jump to navigation

La Tierra puede chocar con Marte… dentro de 5.000 millones de años junio 11, 2009

Posted by Manuel in astronomia, ciencia, divulgación científica.
Tags: , ,
comments closed

No programéis ninguna reunión para dentro de 5000 millones de años, igual no podeis asistir 😀

choque
Representación artística del aproximamiento de Marte hacia la Tierra. |J Vidal-Madjar / NASA

El Mundo Digital

El Sistema Solar parece un modelo de estabilidad. Fenómenos como los eclipses pueden pronosticarse con precisión, y los movimientos de los planetas por sí mismos pueden predecirse con exactitud en los próximos de millones de años. Sin embargo, hay cierto caos, al que se le atribuyen variaciones en las órbitas de los planetas, que podrían producir colisiones entre éstos.

Ahora, científicos de Observatorio de Paris y de la Universidad de California han determinado, de acuerdo con un nuevo estudio numérico, que estas desviaciones pueden literalmente ser incluso más asombrosas.

Así, han determinado cómo la Tierra puede colisionar con Mercurio, Marte o Venus. Y advierten que si bien no hay necesidad de preocuparse (pues en caso de que esa colisión tenga lugar las posibilidades son relativamente pequeñas), no será hasta unos cuantos miles de millones de años.

Anteriormente se realizaron estudios de orbitas planetarias basados en simulaciones estadísticas (ecuaciones promedio para el estudio del movimiento de los planetas). Sin embargo, estas ecuaciones se vuelven defectuosas cuando se considera una colisión planetaria. En el estudio, publicado en el último número de ‘Nature’, Jacques Laskar y Michael Gastineau usaron un modelo no promedio que toma en cuenta la relatividad general de todo el sistema solar en los próximos 5 mil millones de años.

Los científicos revisaron 2501 escenarios de posibles colisiones y encontraron que unos 25 (un uno por ciento) conducían a un trastorno con la órbita de Mercurio, y uno de éstos conducía a una colisión con la Tierra. Las simulaciones indicaron que mercurio, a pesar de su pequeño tamaño, supone un gran riesgo para el orden actual.

En otro escenario, que tendría lugar dentro de 3 mil millones de años, se vio a Marte y a la Tierra orbitar a menos de 794 kilómetros, además de cinco casos en los que Marte podría ser expulsada del sistema solar en los próximos 5 mil millones de años.

Por otra parte, encontraron una colisión entre 2 cuerpos celestes en casi 200 escenarios, de los cuales 48 incluyen a la Tierra.

Simulaciones con ordenador

Los científicos presentaron los resultados de su estudio con una gran cantidad de simulaciones por ordenador. En él se muestra que las órbitas de los planetas terrestres (Mercurio, Venus, Tierra, y Marte) tienen aproximadamente un 99 por ciento de posibilidades de mantener su actual y puntual mecanismo en los próximos 5 mil millones de años.

Las continuas interacciones por atracciones gravitacionales entre planetas degradan sus repetitivos y predecibles movimientos. Con el tiempo, un sistema de órbitas puede volverse más desordenado, de forma que los planetas colisionen con una estrella u otro planeta.

En las últimas décadas los ordenadores han facilitado el conocimiento de los mecanismos celestiales. Las predicciones orbitales obtenidas de la integración numérica de las ecuaciones de movimiento de los planetas pueden de hecho convertirse en caóticas en unos 5 millones de años.

Los ordenadores ahora son lo suficientemente rápidos para poder producir modelos del sistema solar a través de los 5 mil millones de años de vida del Sol. Una de las cuestiones que ha surgido de todo esto, desde un punto de vista dinámico, es que el Sistema Solar es la suma de dos sistemas de planetas. Los gigantes gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano, y Neptuno) constituyen una constelación extremadamente estable, mientras los rocosos planetas terrestres tienen un equilibrio mucho menos sólido.

Anuncios

El colibrí vuela más rápido que un caza para atraer a las hembras junio 11, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, evolucion.
comments closed

colibrí
Imagen de los distintos momentos del vuelo de cortejo del colibrí de Ana | C. Clark

El Mundo Digital

Es común entre los animales desarrollar algún rasgo llamativo para facilitar el cortejo. Pero el colibrí de Ana (Calypte anna) bate todos los récords: lleva su cuerpo al límite de lo físicamente soportable volando a 27,3 metros por segundo. Es, con diferencia, el vertebrado más veloz, y ha adquirido esta extraordinaria capacidad sólo para poder seducir a las hembras.

Christopher Clark, del Museo de Zoología de Vertebrados de la Universidad de California en Berkeley (EEUU), ha llegado a esta conclusión, según informa en ‘Proceedings of the Royal Society B’, tras haber grabado a esta especie de colibrí con cámaras de vídeo tanto convencionales como de alta velocidad.

El vuelo del cortejo del colibrí dibuja una parábola. Consiste en un vuelo en picado hasta cierto punto, en el que el ave vuelve a subir. Según el estudio, al inicio del vuelo el animal coge impulso aleteando, para a continuación plegar sus alas sobre sus costados. Es en este momento cuando alcanza su mayor velocidad, que puntualmente puede exceder la de los cazas militares. Luego vuelve a extender las alas para virar hacia arriba.

Este movimiento, muy practicado entre los pilotos de cazas militares, encierra, en el caso de un ser vivo, grandes sorpresas aerodinámicas. Así, en el momento en que el colibrí extiende sus alas para dirigirse hacia arriba (hacia el sol), experimenta aceleraciones centrípetas diez veces superiores a la aceleración gravitacional. Las aceleraciones centrípetas son indivativas de los cambios en la dirección acusados por una elevación.

Esta aceleración, dice el autor del estudio, es la mayor hasta ahora registrada en vertebrados que estén maniobrando voluntariamente, a excepción de los pilotos de cazas, e implica que el colibrí de Ana, al moverse de forma casi horizontal en el punto de máxima aceleración, soporta, además de su peso corporal, el peso de la elevación. Por lo tanto, los machos se someten a fuerzas casi diez veces mayores a las que experimentarían sólo con la aceleración gravitacional.

Los resultados del estudio “exceden los límites conocidos de las variables relacionadas con el vuelo”, escribe Clark. Al mismo tiempo, a mayor velocidad, mayor es el éxito reproductor, pues mayor es el sonido producido en el aire para captar la atención de la hembra.

Con su estudio, Clark quiere demostrar “la utilidad de las demostraciones en el cortejo para estudiar la locomoción”, con implicaciones tanto para el estudio del comportamiento animal como para la biomecánica.