jump to navigation

Yo también quiero una huelga de futbolistas para la ciencia abril 7, 2010

Posted by Manuel in ciencia, divulgación científica, escepticismo, política científica, sociedad.
Tags: , , , , , , , , , ,
trackback

Una noticia está conmocionando el país. No se trata ni de la trama Gurtel, ni del proceso al juez Garzón, ni del aumento del paro: es la huelga de futbolistas que amenaza con un apagón futbolero ¡durante un fin de semana completo! En cierto modo envidio esa huelga. No envidio a los futbolistas de categorías inferiores que llevan meses sin cobrar, no. Eso no causa envidia.

La envidia viene por dos motivos bien diferentes. En primer lugar por la repercusión nacional de la misma. Hace poco hubo en Madrid una manifestación de investigadores científicos que apenas movilizó a 2.000 personas y que fue prácticamente ignorada por muchos medios de comunicación. En segundo lugar porque ayer escuché declaraciones de futbolistas de primera línea, de esos que cobran miles de euros ¡al día! solidarizándose con sus compañeros de categorías inferiores y dispuestos a ir a la huelga. Cómo nos hubiese gustado ver a muchos más científicos de primera línea, esos que publican con excelencia y tienen grandes grupos de investigación, en una manifestación donde el color predominante era el naranja, el de los precarios de categorías inferiores.

Cuando uno busca las razones de por qué ocurren estas cosas quizás haya que tener en cuenta los minutos que los noticieros dedican al fútbol comparado con los que dedica a la ciencia. Y ya va siendo hora de que cada uno asuma su parte de responsabilidad en que esto sea de esta manera.

Anuncios

Comentarios

1. ralvar - abril 8, 2010

Si hablamos de popularidad, el fútbol gana por varios cuerpos, es un juego (el más hermoso del mundo), sus reglas son simples y con una pelota pueden participar varios.
Al ser un deporte popular, los futbolistas,en mayor o menor medida, no pueden aislarse de la gente común, siempre estarán “en contacto”.
Estimo que eso evita que pierdan su “conciencia de clase” (por llamarlo de alguna manera) por más dinero que ganen.
Creo que la palabra clave es “solidaridad” (este tema da para escribir durante meses).
Y con respecto a la responsabilidad, el Estado se lleva la mayor parte, si no hay políticas que no varíen a lo largo del tiempo, independientemente de los gobiernos de turno, como el procurar el desarrollo y mantenimiento de las ciencias básicas, viéndolo como una inversión y no como un gasto, si se carece de dirigentes idóneos, cuyos intereses coincidan con los de la mayoría, honestos y con conocimientos de la cosa pública, ¿qué se le puede pedir al resto de la gente, no?
No hay que ser un profesional universitario en ciencias con 2 ó 3 masters para saber que las ciencias básicas son fundamentales, entre otras cosas, si se quiere un país que merezca ser vivido.
Un político que desconozca esto, o es un ignorante, o sus intereses no son los de la mayoría.

Manuel - abril 8, 2010

Si Ralvar, lo que pasa que cuando ves otras culturas que aprecian la ciencia, aunque sus equipos de fútbol tenga poco potencial, me entra una envidia….. Echar la culpa al Estado es fácil, pero el Estado no son sólo los políticos, somos todos. En democracia a los gobenantes se les elige en las urnas. De ahí la frase “cada país tiene los gobernantes que se merece”, frase acertada en las democracias, no en las dictaduras. Y en ese sentido la manida frase de Kennedy de “no digas lo que el país ha de hacer por tí, sino tú por el país” es más que elocuente de una filosofía de actuación. Comparto el que el Estado debe de saber repartir el dinero que recauda y entender donde está la riqueza, no sólo económica, sino también cultural. Pero, ¿cuántos políticos conoces que miren más allá de sus 4 años de gobierno?. En fin lo dejo que me mosqueo.
Saludos


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: