jump to navigation

“No acierto a entender qué puede alimentar la disidencia sobre el VIH/SIDA, pero aquellas personas con responsabilidades sanitarias, científicas, pedagógicas o informativas deberían ponderar cuidadosamente sus consecuencias” mayo 27, 2010

Posted by Manuel in biologia, divulgación científica, educación, mutaciones.
Tags: , ,
trackback

En este medio hemos tratado repetidas veces aspectos relacionados con el SIDA. Eso ha atraído a un alto número de negacionistas de la enfermedad a defender sus tesis. Hoy contamos con una voz experta en este tema, alguien que trabaja a diario con el virus responsable del SIDA y para el que los enfermos no son un mero entretenimiento de charla, como ocurre con muchos negacionistas, sino una preocupación constante. Su nombre es Javier Martínez Picado y en estos momentos es Profesor de Investigación del programa ICREA en el Instituto de Investigación contra el SIDA (IrsiCaixa) localizado en el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona (provincia de Barcelona, España). Javier Martínez es doctor en biología por la Universidad de Barcelona, donde se especializó en virología. Después realizó una estancia posdoctoral en la Unidad de Enfermedades Infecciosa del Massachussets General Hospital de Boston, donde se especializó en SIDA. A su vuelta a España se incorporó al hospital German Trias i Pujol donde lidera su propio grupo de investigación.

1. Creo que debemos empezar por el principio, ¿qué es exactamente el SIDA y qué lo provoca?

La palabra SIDA corresponde a la abreviación castellana de Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida. Y como su nombre indica, este síndrome se caracteriza por el deterioro de las funciones del sistema inmunitario, hasta el punto en que las personas que lo sufren quedan desprotegidas frente a microorganismos patogénicos (bacterias, virus u hongos que nos pueden hacer enfermar) y procesos cancerígenos que en situaciones normales se verían contrarrestados de forma efectiva por los diferentes mecanismos protectores que integran el complejo sistema inmunitario. Esta alteración inmunitaria es adquirida (no nacemos con ella) y es la consecuencia más dramática de la infección por el VIH-1 (Virus de la Inmunodeficiencia Humana de tipo 1), un retrovirus que destruye de forma selectiva las células responsables de organizar nuestras defensas inmunitarias: los linfocitos T4. El programa para el VIH/SIDA de la ONU estima que en el mundo vivían a finales del 2008 unos 33 millones de personas infectadas por el VIH-1, que murieron 2 millones como consecuencia del SIDA y que casi 3 millones más se infectaron a lo largo del mismo año. El Africa SubSahariana es la zona más afectada: en algunos países hasta 1 de cada 3 personas están infectadas, y la esperanza de vida se ha reducido hasta 20 años como consecuencia directa de la epidemia.
Seguir leyendo AQUÍ

A %d blogueros les gusta esto: