jump to navigation

Detectan un virus animal detrás de los cánceres de próstata más agresivos septiembre 9, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, microbiologia, mutaciones.
Tags: , , , , , , , ,
comments closed

Sección de un cáncer de próstata humano / R. Schlaberg y H.M. Thaker

Sección de un cáncer de próstata humano / R. Schlaberg y H.M. Thaker

ABC Digital

Un grupo de investigadores de las universidades de Utah y Columbia (Estados Unidos) ha identificado por primera vez la presencia de un virus causante de tumores animales en células cancerígenas procedentes de pacientes humanos afectados por cánceres de próstata «especialmente agresivos».

El estudio, publicado en la revista digital Proceedings of the National Academy of Sciences, revela la presencia del virus xenotrópico de la leucemia murina (XMRV, por sus siglas en inglés) en el 27 por ciento de los pacientes con cánceres de próstata agresivos, frente al 6 por ciento de pacientes con cánceres «benignos» en los que también se detectó el virus. (más…)

El síndrome de Down revela una clave para combatir el cáncer mayo 25, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, mutaciones.
Tags: , , ,
comments closed

Las personas con síndrome de Down rara vez desarrollan cáncer e investigadores de Estados Unidos han descubierto que tienen copias adicionales de un gen que ayuda a evitar que los tumores se alimenten a sí mismos
Dwon

Los hallazgos podrían conducir al desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer, informaron los expertos en la revista Nature publicada el miércoles. En tanto, nuevos estudios con pacientes con síndrome de Down revelarían más formas de combatir los tumores.

Reuters-Cadena Ser

Científicos de la Universidad de Harvard y otras entidades usaron un nuevo tipo de células madre similares a las embrionarias, llamadas pluripotentes inducidas o iPS. Esas células, creadas a partir de piel común, pueden transformarse y actuar como las poderosas células madre, que son el material maestro del cuerpo.

A través de la utilización de las células iPS de un voluntario con síndrome de Down y de ratones genéticamente modificados para tener una versión de la condición, los expertos detectaron un gen que protege contra los tumores.

Síndrome de Down

El síndrome de Down es la causa genética más común de retraso mental y ocurre en uno de cada 700 nacimientos con vida.

La teoría del síndrome de Down ha sido muy explorada por el doctor Judah Folkman, de Harvard, quien murió el año pasado. Folkman, cuyo nombre figura en el estudio, desarrolló teorías sobre cómo las células tumorales crean vasos sanguíneos para nutrirse a sí mismas en un proceso llamado angiogénesis.

Genes adicionales

Folkman también notó cuán raro es el cáncer, excepto la leucemia, entre los pacientes con síndrome de Down y se preguntaba si los genes explicarían el por qué. Un estudio con casi 18.000 pacientes Down mostró que tenían un 10 por ciento de la tasa esperada de cáncer.

Las personas con este síndrome tienen una tercera copia del cromosoma 21, mientras que la mayoría de los seres humanos tienen dos. La copia adicional les otorga versiones extra de 231 genes. Este gen codifica una proteína que suprime el factor de crecimiento vascular endotelial o VEGF, que es uno de los compuestos necesarios para la angiogénesis.

Los pacientes con síndrome de Down tienen cantidades adicionales de DSCR1, al igual que los ratones genéticamente modificados para tener el trastorno, señalaron los investigadores. Los roedores modificados genéticamente con una copia extra de DSCR1 eran resistentes a los tumores.

El DSCR1 afecta a un compuesto denominado calcineurina, que desde hace tiempo es blanco de la investigación sobre el cáncer.El estudio también brinda tres potenciales blancos para prevenir o tratar el cáncer: la calcineurina y los dos genes que la regulan, el DSCR1 y el DYRK1A, agregaron los expertos.

Las personas que padecen síndrome de Down también son menos propensas a desarrollar enfermedades relacionadas con la angiogénesis, como la retinopatía diabética y la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, «lo que sugiere que la protección del cáncer (…) se debería, en parte, a la supresión de la angiogénesis», señaló el equipo.

Un trabajo sobre las células madre del cáncer desbarata la teoría más extendida diciembre 4, 2008

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica.
Tags: , ,
comments closed

investigad
La investigadora, Elsa Quintana, con uno de los ratones del experimento. (Foto: U. Michigan)

MARÍA VALERIO- El Mundo Digital

Hace algún tiempo que los científicos manejan el término de células madre del cáncer. Se sospechaba (y en algunos casos se han llegado a identificar con precisión bajo el microscopio) que existe una pequeña proporción de las células del tumor que son responsables de iniciar el proceso maligno. Es decir, que si se trasplanta una única de esas células madre a otro organismo, ella sola es capaz de dar lugar a un nuevo cáncer. Sin embargo, un trabajo publicado en la portada de la revista Nature esta semana pone en cuestión algunas de las cosas que se daban por seguras hasta ahora.

El estudio está firmado en primer lugar por la española Elsa Quintana, que trabaja desde 2005 en el laboratorio de Sean Morrison (director del ensayo) en las instalaciones del Life Sciences Institute de la Universidad de Michigan (en EEUU). En trabajos con ratones, el equipo de Quintana sugiere que la cantidad de células madre que contiene un tumor podría ser mucho mayor de lo que se había sostenido hasta ahora. Al menos así lo han demostrado en el melanoma, el cáncer de piel más agresivo. La hipótesis de las células madre del cáncer (‘cancer stem cells’, según su denominación en inglés) ha ido ganando adeptos en las últimas décadas. Se han observado en tumores de mama, cerebro, páncreas y, sobre todo, en tumores sanguíneos, y se sospecha que son resistentes al tratamiento estándar con quimio y radioterapia. Por eso, aunque se calculaba que apenas representan una de cada millón de células tumorales, podrían sobrevivir a la terapia y favorecer las recaídas. En estos casos la estrategia terapéutica debía ir encaminada a indentificar estas células especiales tan poco frecuentes para poder atacarlas directamente.

De una entre un millón, a una de cada cuatro

Sin embargo, el nuevo estudio desbarata esta hipótesis. Para demostrarlo, los investigadores inyectaron células malignas tomadas directamente de varios pacientes humanos en ratones inmunodeprimidos (algo habitual para que no rechacen el injerto). Y descubrieron que en realidad no son tan pocas las células capaces de reiniciar el tumor en un nuevo organismo, sino que su cantidad podría elevarse por lo menos a un 25%.

«Nosotros asumimos inicialmente que el melanoma también seguiría el modelo convencional de células madre cancerosas», explica Quintana a elmundo.es desde Michigan. «De hecho, utilizando un roedor inmunodeprimido convencional también necesitábamos inyectar entre 100.000 y un millón de células para lograr que el cáncer apareciera». Pero decidieron mejorar su método y emplearon un nuevo tipo de ratón de laboratorio, aún más debilitado inmunológicamente. Concretamente, desactivaron no sólo sus linfocitos B y T (como se venía haciendo hasta ahora), sino que les dejaron sin otras células defensivas denominadas ‘natural killers’ (o células asesinas). Además, a los roedores les «inyectamos las células humanas con una sustancia que aporta nutrientes y parece favorecer su supervivencia en un ambiente tan inhóspito como es la piel de un ratón. Con este nuevo modelo experimental vimos que una de cada cuatro células era mala. De hecho, en este estudio se demuestra por primera vez que se puede reproducir un tumor a partir de la inyección de una única célula cancerosa», señala Quintana.
«Al principio mejoramos el método con la idea de lograr que los tumores apareciesen antes (porque tardaban demasiado en surgir) y con necesidad de inyectar menos cantidad de células», confiesa la investigadora alicantina, «así que tardamos casi tres años en darnos cuenta de nuestras conclusiones».

¿Un modelo desacreditado?

«Esto demuestra que no vamos a ser capaces de acabar con el melanoma eliminando únicamente una pequeña proporción de células», coincide por su parte Morrison. «Tendremos que reorientar nuestros esfuerzos científicos, y mientras seguimos buscando nuevos tratamientos para el cáncer de piel, deberemos considerar que es necesario eliminar una elevada cantidad de las células tumorales», añade el dermatólogo Timothy Johnson, otro de los co-autores. «Ahora habrá que revisar si todos los cánceres que hasta el momento seguían la hipótesis de las células madre del cáncer la cumplen con nuestro modelo», explica Quintana, que no descarta incluso que su ratón de laboratorio no sea válido para otros tumores. «No podemos asumir nada», añade, «ni siquiera estamos diciendo qué es lo que pasa en el paciente, sino que dado que demostramos que la gran mayoría de las células cancerosas tiene el potencial de reproducir el tumor en condiciones experimentales, es importante eliminar todas las células malignas para acabar con el melanoma. Porque el 25% de ellas, y probablemente más, tienen capacidad tumorgénica».

Ni ella ni el autor de un comentario en la misma revista creen que el modelo de las células madre tumorales esté totalmente desacreditado, aunque sí que habrá que revisar las cifras que se han manejado hasta ahora porque probablemente se hayan infravalorado. «No está claro cómo de relevantes clínicamente son estos resultados», reconoce Connie Eaves, de la Agencia del Cáncer canadiense en su artículo editorial. «Es posible que sus conclusiones sean aplicables únicamente para un pequeño grupo de tumores, con mutaciones específicas o sólo en ciertas fases de la progresión tumoral, que se deban a ciertos elementos del entorno del tumor o al estado de inmune del paciente», señala el editorialista. «En cualquiera de los casos, este trabajo nos despierta un sano escepticismo».