jump to navigation

El nuevo virus de la gripe A/H1N1 pudo estar circulando un tiempo sin ser detectado mayo 25, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, microbiologia, mutaciones.
Tags: , , ,
comments closed

gripe
Un técnico analiza la presencia del virus en un laboratorio de Tailandia (Foto: EFE | Rungroj Yongrit)

El Mundo Digital

Las ocho piezas genéticas que componen el nuevo virus A/H1N1 nunca antes habían coincidido en un mismo patógeno de la gripe, ni en cerdos ni en humanos. El análisis genético de unas 50 muestras sospecha que pudo estar circulando (sobre todo en cerdos) un tiempo sin ser detectado.

Los virus de la gripe son un pequeño puzle en miniatura compuesto por ocho piezas intercambiables. Cuando dos virus de la gripe diferentes coinciden en un mismo organismo (bien sea un humano o un cerdo) pueden llegar a intercambiar algunas de estas piezas y dar como resultado un nuevo patógeno, nunca visto hasta entonces. Esto es lo que ha ocurrido con el A/H1N1 que desde abril trae de cabeza a la Organización Mundial de la Salud y a la comunidad internacional.

La revista ‘Science’ acaba de publicar uno de los primeros análisis genéticos en detalle del nuevo virus, a partir de 50 muestras obtenidas en pacientes tanto de EEUU como de México. En sus conclusiones han participado más de 50 investigadores de los principales laboratorios estadounidenses de investigación, la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos de la capital mexicana.

Y sus resultados demuestran que el virus resultante de una de estas ‘combinaciones’ es totalmente diferente de sus antecesores más cercanos, lo que significa que el nuevo virus de la gripe pudo estar circulando por el mundo durante un largo período de tiempo antes de llegar a ser tan problemático. «Es una constelación de genes totalmente nueva», ha dicho Nacy Cox, una de las autoras, en una rueda de prensa retransmitida por teleconferencia a todo el mundo.

Porque, como explican los especialistas, los intercambios genéticos entre los ocho genes que contiene el virus gripal, a menudo, dan lugar a otro virus sin capacidad infectiva. Sin embargo, en esta ocasión, la combinación ha funcionado.

Seis genes recombinados y dos de cerdos eurasiáticos

Como explica el equipo dirigido por Rebecca Garten, de los Centros de Control de las Enfermedades de EEUU (con sede en Atlanta), seis de los ocho genes del nuevo A/H1N1 tienen su origen en otros virus porcinos recombinados (que a su vez incluyen material genético de cerdos, humanos y aves, debido a esa ‘afición’ del virus de la gripe al intercambio). Los dos genes restantes, por su parte, derivan de un virus de gripe porcina de origen euroasiático; «nunca antes vistos fuera de esta región» como ha precisado Cox a la prensa.

Además, estas conclusiones llevan a los autores a recomendar que se extreme aún más la vigilancia de los virus que circulan entre los cerdos a partir de ahora para evitar que ninguna recombinación de este tipo pase desapercibida. «Conocer el origen del virus nos ayudará a tomar medidas para evitar que reaparezca», ha señalado Cox, antes de insistir en la necesidad de extremar la vigilancia sobre las infecciones de origen animal. «Ambas disciplinas, la de la salud animal y la salud humana, deben estrechar su cooperación», señalaba desde la sede de los CDC.

La combinación de las ocho piezas nunca se había observado hasta ahora en ningún virus de la gripe, ni en los que afectan a los cerdos ni a los humanos («ni en EEUU ni en ningún lugar del mundo»). Según su repaso por la historia de las epidemias de gripe que ha sufrido la humanidad, lo más probable es que los ocho segmentos genéticos tuviesen su origen en las aves, y de allí habrían ido circulando entre los cerdos desde 1918 a 1998.

Alrededor de 1998, un virus porcino clásico, unido a un virus humano (A/H3N2) y a uno aviar de origen americano se recombinaron por primera vez dando lugar a un virus triplemente recombinado que afectó al ganado porcino de América del Norte. Esta combinación también se ha localizado en cerdos asiáticos, e incluso se había identificado también de forma aislada en humanos («aunque sin que se hubiese observado transmisión sostenida entre personas»).

Experimentos en hurones

Otro de los datos importantes que revela el trabajo, es que a pesar de su aparente capacidad para transmitirse entre los humanos, el nuevo A/H1N1 no ha adquirido aún características que lo hagan muy letal para el ser humano. De hecho, de su comparación con otros virus de la gripe estacional, los investigadores han deducido que la hemaglutinina (la proteína que le confiere la letra H al virus y permite que infecte a las células) no está plenamente adaptada al ser humano. Tampoco se han observado otras mutaciones que facilitan el salto de los animales a los humanos y la posterior transmisión de persona a persona.

Los experimentos realizados con hurones demostraron que el sistema inmune de los animales reaccionaba de una manera similar a como lo hacia ante otros virus del tipo A/H1N1, pero totalmente diferente a como reaccionarían ante la gripe estacional (lo que significa, entre otras cosas, que la vacuna estacional no podría proteger contra el nuevo virus). Esta cuestión, reconocen, tendrá importancia entre otras cosas a la hora de diseñar una vacuna candidata contra la nueva gripe.

De hecho, Cox ha precisado que los virus analizados son genéticamente muy homogéneos entre ellos; un hecho que facilitará el diseño de una terapia eficaz para todos los países donde se registren casos.

En este sentido, el Gobierno de EEUU ha anunciado que va a destinar mil millones de dólares para ayudar a las compañías a desarrollar una vacuna contra la gripe A/H1N1.

La secretaria de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, ha informado de que el objetivo de estos fondos será desarrollar este próximo verano los estudios clínicos y la producción a gran escala de dos potenciales ingredientes de las vacunas. «Estas medidas que estamos tomando hoy nos ayudarán a estar preparados cuando se necesite una vacuna», ha añadido Sebelius.

El síndrome de Down revela una clave para combatir el cáncer mayo 25, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, mutaciones.
Tags: , , ,
comments closed

Las personas con síndrome de Down rara vez desarrollan cáncer e investigadores de Estados Unidos han descubierto que tienen copias adicionales de un gen que ayuda a evitar que los tumores se alimenten a sí mismos
Dwon

Los hallazgos podrían conducir al desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer, informaron los expertos en la revista Nature publicada el miércoles. En tanto, nuevos estudios con pacientes con síndrome de Down revelarían más formas de combatir los tumores.

Reuters-Cadena Ser

Científicos de la Universidad de Harvard y otras entidades usaron un nuevo tipo de células madre similares a las embrionarias, llamadas pluripotentes inducidas o iPS. Esas células, creadas a partir de piel común, pueden transformarse y actuar como las poderosas células madre, que son el material maestro del cuerpo.

A través de la utilización de las células iPS de un voluntario con síndrome de Down y de ratones genéticamente modificados para tener una versión de la condición, los expertos detectaron un gen que protege contra los tumores.

Síndrome de Down

El síndrome de Down es la causa genética más común de retraso mental y ocurre en uno de cada 700 nacimientos con vida.

La teoría del síndrome de Down ha sido muy explorada por el doctor Judah Folkman, de Harvard, quien murió el año pasado. Folkman, cuyo nombre figura en el estudio, desarrolló teorías sobre cómo las células tumorales crean vasos sanguíneos para nutrirse a sí mismas en un proceso llamado angiogénesis.

Genes adicionales

Folkman también notó cuán raro es el cáncer, excepto la leucemia, entre los pacientes con síndrome de Down y se preguntaba si los genes explicarían el por qué. Un estudio con casi 18.000 pacientes Down mostró que tenían un 10 por ciento de la tasa esperada de cáncer.

Las personas con este síndrome tienen una tercera copia del cromosoma 21, mientras que la mayoría de los seres humanos tienen dos. La copia adicional les otorga versiones extra de 231 genes. Este gen codifica una proteína que suprime el factor de crecimiento vascular endotelial o VEGF, que es uno de los compuestos necesarios para la angiogénesis.

Los pacientes con síndrome de Down tienen cantidades adicionales de DSCR1, al igual que los ratones genéticamente modificados para tener el trastorno, señalaron los investigadores. Los roedores modificados genéticamente con una copia extra de DSCR1 eran resistentes a los tumores.

El DSCR1 afecta a un compuesto denominado calcineurina, que desde hace tiempo es blanco de la investigación sobre el cáncer.El estudio también brinda tres potenciales blancos para prevenir o tratar el cáncer: la calcineurina y los dos genes que la regulan, el DSCR1 y el DYRK1A, agregaron los expertos.

Las personas que padecen síndrome de Down también son menos propensas a desarrollar enfermedades relacionadas con la angiogénesis, como la retinopatía diabética y la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, «lo que sugiere que la protección del cáncer (…) se debería, en parte, a la supresión de la angiogénesis», señaló el equipo.