jump to navigation

Stephen Jay Gould y el creacionismo septiembre 25, 2009

Posted by Manuel in ateismo, biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, educación, escepticismo, evolucion, geología, historia de la ciencia, religión.
comments closed

gould
S.J. Gould quizás sea el biólogo evolutivo, junto con Darwin, al que más han tergiversado los llamados “científicos de la creación”. Gould era plenamente consciente de ello y en varios textos trató el tema. Gould, con esa lucidez que le caracterizó, reflejó su visión del movimiento creacionista en un ensayo publicado en su obra “Dientes de gallina y dedos de caballo”

Al igual que en 1925, los creacionistas no plantean su batalla por la religión. Han sido desautorizados por autoridades religiosas de todas las tendencias, ya que desprestigian a la religión tanto como malinterpretan la ciencia. Son, sin duda, una muchedumbre variopinta, pero su núcleo de apoyo práctico está en la derecha evangélica, y el creacionismo no es más que un pretexto o una cuestión subsidiaria en un programa político que desearía prohibir el aborto, eliminar los adelantos sociales y los triunfos políticos de las mujeres, reduciendo el concepto vital de la familia a un paternalismo arcaico, y restituyendo todo el jingoísmo y la desconfianza hacia el conocimiento que preparan a una nación para la demagogia.

Anuncios

La reducible complejidad de las mitocondrias septiembre 25, 2009

Posted by Manuel in biologia, creacionismo, divulgación científica, microbiologia.
Tags: , , , , ,
comments closed

mitocondria
Los defensores del Diseño Inteligente (DI) citan como evidencia de diseño la complejidad de los componentes celulares. Afirman que éstos no pueden haber evolucionado, en tanto en cuanto, no es posible reducirlo en piezas más pequeñas que tengan funcionalidad por ellas mismas. Por tanto, estos componentes son “irreduciblemente” complejos, por lo que forzosamente han debido de ser diseñados intencionadamente por un ente inteligente. Esta es la tesis propuesta por vez primera por Michael Behe en su obra “La caja negra de Darwin.
Sin embargo, desde que esa afirmación fue formulada se han presentado decenas de trabajos con ejemplos en los que la supuesta complejidad irreducible no existe, sino que se puede explicada en términos evolutivos. Entre esos ejemplos se encuentra la evolución del ojo, la del flagelo bacteriano o la del sistema de coagulación sanguínea. De hecho las evidencias en contra ocupan este volumen, tal y como le mostraron a Behe durante el juicio de Dover. Seguir leyendo en AQUÍ