jump to navigation

Un neandertal bajo las aguas del Mar del Norte junio 18, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , ,
comments closed

neander
Recreación del cráneo del neandertal del Mar del Norte. / Instituto Max Planck de Alemania.

El Mundo Digital

Las gélidas aguas del Mar del Norte esconden restos de neandertales de hace entre 30.000 y 60.000 años. El fósil de un fragmento del cráneo de un individuo, adulto joven, de esta especie extinta ha revelado que los huesos humanos también se conservan sumergidos durante decenas de miles de años y guardan secretos que pueden ayudar a conocer cómo se movieron nuestros parientes.

El hallazgo tuvo lugar en la costa holandesa en un área conocida como Zeeland Ridges. En la Edad de Hielo, hace unos 500.000 años, ésta era una zona seca, con ríos, valles y lagos, en la que habitaban grandes manadas de mamuts lanudos, rinocerontes lanudos, renos y caballos.

De hecho, el fósil fue localizado entre restos de otros animales y utensilios, como hachas de piedra de hace unos 60.000 años, cuando se dragaba el fondo a unos 15 kilómetros de la costa holandesa. Se trata de un fragmento de la parte frontal y suprarorbital del cráneo, un hueso muy fácil de identificar de los neandertales.

El profesor Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Alemania, fue el encargado de confirmar que se trataba de un neandertal.El análisis de los isótopos químicos ha revelado también que se trataba de un carnívoro total. Lo que no se ha podido hacer es la datación con carbono del fósil, dado que para ello se debe preservar el colágeno y, según Hublin, había demasiado poco en el hueso.

Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres, que ha participado en este trabajo, está convencido de que en las profundidades del Mar del Norte hay un tesoro del pasado, «y sería maravilloso poder tener la tecnología para ir a buscarlo».

Noé, el primer paleontólogo junio 3, 2009

Posted by Manuel in ateismo, biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, escepticismo, evolucion, geología, humor, paleontología, religión.
Tags: , ,
comments closed

Algunos consideran un Noé tan longevo que incluso llegó a ver los fósiles, como producto del justiciero diluvio 😀 😀

fosil Noe

El Tiranosaurio rex de Teruel mayo 12, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , , ,
comments closed

diente
Diente de dinosaurio carnívoro hallado en Teruel. | Luis Alcalá / Dinópolis

El Mundo Digital

De momento, sólo es un diente, pero basta para hacerse una idea de lo impresionante que debía ser la criatura. Teniendo en cuenta las espectaculares dimensiones del fósil, se calcula que el animal medía unos nueve metros de largo y pesaba unas seis toneladas. En su época, hace aproximadamente 145 millones de años, debía ser un depredador casi tan temible como el mítico Tiranosaurio rex.

El diente de este gran dinosaurio carnívoro se acaba de encontrar en Teruel, la provincia española que en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los yacimientos paleontológicos más importantes del mundo.

Hace tres años, la revista Science publicó el descubrimiento en la misma zona del Turiasaurus riodevensis, un descomunal herbívoro que se considera el dinosaurio más grande hallado en Europa. Ahora, los investigadores de la Fundación Dinópolis han logrado encontrar la primera prueba de que en el mismo territorio, este gigantesco saurópodo padecía los ataques de un terrorífico depredador carnívoro con una afiladísima dentadura.

«Desde que encontramos al dinosaurio más grande de Europa en Teruel, nuestro siguiente reto era encontrar un gran carnívoro. Al fin y al cabo, si los herbívoros eran tan inmensos, parecía lógico que sus depredadores también lo fueran», explica a elmundo.es Luis Alcalá, el director de la investigación.

«Con el descubrimiento de este diente, hemos dado el primer paso crucial, pero ahora el desafío será encontrar todo el esqueleto», recalca el científico.

Excavaciones futuras

huesos1
Huesos hallados en Teruel del Turiasaurus riodevensis, el mayor dinosaurio descubierto en Europa. | Dinópolis

La búsqueda de más restos de este gran carnívoro será, por lo tanto, una de las prioridades de Alcalá y su equipo de paleontólogos cuando reinicien la campaña de excavaciones en mayo. El diente, que mide nueve centímetros de alto, es el más grande que se ha hallado en España, y en el resto de Europa sólo es superado por otro fósil similar de 11 centímetros hallado en Portugal.

De momento, es imposible deducir a partir de este resto dental si el ejemplar pertenecía a una nueva especie, aunque los investigadores sí tienen claro que era un miembro del grupo de los llamados carnosaurios. Todos los detalles del descubrimiento serán publicados próximamente por una revista especializada de referencia.

La aparición de este impactante fósil de un gran carnívoro vuelve a poner de manifiesto la riqueza paleontológica de Teruel, una zona que cada vez está adquiriendo más relevancia en el escenario científico internacional.

«Somos un grupo pequeño, pero estamos estableciendo contactos con los grupos de investigación más relevantes del mundo, y no cabe duda de que ya hemos recorrido un trecho inimaginable para un equipo de reciente creación, y más aún desde una ciudad sin tradición científica como Teruel», asegura Alcalá.

Las mayores sorpresas paleontológicas de esta tierra aragonesa probablemente aún están por llegar, ya que en los últimos años los investigadores han recopilado miles de huesos que de momento aún están en sus cajones, pendientes de clasificación.

«Ahora mismo la colección que tenemos es tan grande que da para toda una generación de científicos, y ya estamos atesorando novedades para los investigadores del futuro. Éste es el sueño que hemos alcanzado: la creación de un nucleo científico dedicado a los dinosaurios en Teruel que tendrá continuidad», concluye Alcalá.

Parque Jurásico, en versión española

Las investigaciones de los paleontólogos que trabajan en los yacimientos de Teruel se financian fundamentalmente gracias a los beneficios que se obtienen de Dinópolis, el espectacular parque temático que se ha construido en las afueras de la ciudad.

En este recinto, todas las atracciones están concebidas para que los niños (y sus padres) no sólo disfruten de emociones fuertes -como el encuentro con un Tiranosaurio rex a tamaño real, películas jurásicas en tres dimensiones y viajes virtuales en el tiempo a la época en la que estos animales dominaban la Tierra-, sino también para intentar despertar en ellos la chispa de la curiosidad científica.

Desde su inauguración en 2001, Dinópolis ha sido visitado por 1.300.000 personas, una cifra que demuestra claramente que al menos en este terreno, Teruel no sólo existe, sino que se ha convertido en una referencia.

El primer ser que se puso a cuatro patas abril 20, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , ,
comments closed

cuatro-patas
Recreación artística de un Ichthyostega. – SCIENCE

Público Digital

La cabecera de la serie de dibujos animados Érase una vez el hombre mostraba el largo viaje evolutivo desde el primer microorganismo que surgió en el planeta hasta el ser humano. El paso más sorprendente era la transformación de un pez en una especie de anfibio de cuatro patas capaz de salir del agua y conquistar la tierra. Aquel animal, el primer tetrápodo, era un Acanthostega, habitante de las marismas en el periodo Devónico, hace unos 365 millones de años. O, al menos, eso se creía hasta la fecha.

Científicos de las universidades de Cambridge (Reino Unido) y Upsala (Suecia) presentan hoy en Science un estudio que obliga a cambiar el árbol de la evolución. El primer explorador que se adentró en la tierra fue, en realidad, el Ichthyostega, otro tetrápodo hasta ahora considerado como un segundón en la transición entre los peces y los animales terrestres.

Los autores, coordinados por Viviane Callier, del Museo de Zoología de Cambridge, han analizado restos fósiles de ambos géneros animales hallados en Groenlandia y han observado que la posición de los huesos de la pata delantera de los Ichthyostega variaba gradualmente a medida que los individuos iban madurando.

El proceso pectoral, la parte del húmero en la que se insertan los músculos pectorales, se encuentra en la posición habitual de los tetrápodos -el borde anterior del hueso- en todos los Acanthostega estudiados y en los Ichthyostega más maduros.

Sin embargo, en los jóvenes individuos de este género animal el proceso pectoral se sitúa en un punto más central del hueso, como en los peces primitivos. Los Ichthyostega sería, por lo tanto, las criaturas de cuatro patas más parecidas a los vertebrados acuáticos.

Teoría de la Recapitulación

A juicio de los investigadores, este descubrimiento sugiere que los adultos pasaban más tiempo fuera del agua que los jóvenes, y este rasgo evocaría su historial evolutivo. Según la Teoría de la Recapitulación, propuesta por el biólogo alemán Ernst Haeckel en el siglo XIX, el desarrollo de un organismo, desde la concepción hasta la edad adulta, imita la evolución de toda la especie.

Según el estudio, los Ichthyostega, denigrados por los paleontólogos durante decenios, fueron los primeros tetrápodos que osaron emerger del agua. Y lo seguirán siendo hasta que nuevos fósiles alboroten de nuevo el árbol evolutivo.

Geometría, carencias en el registro fósil y evolución abril 16, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, divulgación científica, escepticismo, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , ,
comments closed

En el día de ayer, utilicé un pequeño juego para realizar una metáfora acerca de cómo en biología evolutiva se puede establecer con confianza un linaje evolutivo en el tiempo, a pesar de que existan carencias en el registro fósil. No sé si la metáfora fue del todo afortunada, o en ella cometí errores, pero precisamente eso es algo que también pasa en ciencia. Se realizan argumentaciones en función de las evidencias, y si te equivocas en la línea argumental hay otros investigadores que te sacan del error mediante nuevas aportaciones razonadas. Ese también es un punto importante. La ciencia no es ninguna religión, no posee una verdad absoluta a la que haya que amoldar todos los acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor. Los resultados que la ciencia obtiene se construyen a partir de siglos de búsquedas de evidencias experimentales e interpretación razonada de los resultados. Quien quiera verdades absolutas que estudie teología.

Voy a intentar resumir lo que pretendía en los artículos de ayer:

(1) En la primera encuesta mostré una serie de fragmentos curvos (5 en total, aunque el número no importaba) que ordené para dar la sensación de formar parte de una circunferencia (dejo de lado el rectángulo para simplificar). Preguntaba a qué figura se podían relacionar estos segmentos. Este problema se asemeja ligeramente con lo que se topa un paleontólogo cuando tiene en sus manos un conjunto de fósiles de estructuras semejantes (por ejemplo cráneos) y los ordena en base a variaciones progresivas (por ejemplo tamaño mandíbula o volumen craneal). Tras conocer la teoría del ancestro común que propuso Darwin uno puede aventurarse a clasificarlos de forma lineal. Pero como algunos de vosotros ya habéis apuntado quizá sea demasiado aventurado hacer eso solamente con ese dato. Se da por supuesto que la evolución va en una determinada dirección (por ejemplo aumento de complejidad), pero hay excepciones, casos de regresiones evolutivas o estancamientos en el tiempo. Es por ello que quizás necesitemos más datos.

(2) En la segunda encuesta se añaden nuevos datos, las curvas están fijadas sobre piezas de un puzzle que solamente pueden ser encajadas en una determinada posición. Podía haber añadido otras restricciones para disminuir la incertidumbre como por ejemplo colorear las piezas y disponer que sólo las de un determinado color se pueden fijar a otro, etc. Esto no es más que una metáfora del incremento de información. Ya no sólo disponemos de unos fósiles sino que conocemos aspectos del lugar exacto donde se han obtenido éstos, se han hecho pruebas moleculares que han permitido hacer estudios del DNA hallado en ellos, se conoce el grado de mineralización, etc. Todo ello incrementa el número de evidencias para establecer la hipótesis de que las curvas forman parte de “un todo”, en este caso una circunferencia.

(3) La datación de la tercera encuesta incluye otro factor “posicionador”, la datación. La datación da una ordenación, una linealidad. Sin ser definitiva, ya que existen huecos entre los segmentos, ya se colocar sobre una figura conocida (una circunferencia) o una escala a la que podemos aludir (temporalidad).

Algunos de estos razonamientos son empleados a diario para llegar a conclusiones y establecer hipótesis y teorías científicas. Éstas no nacen de creencias ni por capricho, como los detractores de la ciencia quieren hacer creer, sino después de mucho análisis de las evidencias. Por si fuera poco, la ciencia deja abierta la posibilidad a posibles reinterpretaciones, a futuros análisis y a predicciones que deberán de ser validadas. En el caso de este ejemplo se predice que se encontrarán segmentos curvos con la forma adecuada para encajar en el círculo, y con una numeración acorde con la presentada, o lo que es lo mismo deberán de aparecer fósiles con características como las esperadas y con una antigüedad previamente predicha. De momento, aunque al lento ritmo que nos lo presenta la prensa escrita y las publicaciones científicas, es lo que está ocurriendo. En el caso de que apareciesen piezas que podrían encajar en el hueco, pero con forma diferente (curvatura diferente), nos obligaría a replantearnos nuestra línea argumental. Eso sí que sería considerado como crítica a algún aspecto de la evolución, y no filosofía generadas alrededor de razonamientos teológicos. Por eso animo a los antievolucionistas a que dejen los púlpitos y salten a la poyata de laboratorio, la ciencia saldría ganando. De momento con su comportamiento pierde tanto la ciencia como la religión.
wheeler_bones