jump to navigation

Cambio climático: imágenes del retroceso de los glaciares desde el espacio septiembre 29, 2009

Posted by Manuel in astronomia, ciencia, divulgación científica, escepticismo, geología, pseudociencia, sociedad.
Tags: , , , , , , , ,
trackback

perito

ABC

Definitivamente, cada vez es más difícil para la Tierra ocultarnos sus secretos. Centenares de satélites equipados con cámaras de alta resolución peinan continuamente el planeta en que vivimos y nos muestran hasta sus rincones más recónditos. He aquí una prueba de ello: algunos de los últimos glaciares, diez, entre los más más bellos y espectaculares que nos quedan, vistos desde el espacio. En la imagen de la izquierda, el Glaciar Grey, en Chile, en una reciente imagen obtenida por los astronautas de la Estación Espacial. Durante los últimos diez años, el glaciar ha perdido más de la mitad de su superficie.

Con movimientos muy lentos, que se aprecian en una escala de siglos, incluso de milenios, los glaciares van modelando el aspecto de la superficie terrestre. Excavan valles, esculpen montañas, inventan lagos… y son, además, uno de los mejores indicadores para comprobar el estado del clima, tanto presente como pasado. De hecho, entre sus hielos quedan continuamente atrapadas burbujas de aire que, al ser recuperadas por los científicos, muestran, como en una instantánea, cómo era el clima hace cientos, miles o decenas de miles de años.

A lo largo de la historia geológica de la Tierra, los glaciares han crecido, fluido, rellenado y vaciado valles, disminuído y hasta desaparecido al ritmo que las cordilleras se levantan y el clima cambia. Hoy, y precisamente a causa de un cambio de clima (esta vez provocado por el hombre), los glaciares están desapareciendo casi de todas partes. En apenas un siglo, la mayor parte de ellos se ha esfumado, dejando de cumplir sus importantes funciones.

He aquí una muestra de diez de los más hermosos que aún nos quedan. Están fotografiados desde el espacio y constituyen, aparte de su belleza espectacular, una valiosa herramienta para la Ciencia.

Glaciar Grey, en Chile

Glaciar Grey, en Chile

Glaciar Bering, Alaska. Es, con sus más de tres mil kilómetros cuadrados de hielo y sus doscientos km de largo, el mayor glaciar de Norteamérica. Y ello a pesar de que durante las últimas décadas no ha hecho más que retroceder y perder metros enteros de espesor. Los geólogos creen que el adelgazamiento de los glaciares de Alaska, como el Bering, está reduciendo mucho la presión sobre los bordes de las placas tectónicas que tienen debajo, lo cual se traduce en un aumento de terremotos en la región.

Glaciar Bering, Alaska. Es, con sus más de tres mil kilómetros cuadrados de hielo y sus doscientos km de largo, el mayor glaciar de Norteamérica. Y ello a pesar de que durante las últimas décadas no ha hecho más que retroceder y perder metros enteros de espesor. Los geólogos creen que el adelgazamiento de los glaciares de Alaska, como el Bering, está reduciendo mucho la presión sobre los bordes de las placas tectónicas que tienen debajo, lo cual se traduce en un aumento de terremotos en la región.

Glaciar Byrd, Antártida. Está muy cerca de la célebre base de McMurdo, y se desplaza rápidamente hacia la plataforma Ross (a la velocidad de casi un km cada año), alimentándola continuamente de hielo. Es uno de los pocos glaciares que aún son capaces de mostrar todo su esplendor.

Glaciar Byrd, Antártida. Está muy cerca de la célebre base de McMurdo, y se desplaza rápidamente hacia la plataforma Ross (a la velocidad de casi un km cada año), alimentándola continuamente de hielo. Es uno de los pocos glaciares que aún son capaces de mostrar todo su esplendor.

Lengua helada de Erebus, Antártida. Debe el nombre a su alargada forma, que se proyecta a lo largo de más de diez km a los pies del monte Erebus, en la Antártida. En verano, cuando el resto del hielo marino se funde, la lengua de hielo sigue flotando en el agua sin derretirse. La continua acción de las olas contra sus lados esculpen sus curiosas formas y excavan cuevas de hielo de gran tamaño.

Lengua helada de Erebus, Antártida. Debe el nombre a su alargada forma, que se proyecta a lo largo de más de diez km a los pies del monte Erebus, en la Antártida. En verano, cuando el resto del hielo marino se funde, la lengua de hielo sigue flotando en el agua sin derretirse. La continua acción de las olas contra sus lados esculpen sus curiosas formas y excavan cuevas de hielo de gran tamaño.

Valle del Oeste, Groenlandia. Esta imagen fue realizada en agosto por el satélite de observación terrestre EO-1, de la NASA. Varios pequeños glaciares parecen desembocar, como los afluentes de un río, en un reseco valle al oeste de Groenlandia, a su vez formado por un gran glaciar en el pasado.

Valle del Oeste, Groenlandia. Esta imagen fue realizada en agosto por el satélite de observación terrestre EO-1, de la NASA. Varios pequeños glaciares parecen desembocar, como los afluentes de un río, en un reseco valle al oeste de Groenlandia, a su vez formado por un gran glaciar en el pasado.

Monte Rainier, Washington. Con sus 4.392 metros de altura, el Rainier es uno de los mayores volcanes de Norteamérica. En su ladera este, alberga el Glaciar Emmons, que también es uno de los mayores del país. El volcán está activo y está considerado como el más pelgroso de los que hay en Estdos Unidos. Su última erupción se produjo en 1840 y si volviera a despertarse, todo el glaciar se fundiría provocando catastróficas inundaciones. La imagen fue tomada por los astronautas a bordo de la Estación Espacial.

Monte Rainier, Washington. Con sus 4.392 metros de altura, el Rainier es uno de los mayores volcanes de Norteamérica. En su ladera este, alberga el Glaciar Emmons, que también es uno de los mayores del país. El volcán está activo y está considerado como el más pelgroso de los que hay en Estdos Unidos. Su última erupción se produjo en 1840 y si volviera a despertarse, todo el glaciar se fundiría provocando catastróficas inundaciones. La imagen fue tomada por los astronautas a bordo de la Estación Espacial.

Glaciar Upsala, Patagonia Argentina.Es el tercer glaciar más grande de la Patagonia, con sus cerca de 500 km de campos de hielo. Sin embargo, su tamaño se reduce rápidamente y las diferencias son apreciables a simple vista al comparar las fotos de un año cualquiera con las obtenidas en años anteriores.

Glaciar Upsala, Patagonia Argentina.Es el tercer glaciar más grande de la Patagonia, con sus cerca de 500 km de campos de hielo. Sin embargo, su tamaño se reduce rápidamente y las diferencias son apreciables a simple vista al comparar las fotos de un año cualquiera con las obtenidas en años anteriores.

Campo de hielo de Ha-Iltzuk, Columbia británica. Se trata de 2.300 km cuadrados de hielo al sur de la Columbia británica, en Canadá. Una vez más, se trata de una imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional. En ella se aprecia cómo las lenguas de hielo rellenan los valles nevados. Desde arriba, parece un gran río alimentdo por varios afluentes.

Campo de hielo de Ha-Iltzuk, Columbia británica. Se trata de 2.300 km cuadrados de hielo al sur de la Columbia británica, en Canadá. Una vez más, se trata de una imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional. En ella se aprecia cómo las lenguas de hielo rellenan los valles nevados. Desde arriba, parece un gran río alimentdo por varios afluentes.

Glaciar Helheim, Groenlandia.Los glaciares permanecen firmes mientras que su espesor se duficiente como para que se agarren al suelo. Pero cuando empiezan a adelgazar se vuelven quebradizos e inestables, empiezan a flotar y se rompen en grandes icebergs. Eso es precisamente lo que le está ocurriendo al Helheim, en Groenlandia. Comparando esta imagen de 2003 con otras de 2001 y 2005, se aprecia cómo el espesor del glaciar se ha ido reduciendo rápidamente. Por desgracia, es el destino de una buena parte de los glaciares que aún quedan en Groenlandia.

Glaciar Helheim, Groenlandia.Los glaciares permanecen firmes mientras que su espesor se duficiente como para que se agarren al suelo. Pero cuando empiezan a adelgazar se vuelven quebradizos e inestables, empiezan a flotar y se rompen en grandes icebergs. Eso es precisamente lo que le está ocurriendo al Helheim, en Groenlandia. Comparando esta imagen de 2003 con otras de 2001 y 2005, se aprecia cómo el espesor del glaciar se ha ido reduciendo rápidamente. Por desgracia, es el destino de una buena parte de los glaciares que aún quedan en Groenlandia.

Glaciar del Oso, Alaska. Para terminar, el espectáculo inigualable de la formación, en directo, de un lago en las estribaciones de un glaciar. Hace algunos años, el lago estaba a varios km de distancia del glaciar, pero en su avance terminó por atraparlo. El color azul turquesa del agua se debe a la aportación de materiales al lago original.

Glaciar del Oso, Alaska. Para terminar, el espectáculo inigualable de la formación, en directo, de un lago en las estribaciones de un glaciar. Hace algunos años, el lago estaba a varios km de distancia del glaciar, pero en su avance terminó por atraparlo. El color azul turquesa del agua se debe a la aportación de materiales al lago original.

Anuncios

Comentarios

1. maria - octubre 25, 2009

esta muy muy muy muy muy muy muy muy muy bien muy interasante .


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: