jump to navigation

Los chimpancés también miran a la cara julio 24, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, divulgación científica, educación, escepticismo, evolucion.
Tags: , , ,
comments closed

chimpancé
Un chimpancé participando en el experimento. | Tomonaga et al.

El Mundo Digital

Los chimpancés se interesan más por las caras que por los plátanos. Ésta es la conclusión a la que han llegado unos científicos japoneses que estudian el comportamiento de estos primates. El estudio aparece publicado en la revista científica Frontiers in Zoology.

En los humanos, los rostros suponen un estímulo visual especial que se procesa de una forma distinta a otros estímulos. «Las caras captan nuestra atención. Hemos demostrado que los chimpancés comparten esta tendencia a fijarse en las caras más que en otros objetos», explica Masaki Tomonaga, de la Universidad de Kyoto (Japón).

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores organizaron un juego cuya recompensa eran unos bocados de sabrosa comida. Los chimpancés tenían la opción de acercarse a una pantalla de ordenador en la que aparecía una imagen seguida de una diana. Si el chimpancé presionaba la diana, recibía un premio.

En una primera serie de experimentos, la imagen aparecía en una parte de la pantalla, seguida de la diana, que podía estar en ese mismo lado o en el opuesto. Según los científicos, los tiempos de reacción de los animales mejoraron cuando la diana apareció justo detrás de la imagen.

A continuación, las imágenes aparecían una junto a otra, y una de ellas era la cara de un chimpancé. Cuando la diana aparecía detrás de la cara, los tiempos de reacción eran mejores que cuando aparecía detrás de otro objeto. Esto mostró que la atención se dirigía claramente hacia el lado de la pantalla en el que aparecía el rostro.

Durante el experimento, los chimpancés mostraron más interés por las caras de sus congéneres que por los plátanos, las flores, las casas o los trenes. Este efecto se redujo cuando los rostros aparecieron invertidos, lo que sugiere que es la posición específicamente correcta de la cara lo que capta la atención.

«Este interés se observó también con rostros humanos, por lo que el efecto no está limitado a caras de su misma especie», añade Tomonaga.