jump to navigation

¿De dónde viene el literalismo bíblico? enero 12, 2010

Posted by Manuel in ateismo, ciencia, creacionismo, divulgación científica, educación, escepticismo, evolucion, historia de la ciencia, humor, pseudociencia, religión.
Tags: , , ,
trackback

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

Pues seguramente venga de una estrategia tendente a evitar escenas cotidianas como la de la imagen. Ah, esa manía de tomar la Biblia como un libro científico….

Viñeta superior:
– Sagrada Biblia: la palabra perfecta de Dios.
– Libro de Ciencias y Evolución: la opinión falible de los humanos.

Viñeta inferior:
Cuando la gente intenta que ambos libros estén de acuerdo, ¿adivina qué libro es modificado?

Anuncios

Comentarios

1. Jorge Duré - enero 12, 2010

Claro… el humano prefiere modificar algo en lo que no cree a su favor en vez de tratar de comprender eso que no quiere, osea: la biblia.

Manuel - enero 12, 2010

Entonces, ¿nadie cree? Lo digo porque las modificaciones han venido por parte de creyentes. Los no creyentes no precisan modificar nada, con ignorarla tienen bastante.

2. Manuel Abeledo - enero 12, 2010

La biblia es fácil de comprender. Es una recopilación de mitos que algunas tribus nómadas de oriente medio adaptaron de civilizaciones cercanas. Fábulas poco originales en un lenguaje arcaico, vamos.

Lo difícil es hacer ciencia.

3. Dani GL - enero 13, 2010

No veo modificación en la Biblia. Veo aceptación o no aceptación de algo, comprensión de la influencia cultural y científica, y sacando el valor teológico de la Biblia dentro de esa cultura y ciencia de la época en la que fue escrito. La biblia sigue siendo la misma, lo diferente es su interpretación.

Y supongo que las modificaciones a las que apuntáis, son esas. En cambio yo creo que es un logro, también para la fe, el que la interpretación literal se deje en la historia y el pasado.

Manuel - enero 13, 2010

Hola Dani, dices La biblia sigue siendo la misma, lo diferente es su interpretación. Y supongo que las modificaciones a las que apuntáis, son esas.

Efectivamente, sólo deberán hacer esas modificaciones aquellos que pensaban que se puede conocer la geología del planeta a través del Génesis. Hoy sabemos que como libro de geología la Biblia no es el mejor manual. Pero hoy día, ¿queda alguién que afirme lo contrario? 😉

4. Dani GL - enero 13, 2010

Claro que lo hay. Date un paseillo por wordpress, verás unos cuantos.

Manuel - enero 13, 2010

😀 😀
Lo sé Dani, estaba utilizando la ironía. Dejemosles que vivan felices en el siglo XIX.

5. Dani GL - enero 13, 2010

Se que usabas la ironía 😀

respecto a lo del siglo XIX, ya podían irse a aquella época y dejarnos en paz a los que vivimos en el siglo XXI.

Pero recuerda, “la palabra” de “””””Dios””””” no cambia asi que escucharemos la del siglo XIX, siglo X, siglo V y siglo XX antes de Cristo, hoy y para siempre.

6. kikoprieto - enero 17, 2010

Manuel, ciertamente, la Biblia ha sido modificada por quienes dicen ser cristianos, pero en realidad lo que hacen es hacerse un cristianismo a su medida. Quizá no merezcan interés las modificaciones que atañen a “cuestiones límite” entre fe y razón, entre ciencia y religión, pues estas, con un poco de sentido común y compromiso con la realidad, son evidentemente salvables. Me parece más importante el hecho de que sean las partes que en la finalidad propia de la Biblia (espiritual e histórica) hayan sido modificadas, a fin de justificar determinadas opciones teológicas. Tiene mucho que ver el hecho de que los protestantes hayan dinamitado partes de la biblia para justificar demasiadas cosas. De tal forma que en esta causa por la integridad literaria (bíblica) estoy enteramente de acuerdo contigo. Lutero quitó, por ejemplo, la carta de Santiago porque no le venía bien eso de “muestrame tus obras y te diré de tu fe”, porque a él no le interesaba eso de la justicia y la caridad como virtudes humanas, de los hombres.

Sobre lo que dice Dani GL, añadiría dos cosas a la respuesta que das: No solo la Biblia no es un libro de Geología o Biología, sino que un uso indiscriminado de él para tales fines se debe considerar una prostitución del texto Sagrado, es decir, una blasfemia del nombre divino. Y creo que se pierde el tiempo en pretender justificar tal uso mientrás su verdadero uso, para el bien de las almas, no se toma con todas las de la ley. Scott Hahn, ex-ministro presbiteriano americano, converso a la Iglesia Católica, lo explica muy bien el su libro “Roma, dulce hogar”. Que por cierto, recomiendo a todos…

Lets go.


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: