jump to navigation

Astoria, el grupo musical de Gonn noviembre 8, 2009

Posted by Manuel in musica.
Tags: , , , ,
comments closed

Astoria

Himno de mi generación

Muy pronto tendremos en el mercado el primer disco del grupo Astoria, donde Gonn ejerce de guitarra y compositor. Ahora os dejamos con una pequeña muestra de su saber hacer.

PINCHA EN LA FOTO PEQUEÑA PARA IR A ESCUCHAR EL TEMA MUSICAL. NO OLVIDES ENCENDER LOS ALTAVOCES

Astoria

Anuncios

Santana- Europa Live marzo 22, 2009

Posted by Manuel in musica.
Tags: , , ,
comments closed

Ciencia latina octubre 10, 2008

Posted by Manuel in ciencia, divulgación científica, educación, escepticismo, historia de la ciencia.
Tags: , ,
comments closed

No es ningún secreto que una buena parte de América estuvo gobernada por la corona española durante varios siglos. Eran tiempos en las que las llamadas grandes potencias ejercían un poder imperialista sobre extensas regiones del planeta. El imperio español no era el único. En la misma época Inglaterra, Holanda, Francia o Portugal también poseían bajo su dominio grandes regiones.

Salvo honrosas excepciones, España siempre ha estado fuera de la vanguardia científica. Las causas son múltiples, pero fundamentalmente tiene sus razones en la estrechez de miras, tanto de la iglesia, de la corona y de la aristocracia dominante. Además, España no formó parte de la revolución científica de los siglos XVII, XVIII y XIX, motivo que pesaría como una losa sobre el desarrollo científico de la nación española.

En el otro extremo tenemos un país colonial como Inglaterra, que ha desarrollado su ciencia de forma extraordinaria desde el siglo XV. Sin ir más lejos la Royal Society (su academia de ciencias) se fundó en Londres en 1662, e introdujo algo de vital importancia: la publicación de revistas periódicas para comunicar a todos los resultados científicos. En España, la Real Academia de Ciencias no se fundó hasta 1847, casi dos siglos después. Quien haya visitado Londres habrá tenido la oportunidad de ver la extensión de una sus universidad más emblemáticas, el Imperial Collage, junto al National History Museum. Dos templos del saber científico. En comparación el Museo de Ciencias de Madrid viene a ser la caseta del perro del museo británico, con todo mi respeto para los compañeros que trabajan y hacen una labor sobresaliente en él. Pero Madrid tuvo la oportunidad de contar con una gran institución científica. El actual edificio del Museo del Prado se diseñó, en realidad, para albergar la Academia de Ciencias, junto al Jardín Botánico y el observatorio astronómico. Pero finalmente la corona decidió que era más conveniente usarlo para algo menos revolucionario para el pueblo y la monarquía, y en él se ubicó la colección de pinturas de los reyes.

Los resultados de esta política de dejadez hacia la ciencia es fácil de comprobar hoy día. España no posee ningún premio Nobel en Física o Química y posee uno solo, Ramón y Cajal, en Medicina. El Nobel de Severo Ochoa computa para USA, ya que hizo toda su carrera investigadora allí, y se nacionalizó como ciudadano de ese país. Las cosas no han ido mucho mejor para los países latinoamericanos. Una comunidad de cerca de 400 millones de habitantes sólo posee 4 premios Nobel de ciencias; dos de Química, Mario Molina (México) y Luis F. Leloir (Argentina) y dos de Medicina para Bernardo A. Houssay y César Milstein, ambos argentinos. La comparación es odiosa con el mundo anglosajón. Gran Bretaña poseía en el 2006, 23 premiados en Física, 24 en Química, y 27 en Medicina. Antiguas colonias británicas como USA posee más de 200 premios Nobel, e incluso Australia que posee una población de sólo 20 millones de habitantes, tiene 9 premios Nobel en ciencias.

Uno puede sacar a relucir la riqueza de países como USA, Gran Bretaña o Australia, frente a un menor desarrollo económico de España o Latinoamérica, pero aquí es donde sale a relucir la gran cuestión: ¿y no estará ese gran desarrollo económico ligado precisamente a su mayor apuesta por la ciencia y el desarrollo en I+D?. Para mí la respuesta es muy clara.

Fuente de datos:

1. Wikipedia
2. La razón estrangulada. Carlos Elías. Editorial Debate.