jump to navigation

Asociación Nacional de Investigadores “Ramón y Cajal”: “Muchos investigadores no tendrán más remedio que emigrar si quieren investigar en condiciones” febrero 24, 2010

Posted by Manuel in biologia, divulgación científica, educación.
Tags: , , , ,
comments closed

El día 6 de marzo los científicos saldremos a la calle a manifestarnos y hacer ver a la sociedad que la Ciencia queda relegada a un segundo plano cuando las cuentas económicas no cuadran. En esta entrevista recogemos las opiniones sobre política científica de una de las asociaciones organizadoras de esa maifestación: los contratados Ramón y Cajal.

Hoy, en exclusiva en La Ciencia y sus Demonios entrevistamos a la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Investigadores “Ramón y Cajal” sobre la situación de la Ciencia en España, el programa Ramón y Cajal y los motivos que van a llevar de nuevo a los científicos de nuestro país a tomar las calles para mostrar sus quejas. Recordad, el próxima 6 de marzo a las 12:00 en la plaza de Colón de Madrid.

¿Cuál es la labor de la ANIRC y cuáles han sido los principales logros que habéis obtenido en el tiempo que esta asociación existe?

La labor de la ANIRC es la de agrupar a todos los investigadores que hayan obtenido un contrato dentro del Programa Nacional RyC en alguna de sus ya nueve convocatorias, y proporcionarles un foro para el intercambio de opiniones. También, forma parte de nuestra labor difundir la actividad científica de sus miembros, y participar en las actividades conducentes a la implantación de un sistema español de investigación y ciencia basado en la calidad y en la evaluación.
Seguir leyendo AQUÍ

Vida patentada febrero 11, 2010

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, escepticismo, historia de la ciencia, mutaciones, política científica, sociedad.
Tags: , , , , , , , , , , ,
comments closed

El equipo legal de ACLU y PubPat, junto a varios expertos, ante el edificio del juzgado. - ACLU

Miguel Ángel Criado- Público

Son nuevos, no son obvios y tienen alguna utilidad. Esas eran las tres condiciones básicas que, según la Oficina de Patentes de EEUU, tenían dos genes humanos relacionados con el cáncer para otorgar la patente a una empresa de genética, hace ya más de una década. Ahora, un juez federal de aquel país está decidiendo si la concesión es inconstitucional porque, como alegan algunos, los productos de la naturaleza no se pueden patentar. Su veredicto puede poner patas arriba una de las ciencias más punteras del mundo, la biotecnología.
La Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, heredera de los movimientos pro derechos civiles de los años sesenta) y la fundación PubPat (una ONG contraria al actual sistema de patentes) presentaron, en representación de diversas organizaciones de médicos, investigadores y mujeres, una demanda contra la concesión de dos patentes sobre los genes BRCA1 y BRCA2 en mayo pasado. Ambos están relacionados con la aparición de varios tipos de cáncer, en especial de mama y de ovarios. El juez federal de Nueva York, Robert Sweet, oyó a las partes la semana pasada antes de decidir si archiva el caso o abre juicio oral.
Seguir leyendo AQUÍ

El creacionismo en los juzgados (1) marzo 5, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, educación, escepticismo, evolucion, historia de la ciencia, política científica, pseudociencia, religión, sociedad.
Tags: , , ,
comments closed

En el año 1981 se aprobaba en Arkansas la Ley 590, que exigía un tratamiento equitativo de la ciencia de la creación y de la ciencia de la evolución en los colegios públicos.

La constitucionalidad de la Ley 590 se puso en tela de juicio el 27 de mayo de 1981 cuando el el reverendo Bill McLean y otras personas presentaron una demanda. El caso “Malean contra Arkansas” llegó a los tribunales de Little Rock el 7 de diciembre de 1981. Los litigantes eran, de un lado, la ciencia establecida, la religión académica y los profesores liberales (respaldados por la American Civil Liberties Union), y de otro, la Junta de Educación de Arkansas y diversos creacionistas . El juez federal William R. Overton , de Arkansas, dictaminó contra el estado con el siguiente argumento: en primer lugar, la ciencia de la creación transmite “una inconfundible religiosidad” y es, por tanto, inconstitucional.

Todos los teólogos que han testificado-explicó Overton-, incluidos los testigos de la defensa, han manifestado la opinión de que la declaración se refiere a una creación sobrenatural que Dios llevó a

.

En segundo lugar, los creacionistas habían recurrido a un presunto “idealismo” que “asume sólo dos explicaciones para los orígenes de la vida y de la existencia del hombre, las plantas y los animales. O bien fue obra del creador o bien no lo fue”. Con este argumento del “esto o lo otro”, los creacionistas afirman que

cualquier prueba que no apoye la teoría de la evolución, apoya, necesariamente, el creacionismo

;pero como el juez aclaró: Aunque el tema del origen de la vida corresponde a la biología, la comunidad científica no considera que el origen de la vida sea parte de la teoría evolutiva. Además señaló: “La evolución no presupone la ausencia de un creador o de Dios (..)”. Por último, el juez Overton recogía los argumentos de testigos expertos (como Stephen Jay Gould, Francisco Ayala y Michael Ruse) en el sentido de que la ciencia de la creación no es una ciencia, porque la empresa científica suele definirse asi: “Ciencia es lo que “acepta la comunidad científica” y “lo que hacen los científicos”. A continuación escuchó las características esenciales de la ciencia, según las perfilaron algunos testigos expertos:

(1) se guía por la ley natural; (2) tiene que explicarse por medio de la ley natural; (3) es comprobable en el medio empírico; (4) sus conclusiones se pueden poner a prueba (…); y (5) cumple con el principio de falsabilidad

.

El juez concluía su argumentación así: La ciencia de la creación (…) no responde a estas características básicas y señalaba “El conocimiento no necesita del visto bueno de la legislación para convertirse en ciencia”. (1985; pp. 280-283).