipo de creacionismo antievolución, existe el creacionismo pro-evolución expresado en el creacionismo evolutivo y en una postura filosófica llamada evolución teísta; el creacionismo pro-evolución cree en la existencia de un creador y un propósito, pero sí acepta que los seres vivos se han formado a través de un proceso de evolución natural. Esta forma de creacionismo no interfiere con la práctica de la ciencia, ni es presentada como una alternativa al neodarwinismo, sino como un complemento filosófico o religioso a la teoría de la evolución” (wiki)

Yo me siento identificado con el creacionismo evolucionista. Pero no es lo que se entiende en este blog por creacionismo.

31. JACS - marzo 24, 2009

Oye, Eleison, que si nos “cargamos” a Lutero luego vamos a por un Patriarca, ja, ja, ja, ja, no nos des ideas.

32. Eleison - marzo 24, 2009

Jacs:

Tú tambien crees en la res extensa, y esta es indemostrable.

Creyentes todos…creo.

😀

33. JACS - marzo 24, 2009

Una pregunta, Eleison: ¿no pudo salir vuestro dios después del big bang?

34. JACS - marzo 24, 2009

“Tú tambien crees en la res extensa, y esta es indemostrable.”

No, no, yo no creo, es lo más probable que exista, pero lo mío no es creencia.

35. Eleison - marzo 24, 2009

No.

No sería un Dios. Tendría límite, al menos por un lado.

36. Eleison - marzo 24, 2009

JAcs:

Dices: “pero lo mío no es creencia”.

Toma, ni lo mío. La ortodoxia es “experiencia”.

37. JACS - marzo 24, 2009

¿Y no podeis creer en un dios así?

38. JACS - marzo 24, 2009

Es que lo quereis todo, macho!

39. Eleison - marzo 24, 2009

Si es que la palabra Dios no sería adecuada…

Ese es el problema, la definición.

40. JACS - marzo 24, 2009

Pero tu experiencia va entrecomillada, luego no la consideras verdadera.

41. Eleison - marzo 24, 2009

Eso que dices equivaldría a creer en un marciano.

Lo mismito…!

42. Eleison - marzo 24, 2009

La he entrecomillado para oponerla a “creencia”

43. JACS - marzo 24, 2009

“Ese es el problema, la definición.”

Pero un verdadero dios no necesitaria definición, ¿no?

44. Eleison - marzo 24, 2009

Oye, leiste mi historia o te la perdiste?

😀

Dices: “Pero un verdadero dios no necesitaria definición, ¿no?”.

No, y suponerle ese origen le define.

45. JACS - marzo 24, 2009

Me la perdí, estaba muy ocupado.

¿Y un dios “marciano” no podría crear todas las “criaturas”? Si sobrevive al big bang debe ser capaz de todo.

46. Eleison - marzo 24, 2009

Él mismo sería una creatura, ¿no?

Fromaría parte del proceso evolutivo, no seria Dios, sino como las demás creaturas.

47. JACS - marzo 24, 2009

No, no, sería una criatura por ser físico, pero estaría fuera del proceso evolutivo. ¿Por qué sólo un dios (omnipotente bla bla bla) puede crear todas las criaturas?

48. Manuel - marzo 24, 2009

No Eleison, yo no me voy a poner a hacer teología porque no es mi campo ni tengo conocimientos. No quiero caer en lo mismo que critico. Que ellos hagan teología, y la enseñen en las iglesias o en clase de religión (donde exista) y dejen en paz a la ciencia. La ciencia no está cerrada para nadie, pero tiene que respetar sus reglas, si no la transforman en pseudociencia. Yo no quiero hacer pseudoteología.

49. Kyrie Eleison - marzo 24, 2009

Jacs:

Dices: “¿Por qué sólo un dios (omnipotente bla bla bla) puede crear todas las criaturas?”

¿Por qué no iba a poder?

Manuel:
Lástima… jejeje.

Los creacionistas se están metiendo en todas partes. Están afectando a diferentes iglesias ortodoxas. Serbia va para allí. La postura rusa es ambigua. La griega no se pronuncia.

Nos están contaminando!!!

¿Cómo se llamaba aquel científico ortodoxo evolucionista que mencionaste un día?

50. sbach2k - marzo 25, 2009

Eleison, sólo por curiosidad me gustaría conocer tu experiencia, no alcancé a leerla cuando estuvo por unos minutos en tu blog, si fueras tan amable…

gracias.

mi correo es igual a mi nick, en hot…

51. Eleison - marzo 25, 2009

Ok. Pero no la divulgues ni publiques en ningún blog. Confío en tu discreción. Pero insisto que tras leerla, no pasarás a creer tú necesariamente (ojalá), sino que entenderás o verás lógico que yo crea.

52. Manuel - marzo 25, 2009

Eleison dices: Los creacionistas se están metiendo en todas partes. Están afectando a diferentes iglesias ortodoxas.

Completamente de acuerdo. Ya he comentado muchas veces aquí que los creacionistas hacen tanto daño a la ciencia como a la religión. Quizás ahí los que dominais la teología tengais algo que decirles 😉

Saludos

53. Eleison - marzo 25, 2009

La objeción básica de los católico-romanos todavía sirve: el creacionismo supone un “mal diseño” y por tanto un Dios que diseña mal no puede ser Dios.

En esto, los católico romanos son ejemplares, porque funcionan como un bloque en el que todos sostienen lo mismo. En la ortodoxia, cabe todo, la opinión católica (antes muy extendida en la ortodoxia) y la opinión paleta (la ortodoxia se está llenando de paletos, es cierto).

Están aquí (poltergeist)!

Socorro!!!

54. Steve - marzo 25, 2009

joder!!! tenia que haber cambiado la visita a London por este campamento! incluso hubiera sido mas divertido!!! (siempre y cuando estuviera acompañado de Los Morancos)

55. sbach2k - marzo 25, 2009

Eleison : sobre tu ‘experiencia’ … Sin comentarios.

saludos.

56. Eleison - marzo 25, 2009

Silencio aprobador o censurador?

57. Eleison - marzo 25, 2009

Perdón por la extensión del siguiente fragmento. Si se prefiere borrar, borradlo (haceos una copia antes!!)

–¿Cómo entonces, pregunté al Padre Serafín, podría reconocer en mí la presencia de la gracia del Espíritu Santo? –Es muy simple, respondió él. Dios dijo: “Todo es simple para quien adquiere la Sabiduría” (Pr. 14,6). Nuestra desgracia es no buscar aquella Sabiduría que, por no ser de este mundo, no es presuntuosa. Plena de amor por Dios y por el prójimo, ella forma al hombre para su salvación. Hablando de esta Sabiduría el Señor dijo: “Dios quiere que todos se salven y alcancen la Sabiduría de la verdad” (1 Tim. 2,41). El dijo a sus Apóstoles, que carecían de esa sabiduría: “¡Cuanta sabiduría os falta! ¿No habéis leído las Escrituras?” (Lc. 24,25-27). Y el Evangelio dijo que El “les abrió la inteligencia, a fin de que pudieran comprender las Escrituras.” Habiendo adquirido esta Sabiduría, los Apóstoles sabían siempre si el Espíritu de Dios estaba en ellos o no, y colmados de este Espíritu, afirmaban que su obra era santa y agradable a Dios. Es por eso, que en sus Epístolas, ellos podían escribir: ” El agradó al Espíritu Santo y a nosotros …” (Ac. 15,28) y estaban persuadidos de que era Su presencia sensible, que enviaba sus mensajes. ¿Entonces, amigo de Dios, veis como es simple? Yo respondí: –Sin embargo, no comprendo cómo puedo estar absolutamente seguro de encontrarme en el Espíritu santo ¿Cómo puedo descubrir en mí mismo Su manifestación? El Padre Serafín respondió: –Ya os dije que era muy simple y os expliqué en detalle cómo se encontraban los hombres en el Espíritu Santo y cómo era necesario comprender Su manifestación en nosotros. ¿Qué os falta aún? La Luz no creada Entonces el Padre Serafín me tomó por los hombros y apretándolos muy fuerte dijo: – Los dos estamos, tú y yo, en la plenitud del Espíritu Santo. ¿Por qué no me miras? – No puedo, Padre, miraros. Rayos brotan de vuestros ojos. Vuestro rostro se tornó más luminoso que el sol. Tengo mal los ojos. El Padre Serafín dijo: No tengáis temor, amigo de Dios. También vos os habéis tornado luminoso como yo. También estáis presente en la plenitud del Espíritu Santo, de otro tundo no habríais podido verme. Inclinando su cabeza hacia mi, él me dijo al oído: Agradezcamos al Señor el habernos acordado esta gracia indecible, por la cual, como habéis visto, ni siquiera hice la señal de la cruz, sino, apenas oré, con mi pensamiento en el corazón: “Señor, hacedme digno de ver claramente, con los ojos de la carne, el descenso del Espíritu Santo, como Tus servidores selectos, cuando Te dignas aparecer ante ellos en la magnificencia de Tu gloria.” E inmediatamente Dios acogió la humilde plegaria del miserable Serafín. ¿Cómo no agradecerle por este extraordinario don que nos acuerda a los dos? No siempre Dios manifiesta de este modo Su gracia a los grandes eremitas. Como una madre amante, esta gracia consuela vuestro corazón afligido, ante la plegaria de la misma Madre de Dios. ¿Pero por qué no me miráis a los ojos? Osad mirarme sin temor, Dios está con nosotros. Después de esas palabras, alcé mis ojos hacia él y, nuevamente, un gran temor se apoderó de mi. Imaginaos el rostro de un hombre que os habla envuelto por los rayos del sol del mediodía. Veis el movimiento de sus labios, la expresión cambiante de sus ojos, escucháis el sonido de su voz, sentís la presión de sus manos sobre vuestros hombros, pero al mismo tiempo no percibís sus manos, ni su cuerpo ni el vuestro, nada más que una brillante luz que se propaga alrededor, a una distancia de muchos metros, aclarando la nieve que recubre la pradera y cae sobre el gran staretz y sobre mí mismo. – ¿Qué sentís ahora? preguntó el Padre Serafín. – Me siento extraordinariamente bien. – ¿Cómo “bien”? ¿Qué queréis decir por “bien”? – Mi alma está llena de silencio y paz inexpresables. – Esta es, amigo de Dios, la paz de la que el Señor hablaba cuando decía a sus discípulos “Os doy mi paz, que no es la de este mundo… Si fuerais de este mundo, este mundo os amaría. Pero os he elegido y el mundo os odia. Sin embargo estad sin temor ya que yo vencí al mundo (Jn. 14,27; 15,19 y33). A estos hombres, elegidos por Dios pero odiados por el mundo, El les dio la paz que sentís en el presente, “esta paz, dijo el Apóstol, que supera todo entendimiento” (F. 4,7). El Apóstol la llama así porque ninguna palabra puede expresar el bienestar espiritual que siente aquel corazón donde el Señor implantó Su paz (Jn. 14,27). Fruto de la generosidad de Cristo y no de este mundo, ningún bienestar terrenal puede darla. Enviada desde lo alto por Dios mismo, ella es la Paz de Dios… Y ahora, ¿qué sentís? – Una dulzura extraordinaria. – Es la dulzura de la que hablan las Escrituras. “Ellos beberán el brebaje de Tu casa y Tú los saciarás con los torrentes de Tu dulzura” (Sal. 36/35,9). Ella desborda nuestro corazón, se derrama en nuestras venas, procura una sensación de delicia inexpresable… ¿Qué sentís, ahora? – Un goce extraordinario en todo mi corazón. – Cuando el Espíritu Santo desciende sobre el hombre con la plenitud de Sus dones, el alma humana se llena de un goce indescriptible, el Espíritu Santo recrea en el goce todo lo que toca. De este goce habló el Señor en el Evangelio cuando dijo: “Una mujer que pare está en dolor, habiendo llegado su hora. Pero poniendo un niño en el mundo, ella no se acuerda más del dolor, tan grande es su goce. También vos habréis de sufrir en este mundo, pero cuando os visite, vuestros corazones estarán en el goce, nadie os lo podrá arrebatar” (Jn. 16,21-22). Por más grande y consolador que sea, el goce que sentís en este momento, no tiene comparación con aquel del cual el Señor dijo, por intermedio de Su Apóstol: “El goce que Dios reserva a los que lo aman, está más allá de todo lo que puede verse, escucharse y sentirse a través del corazón del hombre en este mundo” (1 Cor. 2,9). Lo que se nos acordó en el presente no es más que una cantidad a cuenta de este goce supremo. Y sí, desde ahora, sentimos dulzura, júbilo y bienestar, ¿qué decir de ese otro goce que nos está reservado en el cielo, después de haber llorado aquí abajo? Ahora, amigo de Dios, nos toca obrar con todas nuestras fuerzas para subir de gloria en gloria y “constituir ese Hombre perfecto, en la fuerza de la edad, que realiza la plenitud de Cristo” (Ef. 4,13). “A los que esperan en el Señor, les nacen alas como a las águilas, caminan sin cansancio y corren sin fatiga; ellos renuevan sus fuerzas. (Lc. 40, 31). “Ellos marcharán de altura en altura y Dios se les aparecerá en Sión” (Sal. 84/83, 8). Entonces nuestro goce actual, pequeño y breve, se manifestará en toda su plenitud y nadie podrá arrebatárnoslo, llenos como estaremos de indecibles voluptuosidades celestiales… ¿Aún sentís algo, amigo de Dios? – Un calor extraordinario – ¿Cómo, un calor? ¿No estamos en el bosque, en pleno invierno? La nieve está bajo nuestros pies, estamos casi cubiertos por ella y continúa cayendo… ¿De qué calor se trata? – De un calor comparable al de un baño de vapor. – ¿Y el olor es como el del baño? – ¡Oh no! Nada sobre la tierra puede compararse a este perfume. Recuerdo que, cuando mi madre vivía, yo amaba danzar; y siempre que iba a los bailes, ella me rociaba con perfumes que compraba en los mejores negocios de Kazán. Pero su aroma no era comparable al que ahora percibo. – El Padre Serafín sonrió. – Lo sé, mi amigo, tan bien como vos, y es por eso que os lo pregunto. Es verdad –ningún perfume terrenal puede compararse al lindo olor que respiramos en este momento– el buen olor del Espíritu Santo. ¿Qué puede ser semejante a él sobre la tierra? Dijisteis hace un instante que hacía calor, como en el baño. Pero mirad, la nieve que nos cubre, a vos y a mi, no se derrite, así como la que está bajo nuestros pies. Entonces, el calor no está en el aire sino en nuestro interior. Este calor es el que pedimos al Espíritu Santo en la plegaria: “¡Que tu Espíritu Santo nos caliente!” Este calor permitía a los eremitas, hombres y mujeres, no temer al invierno, envueltos como estaban, en un tapado de piel, en una vestimenta tejida por el Espíritu Santo. Así debería ser en realidad la gracia divina habitando en lo más profundo de nuestro ser, en nuestro corazón. El Señor dijo: “El Reino de los Cielos está en vuestro interior” (Lc 17,21). Por Reino de los Cielos, El entiende la gracia del Espíritu Santo. Este Reino de Dios ahora está en nosotros. El Espíritu Santo nos ilumina y nos abriga. El impregna el ambiente de variados perfumes, regocija nuestros sentidos y baña nuestros corazones de un gozo indecible. Nuestro estado actual es semejante a aquel del que dijo el Apóstol Pablo: “El Reino de Dios , no es el comer y el beber, sino la justicia, la paz y el goce, por el Espíritu Santo” (Rom. 14,17). Nuestra fe no se basa sobre palabras de sabiduría terrenal, sino sobre la manifestación del poder del Espíritu. Este es el estado en el que vivimos actualmente y que el Señor tenía en vista cuando decía: “Os lo digo en verdad, algunos de los que están aquí presentes no morirán hasta que no hayan visto el Reino de Dios llegar con poder” (Mc. 9,1). He aquí, amigo de Dios, el goce incomparable que el Señor se dignó en recordarnos: estar “en la plenitud del Espíritu Santo.” Esto es lo que entendió San Macario el Egipcio cuando escribió: “Yo mismo estuve en la plenitud del Espíritu Santo.” Humildes como somos, el Señor también nos llenó de la plenitud de Su Espíritu. Me parece que a partir de ahora no tendréis que interrogarme más sobre la manera en que se manifiesta en el hombre la presencia de la gracia del Espíritu Santo. ¿Permanecerá esta manifestación grabada para siempre en vuestra memoria? – No sé, Padre, si Dios me hará digno de recordarla siempre, con tanta nitidez como ahora. Difusión del mensaje – Y yo, respondió el staretz, estimo que, al contrario, Dios os ayudará a guardar todas estas cosas para siempre en vuestra memoria. De otro modo no habría sido tocado tan rápidamente por la humilde plegaria del miserable Serafín y no habría acogido tan rápido su deseo. Además, no es a vos a quien se le otorgó ver la manifestación de esta gracia, sino por vuestro intermedio al mundo entero. Tened la seguridad de que seréis útil a otros. Monje y laico En cuanto a nuestro diferentes estados de monje y de laico, no os inquietéis. Dios busca, ante todo, un corazón lleno de fe, en El y en su único Hijo, el cual envía desde lo alto, como respuesta, la gracia del Espíritu Santo. El Señor busca un corazón lleno de amor por El y por el prójimo: hay allí un trono sobre el cual El ama sentarse y donde aparece en la plenitud de Su gloria. “Hijo, dame tu corazón, y el resto, yo te lo daré aumentado” (Pr. 23,26) El corazón del hombre es capaz de contener el Reino de los Cielos. “Buscad primero el Reino de los Cielos y su Verdad, dijo el Señor a sus discípulos, y el resto os será dado por añadidura, ya que Dios, vuestro Padre, sabe de qué tenéis mayor necesidad” (Mt. 6,33). Legitimidad de los bienes terrenales El Señor no nos reprocha el goce de los bienes terrenales. El dijo que, dada nuestra situación en la tierra, nosotros tenemos necesidad de ellos a fin de dar tranquilidad a nuestras existencias y tornar más cómodo y fácil el camino hacia nuestra patria celestial. Y el Apóstol Pedro estimó que no hay nada mejor en el mundo que la piedad unida a la alegría. La Santa Iglesia ora para que esto se nos dé. Pese al hecho de que las penas, las desgracias y las necesidades sean inseparables de nuestra vida en la tierra, el Señor no quiso jamás que las inquietudes y las miserias constituyan toda la trama. Es por eso que, por boca del Apóstol, El nos recomienda llevar la carga unos de los otros a fin de obedecer a Cristo, quien personalmente nos dio el precepto de amarnos mutuamente. Reconfortados en este amor, la marcha dolorosa sobre el camino estrecho que conduce hacia nuestra patria celestial nos será facilitado. No descendió el Señor del cielo para ser servido, sino para servir y dar Su vida por la redención de una multitud (Mt. 20,28; Mc. 10,45). Actuad de la misma forma, amigo de Dios y, consciente de la gracia de la que habéis sido visiblemente el objeto, comunicadla a todo hombre que desea su salvación. Actividad misional “La mies es mucha” dijo el Señor, “pero los obreros son pocos” (Mt. 9,37-38; Lc. 10,2). Habiendo recibido los dones de la gracia, somos llamados a trabajar cosechando las espigas de la salvación de nuestros prójimos para entrojarlos, numerosos, en el Reino de Dios, a fin de que reporten sus frutos, unos treinta, los otros sesenta y los otros cien. Estemos atentos a fin de no ser condenados con el servidor perezoso que sepultó la mina confiada a él, sino que tratemos de imitar a los servidores fieles que rindieron al Maestro uno, en lugar de dos minas cuatro, y el otro, en lugar de cinco minas diez (Mt. 25,14-30; Lc. 19,12-27). En cuanto a la misericordia divina, no se debe dudar de ella: podéis ver, por vos mismo, que las palabras del Profeta: “Yo no soy un Dios lejano” (Jn. 23,23) se realizaron en nosotros. Poder de la fe Apenas yo, miserable, hice el signo de la cruz, apenas deseé, en mi corazón, que el Señor nos torne dignos de ver Su misericordia en toda su plenitud, inmediatamente El se apresuró en acoger mi deseo. No lo dije para glorificarme ni para mostraros mi importancia y volveros celoso, o para que penséis que es a causa de que soy monje, en tanto que vos sois laico. No, amigo de Dios, no. “El Señor está próximo a los que lo invocan. El Padre ama al Hijo y pone todo en sus manos, siempre que nosotros amemos a nuestro Padre celestial, verdaderamente como hijos.” El Señor escucha igualmente a un monje y a un hombre, a un simple cristiano. Siempre que ambos sean ortodoxos (tengan la verdadera fe), amen a Dios desde del fondo de su corazón y posean una fe “grande como un grano de jenabe” (Mt. 13,31-33, Mc. 4,30-32; Lc. 13,16-19), los dos moverán montañas (Mc. 11,23). “Así es como un solo hombre pone a mil en huida, y cómo dos persiguen a diez mil” (Dt. 32,30). Dijo el mismo Señor: “Todo es posible para aquel que cree” (Mc. 9,23). Y el santo Apóstol Pablo afirmó: “Yo puedo todo con Cristo que me fortifica” (Fil. 4,13). Más maravillosas aún son las palabras del Señor concernientes a los que creen en El: “Aquel que cree en mí hará también las obras que hice, y las hará más grandes, por que yo voy hacia el Padre, y todo lo que pidáis en mi Nombre, lo haré, a fin de que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si vos pedís alguna cosa en mi Nombre, yo la haré” (Jn. 14,12-14). “Y oraré por vosotros a fin de que vuestro goce sea perfecto. Hasta el presente nada habéis pedido en mi Nombre, pedid ahora y recibiréis”(Jn. 16,24). Así es, amigo de Dios. Todo lo que pidáis a Dios, lo obtendréis, siempre que vuestro pedido sea para la gloria de Dios o por el bien de vuestro prójimo. Ya que Dios no separa el bien del prójimo de Su gloria: “Todo lo que hacéis al más pequeño entre vosotros, es a mí a quién lo hacéis” (Mt 25,40). En consecuencia estad seguros de que el Señor acogerá vuestras demandas; siempre que ellas sean hechas por la edificación y la utilidad de vuestro prójimo. Pero, incluso si es para vuestra propia necesidad, fruto o beneficio, que pedís alguna cosa, no tengáis ninguna duda de que Dios os la acordará si hay verdaderamente necesidad, ya que El ama a los que aman. El es bueno para todos. Si su misericordia se extiende, aún a los que no invocan Su Nombre, con mayor razón atenderá a los que le temen. El acogerá todas vuestras demandas. He aquí, amigo de Dios, que hasta ahora os dije y os mostré todo cuanto el Señor y Su Santa Madre quisieron mostraros por intermedio del miserable Serafín; entonces, en paz, y que el Señor y Su Santa Madre sean con vos ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Id en paz. A lo largo de toda la conversación, y desde el momento en que había comenzado a resplandecer su rostro, la postura del Padre Serafín no se había modificado, no había dejado de ser visible la maravillosa luz que irradiaba. Todo esto no dejé de contemplarlo en ningún instante, cosa que estoy dispuesto a certificar bajo juramento.

Conversación con Motovilov. Vida de Serafín de Sarov.

58. Anonima_40 - marzo 26, 2009

puedo decir “hola” ? que me agrada mucho leerlos y que aprendo tremendamente con Uds. y que jamás emitiré opinión porque soy tremendamente ignorante ? si tengo alguna duda al mas puro estilo “ordinary people”, puedo preguntar sin que se rian ?? es decir , que no demuestren la risa ? gracias

cariños desde la patagonia,

59. Eleison - marzo 26, 2009

Tranquila, anónima, yo no tengo ni idea de ciencias naturales, y sigo escribiendo comentarios por aquí… O todavía no se han dado cuenta, o es que son verdaderamente educados!

😀

60. Manuel - marzo 26, 2009

Hola Anonima_40, puedes participar y preguntar lo que te apetezca. No hay que pedir permiso ni pasar exámenes.

Eleison, algo de eso habíamos sospechado 😀

Saludos

61. Cnidus - marzo 26, 2009

Hablando de campamentos, ¿habéis visto Jesus Camp?. Seguro que este es más de lo mismo.

Eleison… entretenida tu intervención. Pues vale, ya tenemos una versión de Dios. Te queda publicar unas 2850 versiones del mismo para poder valorarlas en condiciones Aquí 🙂

62. Manuel - marzo 26, 2009

Si, la película puede ser calificada de tremenda. En el blog de Abeledo hay un artículo sobre la peli. Yo escribí un pequeño comentario mostrando la parte que está relacionada con la enseñanza de ciencias: https://oldearth.wordpress.com/2008/06/24/epc-educacion-para-el-creacionismo/

Saludos


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: