jump to navigation

¡Mierda!, he pisado otra mierda febrero 14, 2010

Posted by Manuel in educación, sociedad.
Tags: , , , , , , , ,
comments closed

Las hay de todos los colores, de todas las formas y de todos los tamaños. Todas ellas tienen en común que están sobre las aceras de nuestras ciudades esperando a que algún ciudadano las pise y las restriegue por la calle o se la lleve a casa en forma de oloroso recuerdo. Una mezcla de incivismo por parte de algunos dueños de perros que se creen que la calle es suya, unido a unos servicios de limpieza que no dan abasto por falta de personal dan como resultado una ciudad llena de excrementos. Y esta situación va en aumento en la ciudad de Madrid; rara es la mañana en la que no haya que ir esquivando defecaciones arrastradas por el pavimento. Eso sí, las tasas que pagamos los habitantes de Madrid siguen escalando año tras año.

España, donde lo provisional se hace eterno: Centro de Salud Las adelfas febrero 6, 2010

Posted by Manuel in sociedad.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,
comments closed

Comparte este artículo:

Aspecto del barracón que se hace pasar por el centro de salud Las adelfas

El 29 de marzo de 2004 se inauguraba el centro de salud “Las adelfas”, localizado en la calle Cerro Negro del distrito de Puente de Vallecas de Madrid. Este ambulatorio en realidad no es más que un gran contenedor metálico con puerta. En él se hacinan cada día sanitarios, empleados y pacientes desde hace ya casi 6 años. Hay que recordar que Puente de Vallecas es una zona densamente poblada, con lo que es fácil imaginar la situación de un centro de salud, que no pasa de ser un barracón, en esas condiciones.

Obras que han parapetado el centro de salud. Pueden observarse las zanjas, las vallas y el complicado acceso al ambulatorio.

Por si esto fuese poco, a esta situación se ha añadido unas obras de un colector que han parapetado al ambulatorio tras una alta valla metálica. Esa obra ha levantado grandes zanjas que dificultan en gran medida andar por esa zona, que para quien no la conozca es ya de por sí inhóspita. Los ambulatorios médicos son frecuentados por ancianos y niños pequeños que han de sufrir un duro trakking para poder llegar hasta la consulta. El paso de camiones de gran tonelaje y la falta de pasos para peatones dificultan tremendamente este cometido. Se rumorea que las personas mayores se despiden de los suyos antes de ir al ambulatorio como aquellos soldados que eran enviados a peligrosas misiones en el frente.

¿Para cuándo un centro de salud en condiciones? Esa es la pregunta que se hacen todos los habitantes de este barrio. Hasta ahora se cumple nuestra más antigua tradición: perpetuar la chapuza como blasón grabado en piedra.

Noticias de prensa relacionadas en:

El Mundo

El País