jump to navigation

De un potingue a un medicamento media un abismo febrero 8, 2010

Posted by Manuel in divulgación científica, política científica.
Tags: , , , , , ,
comments closed

El diseño, elaboración y comercialización de un medicamento es un proceso largo y tedioso. Exige muchas demostraciones y cumplir largos protocolos de ensayos. Hay muchas formas de saltarse todos esos controles. Uno de ellos consiste en asegurar que lo que tienes no es un medicamento, sino un suplemento. Aún y así en esos casos hay que demostrar la no toxicidad del compuesto. Y no se puede vender como un tratamiento para una enfermedad, sino como un apoyo o suplemento a otro tipo de terapias. Otra forma de saltarse los controles es comercializarlo sin permiso, sea vía internet, venta en parafarmacias o en determinados domicilios o clínicas. Ahí se corre el riesgo de cometer un delito, o si no existe toxicidad, ver rebajado el calificativo de medicamento a suplemento alimentario,
Seguir leyendo AQUÍ

Descubren proteínas en fósiles de un dinosaurio abril 30, 2009

Posted by Manuel in biologia, ciencia, divulgación científica, evolucion, geología, paleontología.
Tags: , , ,
comments closed

El Mundo Digital

Proteínas de hace 80 millones de años. Este es el sorprendente hallazgo de un grupo de investigadores estadounidenses, que ha logrado aislar aminoácidos originales del tejido blando y los vasos sanguíneos de un Brachylophosaurio canadiensis, un dinosaurio, del grupo de los hadrosaurios, que llegó a medir nueve metros de largo y que también fue antepasado de las aves, como el famoso Tiranosaurio rex.

El hallazgo de ocho péptidos de colágeno, en una secuencia proteínica, se debe al empeño especial de Mary Schweitzer y John Asara, dos de los firmantes del trabajo que esta semana publica la revista ‘Science’.

En 2007, ambos ya encontraron colágeno en los restos fosilizados de un T. rex de hace unos 68 millones de años, con el que probaban biológicamente la relación entre las aves y los dinosaurios, pero su trabajo desató una gran polémica científica.

proteinas-dino

Por ello, desde entonces, ambos investigadores se centraron en encontrar una prueba más que lo confirmara, y ahora la tienen.

Schweitzer y sus alumnos realizaron un estudio para predecir qué tipo de entorno era el más adecuado para una mejor preservación de los tejidos. Por ello acudieron enseguida cuando el paleontólogo Jack Horner, del Museo Rockies de Montana, encontró, en verano de 2007, los restos de un hadrosaurio enterrados a siete metros de profundidad y en la piedra arenisca del río Judith, un material que era ideal para una buena preservación. Efectivamente, era incluso mejor que la del T. rex descubierto años antes.

Para evitar cualquier alteración, diseñaron una metodología especial que permitió mantener el equilibrio químico de los fósiles hasta que estuvieron en el laboratorio. “Sabíamos que podía degradarse rápidamente al ser removido y por ello actuamos con mucha rapidez para meterlo dentro de un tubo de ensayo y tener la oportunidad de recuperar tejidos y moléculas”, ha explicado Schweitzer.

Y dio resultado. En un fémur encontraron evidencias de una matriz fibrosa, vasos sanguíneos transparentes y flexibles y microestructuras que ya había visto en el T. rex. Era increíble. Ahí estaba la confirmación de su trabajo de años antes, que echaba por tierra la idea de que no pueden existir proteínas tan antiguas porque, cuando los animales mueren, se inicia un proceso de mineralización que terminaría en un millón de años. Sin embargo, este Brachylophosaurio las tenía ¡de hace 80 millones de años! Estaba claro que seguían otras pautas.

Tras observarlas por un microscopio electrónico para confirmar que eran colágeno, las muestras fueron enviadas a John Asara, del Besth Israel Deaconess Medical Center (Boston). Fue en su laboratorio donde se hizo una espectrometría de masas con un sofisticado aparato que es capaz de producir secuencias a una resolución mucho mayor que antes.

La rama de las aves

Una vez el hallazgo fue validado por varias fuentes, los resultados se enviaron a Chris Organ, también de Harvard, para que determinara el lugar que ocupaba el B. canadiensis en la cadena evolutiva de los animales.

Organ comparó sus secuencias de colágeno con las de otras 21 especies vivas y de otros fósiles, como el ya mencionado ‘T. rex’ y el mastodonte, tras lo cual le situó en la misma rama que el Tiranosaurio, es decir, en la rama de aves como los pollos y las avestruces y a gran distancia del cocodrilo. El paleontólogo Luis Alcalá, director de la Fundación Dinópolis, considera muy interesantes los resultados. “Habrá que probar, con otros hallazgos de otros investigadores, que las proteínas no son fruto de la contaminación de otros animales a lo largo de tanto tiempo”, señala el experto español.

Alcalá anuncia que entre el 14 y el 21 de septiembre de este año, Mary Schweitzer acude a Dinópolis (Teruel) a un Simposio sobre Ecosistemas Terrestres Mesozoicos, donde explicará en persona su trabajo.

Científicos creacionistas (II): Chistian Anfinsen octubre 23, 2008

Posted by Manuel in biologia, ciencia, creacionismo, diseño inteligente, escepticismo, evolucion, historia de la ciencia, pseudociencia, religión.
Tags: ,
comments closed

Aquí nos volvemos a plantear la misma cuestión que el artículo de lord Kelvin ¿podemos considerar a Anfinsen un científico creacionista?.

¿De dónde sale esta disparatada pregunta?. Bien, en el artículo de Kelvin presentaba un listado de científicos que algunas páginas de Internet asociaban como creacionistas YECs. En el mismo artículo presenté el hecho de que en ese listado no había ni un solo científico nacido en el siglo XX por lo que en el debate que se estableció alrededor del artículo, Jolimu me presento a 7 premios Nobel creyentes. No los presentó como creacionistas, cierto, pero dado el contexto y sabiendo como piensa el autor de esta réplica empezaré también a estudiar la posibilidad de que estos grandes científicos sean considerados YECs.

Hoy le toca a Chistian Anfinsen, los siguientes vendrán en días sucesivos.

Las tendencias religiosas de Anfinsen me importan poco, porque como ya he manifestado reiteradamente, la ciencia y la religión no están reñidas, lo que sí está reñido con la ciencia con ideas no científicas como el creacionismo, y que éste trate de colarse en clase de ciencias por la puerta de atrás. Por tanto, lo que voy a considerar si en su obra, en sus escritos o en sus acciones hubo algo que lo marcase como YEC, afirmaciones de una tierra joven, opinan que las especies fueron creadas una vez y desde entonces no han variado, y este tipo de idea típico de los creacionistas de la Tierra joven.

Veamos si su obra científica deja entrever algo de eso:

Tomado de la wikipedia:

Christian Boehmer Anfinsen (Monessen, USA, 1916 -Randallstown 1995) fue un químico, bioquímico y profesor universitario estadounidense galardonado con el Premio Nobel de Química del año 1972.

Nació en el seno de una familia de origen noruego. Estudió química en el Swarthmore College, donde se graduó en 1937, para posteriormente realizar un máster en química orgánica en la Universidad de Pensilvania en 1939, y finalmente el doctorado en bioquímica en la Universidad de Harvard en 1943. Anfinsen se quedó en Harvard como profesor asistente hasta 1950, año en el que entró a trabajar en el National Institute of Health, entidad dependiente del Gobierno Estatal estadounidense, y donde permaneció hasta 1981. Entre 1982 y 1995 fue profesor de biología en la Universidad Johns Hopkins.

En 1961 demostró que la ribonucleasa, tras perder su actividad al ser desnaturalizada mediante condiciones químicas extremas, era capaz de ser posteriormente renaturalizada, recuperando su estructura y por tanto su actividad al restablecerse las condiciones adecuadas. Esta investigación le permitió sugerir que toda la información requerida por la proteína para adoptar su configuración final está codificada en su estructura primaria. En 1972 le fue concedida la mitad del Premio Nobel de Química por sus trabajos sobre la ribonucleasa, mientras que la otra mitad del premio recayó en los trabajos de Stanford Moore y William H. Stein sobre el conocimiento de los principios de la estructura química y la actividad catalítica de las enzimas

Firmó más de 200 publicaciones científicas, la mayoría de ellas acerca de estructura de proteínas y sobre plegamiento de ésta. Su laboratorio fue un referente mundial en este campo. En el año 1959 publicó ”The molecular basis of evolution”, un tratado de evolución molecular donde están todos los conceptos que critican los YECs. Sin embargo, su trabajo posterior no se centró en evolución molecular, sino en el campo de la estructura tridimensional de las proteínas, un hot topic en aquellos años.

Un dato definitivo acerca de lo que opinaba sobre el creacionismo lo conocemos a partir de una noticia en ”The New York Times” del dia 19 de agosto de 1986, cuando este publicó: 72 premios Nobel reclaman a la Corte que elimine las leyes creacionistas, en referencia a las pretensiones de Loisiana de enseñar creacionismo en las escuela. En ese manifiesto los firmantes afirman claramente: el creacionismo no tiene ningún fundamento dentro de la ciencia legítima. Esta fue la primera vez que un número tan amplio de laureados con el Nobel firmaban un manifiesto de cualquier tipo. Uno de los firmantes fue Christian B. Anfinsen. Por tanto, si Anfinsen es considerado creacionista por webs afines a este movimiento religioso, éste es un error mayúsculo.