jump to navigation

Aparece el pene perdido de un pez fósil pionero del sexo julio 17, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , , , , ,
comments closed

pene
Publico Digital

Dar a luz a las crías en lugar de poner huevos podría ser el modo de reproducción ancestral común a todos los vertebrados con mandíbulas. Así lo asegura a Público Per Ahlberg, un paleontólogo de la Universidad de Uppsala (Suecia) que publica en Nature la descripción del aparato copulador de un placodermo, confirmando que estos peces acorazados, extintos hace 350 millones de años, se reproducían por fecundación interna, por un mecanismo anatómico similar al de los tiburones.

El pasado febrero, un equipo de paleontólogos británicos y australianos publicó también en Nature la descripción de un fósil de una hembra de placodermo que estaba embarazada. Cuando hay viviparismo, hay fecundación interna, pero los científicos no encontraron evidencia ósea del aparato copulador, por lo que concluyeron que éste debía ser cartilaginoso.

Ahlberg ha reexaminado un fósil de Incisoscutum y ha encontrado que lo que fue descrito como parte de la pelvis era el pene perdido. “Estaba ahí, a la vista de todos, pero fue malinterpretado y pasado por alto”.

Para el autor del hallazgo, el parecido con la reproducción de los tiburones y la condición ancestral de estos animales sugieren que inauguraron el viviparismo y la cópula como forma de fecundación en los vertebrados.

Anuncios

Hallan el fósil completo más antiguo de un pez primitivo abril 18, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , ,
comments closed

fosil-pez
Fósil excepcionalmente preservado de un pez de hace 419 millones de años, | ‘Nature’

El Mundo Digital

Dice el paleontólogo Michael Coates, de la Universidad de Chicago, que, “como norma, los fósiles más antiguos de grupos vivos suelen encontrarse en muy mal estado, y tales fragmentos se prestan a interpretaciones contenciosas”. Por eso hallar un ejemplar completo, o casi completo, es siempre una novedad con importantes repercusiones.

Es lo que les ha ocurrido a un equipo de científicos chinos, que han dado con un pez primitivo que conserva todas sus partes salvo la aleta caudal, según publican en Nature. El magnífico ejemplar procede de un yacimiento de la provincia de Yunnan, en China, y ha resultado ser, además de casi entero, el más antiguo de todos los peces mandibulados enteros que se conservan: tiene 419 millones de años de edad, lo que lo sitúa en el Silúrico superior (época Ludlow) en la escala geológica del tiempo.

‘Guiyu’ o “pez secreto” es el nombre con el que los investigadores han bautizado al espécimen, único ejemplar de su género y de su especie. Guiyu oneiros es su nombre completo: el pez secreto y onírico, que acaba de superar al anterior ejemplar de pez óseo completo más antiguo, Dialipina salgueiroensis, ocho millones de años más joven, y se ha convertido también en el miembro más viejo del linaje de los peces óseos superiores o propiamente dichos, si bien no es basal (primitivo).

pez-antiguo
Reconstrucción artística de ‘Guiyu’. | Brian Choo, Museo Victoria.

“El principal valor del hallazgo es, desde luego, la excepcional conservación del fósil para lo antiguo que es”, explica Héctor Botella, de la Universidad de Valencia. El fósil fue hallado en la formación de Kuanti en un yacimiento rico en fauna marina silúrica en Yunnan (provincia que, por cierto, cuenta con el principal lagerstätte -yacimiento de gran calidad por su diversidad y excelente estado de conservación- de los primeros animales que poblaron los mares de la Tierra hace cerca de 600 millones de años, en el Cámbrico). La comparación con otros tres ejemplares fragmentados de peces primitivos posteriores en el tiempo ha permitido a los investigadores colocar al nuevo pez en el complejo puzzle filogenético, aún lleno de agujeros.

De hecho, el hallazgo de ‘Guiyu’ ha sido para el árbol geneaológico de los peces primitivos lo que es para un juez un importante testigo presencial. El fósil, con su anatomía prácticamente intacta, y gracias a la comparación con sus compañeros óseos ‘Psarolepis’, ‘Naxilepis’ y ‘Ligulalepis’, ha sido colocado cerca (poco después) de los inicios de una importante divergencia evolutiva: la de la separación entre actinopterigios y sarcopterigios, que a la luz de ‘Guiyu’ ha sido datada como aproximadamente contemporánea al pez, es decir, no más tarde de hace 419 millones de años. ‘Guiyu’ es, pues, un sarcopterigio basal.

Actinopterigios y sarcopterigios son las dos clases que componen a los peces óseos (los primeros surgen a partir de los segundos), que a su vez pertenecen a los peces mandibulados. Esta divergencia fue crucial en la historia evolutiva, ya que de los peces óseos ha surgido el 98% de los vertebrados vivos, incluidos los humanos. Serán los sarcopterigios los que darán lugar a los tetrápodos; “peces” evolucionados que convirtieron sus aletas en patas y saltaron a la tierra para dar paso, mucho más tarde, a todos los mamíferos.

taxonomia-peces
(Gráfico: David Alameda)

Como sarcopterigio basal (primitivo), ‘Guiyu’ comparte rasgos con otros sarcopterigios y con los actinopterigios. “Es esperable que comparta rasgos con otros grupos basales, porque están muy cerca evolutivamente”, añade Héctor Botella. El nuevo pez presenta, en palabras de los autores del estudio, “un mosaico” de características de los distintos peces mandibulados a los que pertenecen los óseos. Esta combinación de rasgos arroja nueva luz sobre los orígenes de los peces óseos y confirma las sospechas derivadas de fósiles fragmentados. “El descubrimiento de ‘Guiyu’ ofrece una restauración completa de un pez primitivo con un mosaico de características de los gnatóstomos [peces mandibulados]”, escriben los autores.

Hallan un cerebro fosilizado en un pez de hace 300 millones de años marzo 4, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, geología, microbiologia, paleontología.
Tags: , ,
comments closed

cerebro-pez1
Imagen del fósil en el que se conserva el cerebro. | ‘PNAS’

El Mundo Digital

Científicos franceses y estadounidenses han descubierto un cerebro de 300 millones de años en el cráneo fosilizado de un pez emparentado con tiburones y rayas, según ha informado el Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de París. El hallazgo ha sido posible gracias a un novedoso avance tecnológico europeo llamado sincrotrón y perteneciente a la Planta Europea de Radiación mediante Sincrotrón (ESRF, por sus siglas en inglés).

Según el MNHN, es la primera vez que se hallan tejidos blandos en un cerebro fosilizado tan antiguo. Es muy difícil que los tejidos blandos se fosilicen, ya que no suelen mineralizar.

Una reconstrucción en 3D del cerebro, fosilizado y observado gracias a la técnica de la holotomografía por rayos X, muestra “el cerebelo, la médula espinal, los lóbulos ópticos y los nervios”, informan los investigadores en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. La única parte que los investigadores no han podido localizar es el cerebro anterior, “quizás demasiado delgado para poder mineralizarse”, dice el comunicado del MNHN.

cerebro-pez2
Imagen del cráneo con el cerebro del pez. | ‘PNAS’

El cerebro supone uno de los casos excepcionales en los que un cráneo de un pez iniopterigio se conserva en tres dimensiones. Como es previsible, la mayoría de estos cráneos suelen estar aplastados por la presión de las rocas que los conservan. En este caso, los fósiles fueron encontrados en rocas de los estados norteamericanos de Oklahoma y Kansas, pertenecen a una especie hoy extinta que medía hasta 50 centímetros y estaba emparentada con los tiburones.

Según el principal autor del estudio, Alan Pradel, del MNHN de París y del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) y la Universidad Pierre y Marie Curie, la mineralización del cerebro -requisito para su fosilización- ha sido debida a la presencia de bacterias que lo cubrieron poco antes de su desintegración.

Los científicos ya sabían que los iniopterigios tenían cerebro, pero este nuevo hallazgo arroja luz sobre la evolución del cerebro a lo largo de las principales transiciones de la evolución. Pero para ello es necesario que se encuentren otros casos similares de conservación excepcional de fósiles.

Este estudio muestra igualmente, dice el MNHN, que gracias a la utilización de técnicas de microtomografía, los detalles de la organización anatómica del sistema nervioso en cerebros fósiles será, a partir de ahora, potencialmente accesible al conocimiento.

Para el museo francés, “este descubrimiento abre nuevas perspectivas en la investigación sobre la evolución de los vertebrados antiguos y contribuye así a completar el puzzle de la reconstrucción del árbol de la vida”.

Un pez fósil de 418 millones de años arroja luz sobre los orígenes de la mandíbula enero 22, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , ,
comments closed

mandibula
Imagen detallada de una parte de la mandíbula del pez acantodio ‘Ptomacanthus anglicus’ en la que se aprecia la dentadura. (Foto: Nature)

Tana Oshima- El Mundo Digital

Una de las tareas más difíciles a las que se enfrentan los paleontólogos es reconstruir a un animal completo a través de fósiles y encajarlo en el complejísimo puzzle de la evolución. La dificultad aumenta proporcionalmente con la antigüedad del fósil: cuanto más nos remontamos en el tiempo, más imperfecto es el registro y más piezas faltan en el rompecabezas.

Es el caso que se trae entre manos el investigador Martin D. Brazeau, de la Universidad Uppsala, en Suecia. En un estudio publicado en solitario en la revista Nature esta semana, el científico intenta arrojar un poco de luz sobre el oscuro debate, lleno de preguntas sin respuestas, acerca del origen de los vertebrados con mandíbulas. El registro fósil sitúa en los inicios del Paleozoico (entre los periodos Silúrico y Devónico, hace más de 400 millones de años) a los primeros animales mandibulados o gnatóstomos, representados por los extintos peces acantodios, que comparten caracteres con peces óseos y tiburones. Aun así, salvo afortunadas excepciones, es raro encontrar al animal completo fosilizado -para que fosilice un organismo tiene que mineralizar, y para ello se tienen que dar circunstancias excepcionales o contar con materiales apropiados, como las conchas-, lo que ha dificultado hasta ahora establecer una relación clara entre los acantodios y los vertebrados mandibulados modernos.

El investigador realizó un exhaustivo análisis anatómico del cráneo de un acantodio de principios del Devónico (de hace unos 418 millones de años), perteneciente a la especie Ptomacanthus anglicus. Es la primera vez que se da una descripción detallada del cráneo de un acantodio que no es el Acanthodes, el representante por excelencia de los acantodios, no porque sea el más representativo, sino por ser casi el único que ha dejado rastros.

Según el análisis, los cráneos de ambos acantodios difieren significativamente, lo que llevó a Brazeau a encontrarle a Ptomacanthus un nuevo hueco en el puzzle de la evolución, entre los primitivos peces acorazados (que surgen entre el Ordovícico y el Silúrico, hace 490-417 millones de años) y los primeros peces mandibulados cartilaginosos. En un árbol de la vida lleno de ramificaciones como es el de todas las especies de este planeta, Ptomacanthus se sitúa como un grupo hermano del ancestro común de todos los vertebrados con mandíbula, incluidos los humanos (al no ser que -y no se delucidará hasta el descubrimiento de nuevas piezas- sea un pariente de los tiburones de aquellos tiempos remotos).

“Estos nuevos datos alteran los conceptos anteriores sobre la filogenia de los gnatóstomos y ayuda por lo tanto a proporcionar una imagen más detallada sobre la adquisición” de las primeras mandíbulas, escribe el autor del estudio.