jump to navigation

Ciencia y religión en EEUU abril 30, 2008

Posted by Manuel in ciencia, educación, evolucion, religión, sociedad.
Tags: , ,
comments closed

 

Hoy me pillais con poco tiempo para escribir un artículo, así que echo mano de artículos de otras personas que trabajan para que en las clases de ciencias se sigan enseñando teorías científicas y no religiosas. Hoy le toca el turno al genetista de origen español, aunque afincado en California Francisco J. Ayala. Para los que no lo conoceis os diré que esta persona es, además de profesor de genética, sacerdote dominico. Lleva años combatiendo en su país contra el fenómeno del creacionismo y el diseño inteligente. O mejor dicho, lucha para que estos conceptos religiosos no sean enseñados en clase de ciencias de las escuelas públicas estadounidenses.

La Junta de Educación de Kansas votó el 11 de agosto de 1999 eliminar -con seis votos a favor y cuatro en contra- de los currículos de los colegios y escuelas estatales toda referencia al origen y evolución del universo, de los organismos y de los humanos. En los comicios del 7 de noviembre de 2000, cuatro de los seis votantes a favor de esa decisión fueron candidatos, pero tres no fueron reelegidos, precisamente por su oposición a la enseñanza de la evolución. La nueva Junta de Educación ha votado restituir la enseñanza de la evolución en las escuelas y colegios del Estado.Kansas es parte del ‘Cinturón de la Biblia’ que incorpora a la mayoría de los Estados del sur, donde predomina el fundamentalismo cristiano, sobre todo en las iglesias bautista y metodista, y en dos sectas derivadas de ellas, respectivamente, los Adventistas del Séptimo Día y la Iglesia Pentecostal.

La Declaración de Independencia de 1776 y la Constitución de 1787 son documentos eminentemente liberales, frutos del racionalismo iluminista de Jefferson, Franklin, Adams, Madison y otros fundadores de la República. Pero el persistente fundamentalismo cristiano se remonta a los primeros colonizadores de Boston y Nueva Inglaterra, llegados a partir de 1620, y a quienes se les conoce como los Peregrinos. Venían de Inglaterra y Holanda, huyendo de naciones donde se les perseguía por sus creencias religiosas fundamentalistas.

Los fundamentalistas mantienen que la Biblia debe ser interpretada literalmente. De poco sirve que teólogos y obispos, tanto católicos como protestantes, prediquen que no hay conflicto radical entre la ciencia y la fe cristiana. Juan Pablo II afirmó, en octubre de 1996, la validez científica de la teoría de la evolución en un discurso a la Academia Pontificia de Ciencias. El Papa había dicho ya en 1981: «La Biblia nos habla de los orígenes y composición del universo no para proveernos de un tratado científico, sino con el propósito de establecer las relaciones apropiadas del hombre con Dios y con el universo. Las Sagradas Escrituras tratan simplemente de declarar que el mundo fue creado por Dios, y a tal fin se expresan en los términos de la cosmología en uso en los tiempos del autor sagrado. Al mismo tiempo, la Biblia desea instruir a todos los humanos de que el mundo fue creado para el servicio del hombre y la gloria de Dios. Cualquier otra enseñanza sobre el origen y constitución del universo es ajena a las intenciones de la Biblia, cuyo propósito no es enseñarnos cómo fue creado el firmamento, sino cómo ir al cielo».

La Constitución de EE UU establece que el Estado no puede ni propugnar ni prohibir la enseñanza de ningún credo religioso. No obstante, los fundamentalistas han buscado subterfugios para promover la enseñanza de la Biblia y excluir la evolución del currículo escolar. Durante las primeras décadas del siglo XX, Tennessee, Arkansas y otros Estados promulgaron leyes prohibiendo la enseñanza de la evolución en las escuelas y colegios estatales. En 1968, el Tribunal Supremo dictaminó que tales leyes eran contrarias a la Constitución.

Una nueva estrategia de los fundamentalistas fue entonces promover leyes que mandaran que la teoría evolucionista se enseñara juntamente con la narración bíblica de la creación del mundo, pretendiendo que ésta es también una hipótesis científica. La primera de tales leyes, promulgada en Arkansas en 1981, fue declarada anticonstitucional en un juicio al que fui llamado a comparecer como testigo ‘experto’. Luisiana promulgó una ley semejante que el Tribunal Supremo declaró también contraria a la Constitución. Yo participé en esta ocasión como redactor del borrador del texto científico que ocupa la mayor parte de un documento (‘Amicus Brief’) presentado por la Academia Nacional de Ciencias.

Los fundamentalistas alegan que la evolución, como dicen los mismos científicos, es una ‘teoría’, de lo que se sigue que no tiene validez científica, pues no es un ‘hecho’. La ciencia se basa en la observación, dicen, pero nadie ha observado el origen y evolución del universo o de las especies.

Pero lo que se observa en ciencia no son las proposiciones de las teorías, sino sus consecuencias. La teoría heliocéntrica de Copérnico afirma que la Tierra gira alrededor del Sol. Nadie ha observado tal cosa, pero sí sus consecuencias numerosas. Aceptamos que la materia se compone de átomos, aunque nunca los hemos visto.

De manera semejante, la teoría de la evolución afirma, por ejemplo, que los humanos y chimpancés descienden de antepasados comunes, que vivieron hace sólo unos millones de años. Se deduce de tal proposición que las dos especies deben ser muy semejantes genéticamente, como se comprueba al observar que el 98% de nuestro ADN es idéntico al de los chimpancés, y con muchos otros experimentos.

Un error de los fundamentalistas es no reconocer que la palabra ‘teoría’ tiene significado diferente en la ciencia y en el lenguaje común. En lenguaje ordinario, ‘teoría’ significa algo con poco fundamento, como cuando digo a mis amigos que «tengo mi propia teoría sobre quién fue el asesino del presidente Kennedy». En ciencia, ‘teoría’ se refiere a una explicación científica de amplia envergadura y consecuencias importantes apoyadas por la evidencia. Así, la teoría atómica explica por qué oxígeno e hidrógeno se combinan de una manera particular, con arreglo a la fórmula H2O, que es el agua.

«Darle a cada uno su oportunidad», el sentido de lo que llaman ‘fair play’, es algo profundamente arraigado en la personalidad estadounidense. Esta inclinación a ser ‘fair’, o imparcial, predispone a los americanos a tolerar la enseñanza de ideas contradictorias. Así, en una encuesta de Zogby llevada a cabo en enero de 2001, el 57% de los americanos es partidario de que se enseñen en las escuelas tanto el creacionismo como el evolucionismo. (El 21% quiere que se enseñe sólo la evolución; el 12%, sólo el creacionismo; y el 6% no está seguro.)

En la enseñanza científica, tal imparcialidad está fuera de lugar. Vivimos en un mundo penetrado por los avances precisos de la ciencia y la tecnología: automóviles y aviones, puentes y rascacielos, teléfonos y ordenadores, medicamentos y cirugía, etcétera. Cuando tomamos un antibiótico, subimos a un avión o cruzamos un puente, contamos con que están construidos con arreglo a principios científicos: la evolución en vez del mesmerismo, el heliocentrismo en vez de la astrología, la mecánica newtoniana en vez de la teoría humoral.

La enseñanza religiosa tiene su lugar apropiado en la familia, la iglesia y los centros religiosos, pero no en las asignaturas científicas. En los colegios estatales americanos, donde debe mantenerse la imparcialidad religiosa, es posible estudiar la Biblia y las doctrinas religiosas cuando se enseña la historia de las religiones o de las ideas. La Biblia y el cristianismo han jugado un papel crucial en la historia del mundo occidental. Pero enseñar la narración del origen del universo del ‘Génesis’ como si fuera una teoría científica es un insulto tanto contra la religión como contra la ciencia.

 

 

Anuncios

10 razones para no ser creacionista abril 29, 2008

Posted by Manuel in ciencia, educación, evolucion, mutaciones.
Tags: , ,
comments closed

 

Los creacionistas incluyen toda una serie de tergiversaciones para que la teoría de la evolución sea considerada como falsa, o incluso demoníaca (como les ocurre en algunas sectas fundamentalistas cristianas). Y por eso quieren eliminarla de los planes de estudios, sustituyéndola por una visión acientífica y religiosa como es la creación.

 

Sus falsedades las podemos clasificar en 10 apartados:

 

1. La teoría de la evolución viola la primera ley de la termodinámica. FALSO. Esta teoría no dice nada acerca del Big Bang o del origen de la materia. Por poner un símil: “el origen de la música en una sala de conciertos no depende de cómo se dispongan los músicos en el escenario de la sala”.

 

2. La teoría de la evolución viola la segunda ley de la termodinámica. FALSO. El incremento de orden que se produce durante la evolución se ve compensado por la bajada de orden en el Sol. La II ley sólo se aplica a sistemas cerrados, el Sol forma parte de nuestro sistema.

 

3. No existen formas de transición entre los diversos grupos. FALSO. En la evolución humana: Ardipithecus, Australophitecus afarensis, Australophitecus robustus, Homo habilis, Homo erectus, Homo sapiens. En tetrápodos: Eusthenopteron, Panderichthys, Tiktaalik, Acanthostega, Ichthyostega. En la evolución de la ballena: Pakicetidae, Ambulocetidae, Remingtonocetidae, Protocetidae, Basilosauridae, Dorudontidae.

 

4. La probabilidad de que aparezcan células, orgánulos o estructuras biológicas nuevas es nula. Su aparición sólo se puede explicar por diseño. FALSO. No tiene por qué aparecer de golpe, puede aparecer en pequeños pasos. La probabilidad de ganar la lotería con un número de 6 cifras, empleando los 10 números es de 1 en un millón. Pero si cada vez que aparece el número correcto en una posición éste queda fijo, la probabilidad disminuye varios órdenes de magnitud. La selección natural actúa fijando números, manteniendo lo provechoso y eliminando lo que no lo es. La evolución no es al azar. Las mutaciones pueden ser al azar, la selección natural no lo es.

 

5. La complejidad irreducible existe, y ésta no pudo aparecer por evolución. FALSO. Hay ejemplos demostrando la evolución de sistemas complejos. Un ejemplo es el ojo; primero aparecieron las células fotosensibles que permiten discernir entre el día y la noche, ésta células proliferaron ganándose así la capacidad para captar luz. Posteriormente se produjo una concavidad que hizo ganar direccionalidad al ojo ancestral. Esta estructura ganó un sistema de protección que se transformó en lente para ganar detalle. Estos pasos intermedios pueden ser identificados aún en algunas especies animales, así vemos células fotosensibles en el alga Euglena; invaginaciones de la células en el gasterópodo Pleurotomaria  o bien ojos con protección en el molusco Murex (Harder y col. (1995) Current Opinion in Genetic Development 5: 602-609). Otros sistemas complejos cuya evolución ha sido demostrada: flagelo (Minamino y Macnab (2000) Mol Microbiol 37: 1494-1503), sistema inmunológico (Klein y Nokolaidis (2005) PNAS USA 102: 169-174), sistema de coagulación sanguínea (Doolittle y FENA (1987) Cold Spring Harbor Symposia on Quantitative Biology, LII, 869-874) o el ciclo de Krebs (Meléndez-Hevia, E. y col. (1996) Journal Molecular Evolution 43: 293-303).

 

6. La teoría de la evolución no se puede probar, requiere de fe como la creación. FALSO. Esta es una teoría científica por tanto se está testando en cada momento. Cada fósil nuevo es un reto para los científicos. Al igual que cada nuevo genoma secuenciado, cada especie nueva identificada, cada simulación efectuada por ordenador. La evolución se sustenta en evidencias no en la fe. Si mañana apareciese una gallina del precámbrico todo se vendría abajo.

 

7. La evolución nunca ha sido observada. FALSO. Se ha observado la aparición de nuevas rutas biosintéticas, especiación (ver punto 8), variaciones en las poblaciones debidas a presión ambiental. Incluso hemos copiado sus mecanismos para generar perros a partir de lobo o maíz a partir del teosinte. Así mismo, desde su uso por parte de los humanos, se han observado la aparición de organismos resistentes al DDT, bacterias resistentes a antibióticos o virus del SIDA resistentes a los fármacos.

 

8. No se observa especiación (macroevolución). FALSO. A este punto le dedicaré un artículo pronto. Añadir aquí que se ha observado especiación en la aparición de la especie Culex molestus  (Byrne y Nichols (1999) Heredity, 82:7-15); el origen de Primula kewensis por poliploidía (Harlan y de Wet, 1975) Botanical Reviews 42:361-390. Otro ejemplo lo constituye la fusión de 2 cromosomas del ancestro humano para formar un único cromosoma en nuestra especie. Lo desarrollaré en un artículo.

Ante estos ejemplos los creacionistas sólo alegan que son animales de la misma “clase”, variando la definición de la palabra “clase” según les conviene. Ellos quieren ver el paso de un pez a un mono, olvidando que eso llevó 400 millones de años.

 

9. Hay evidencias en contra de la evolución. FALSO. No hay evidencias CIENTÍFICAS en su contra, sólo hay motivos religiosos. La evolución es un hecho aunque aún se investiguen los mecanismos por lo que opera. En el siglo XX se escribieron 200.000 artículos en revistas científicas de revisión por pares apoyando la teoría de la evolución. Y no se intentan esconder evidencias en contra. Todo lo contrario, quien aporte una evidencia científica que refute la evolución será candidato a ganar el Premio Nobel. Un halago demasiado tentador para el ego de muchos científicos.

 

10. Todas las mutaciones son perjudiciales. FALSO. Ya lo comenté en https://oldearth.wordpress.com/2008/04/25/la-mutacion-como-motor-de-la-evolucion/.

La mayoría de las mutaciones son perjudiciales, muchas no afectan y sólo una pequeña parte de ellas son beneficiosas.

 

Ilustrado en el blog de Manuel Abaledo (http://ocurrenciashabituales.wordpress.com/2008/05/23/las-diez-principales-mentiras-de-los-creacionistas/#comment-383).

 

Después de esto, se puede abrir la mente e intentar informarse más o bien enterrar la cabeza como los avestruces y recitar salmos bíblicos hasta que los ecos de la evolución queden acallados.

 

“La mente es como un paracaídas: funciona mejor cuando está abierta”.

 

 

 

¿Hacia dónde nos lleva la evolución? abril 28, 2008

Posted by Manuel in ciencia, evolucion, mutaciones.
Tags: ,
comments closed

 

La historia de la vida es una historia de muerte y extinción, y unos pocos supervivientes. Se estima que el 99.9% de las especies que han existido alguna vez están hoy extintas.

¿Tiene alguna dirección la evolución?. Y de existir, ¿hacia dónde va?. Esa pregunta ha estado en la mente de todas las personas que han tenido acceso a esta teoría, llegando a opinar incluso aquellos que reniegan de la misma.

 

La historia de la vida no muestra un rumbo definido, no parece tener dirección ni sentido. La evolución es una narración de eliminación masiva seguida de diferenciación en el interior de unos cuantos supervivientes. Buscarle una dirección a la evolución parece más el fruto de nuestra tendencia a humanizarlo todo, olvidándonos de que las leyes de la naturaleza no tienen por qué tenernos en cuenta. Además, de existir una dirección es a priori imposible determinar cuál es porque la importancia de los acontecimientos concretos, contingentes, como la extinción o no de un grupo de organismos en el caso de una extinción en masa, o la posesión o no de una variante adaptativa adecuada cuando ésta es requerida, son los verdaderos agentes de la historia.

 

Sin embargo no todos opinan así. Para el jesuita Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) sí que había una dirección, en concreto hacia lo que él llamaba punto Omega. Éste lo definía como el punto más alto de la evolución de la consciencia, considerándolo como el fin último de la misma. Esto supone que la divinidad, en lugar de encontrarse en los cielos sería un producto de la convergencia, en una unidad final con Dios. De acuerdo con Teilhard y con el biólogo ruso Vladimir Vernadsky, el planeta se encuentra en un proceso transformador, evolucionado desde la biosfera a la noosfera (lugar de encuentro con la divinidad).

 

Si realizamos una ojeada a la estructura de los seres vivos, así como a su clasificación taxonómica (siendo el árbol de clasificación más completo el recientemente publicado por Ciccarelli, F.D., Doerks, T., von Mering, C., Creevey, C.J., Snel, B., and Bork, P. (2006) Toward automatic reconstruction of a highly resolved tree of life. Science 311: 1283-1287) podríamos sacar la falsa conclusión de que la evolución va solamente hacia un incremento en la complejidad. Sin embargo, un análisis más riguroso muestra que ésta parece no tener una dirección determinada.

 

Hace pocos días asistí a la III Reunión Científica de la Red Nacional de Genómica Bacteriana. Allí se mostraron ejemplos en los dos sentidos.

 

1. Hacia el incremento de complejidad: El número de genomas de procariotas secuenciados a fecha 15 de enero 2008 era de 623, de los cuales 574 son del dominio Bacteria y 49 son Archaea.  De estos genomas secuenciados, tan sólo 34 tienen un tamaño superior a 7 megabases (Mb). Los microorganismos que poseen estos genomas pertenecen a 5 phyla, Proteobacteria, Actinobacteria, Cianobacteria, Acidobacteria y Planctomycetes. Aunque la mayoría de los genomas de gran tamaño pertenecen a Proteobacterias este dato está distorsionado por el hecho de que la mayoría de los genomas de los microorganismos secuenciados son Proteobacterias. Aún y así, la mayoría de los microorganismos con grandes genomas son Mixobacterias, un grupo bacteriano englobado en las Proteobacterias. Así nos encontramos ante bacterias tales como Myxococcus xanthus (9.14 Mb), Stigmatella aurantiaca (10,27 Mb) y Plesiocystis pacifica (10,59 Mb). Es revelante el caso de Sorangirum cellulosum, que tiene el mayor genoma procariota secuenciado hasta el momento, 13.03 Mb, superando incluso mayor que el genoma de algunos eucariotas como las levaduras.

 

Estudios realizados en estos microorganismos muestran que en sus genomas aparecen muchos familias de genes relacionadas con la transducción de señales, y entre ellas las proteínas quinasas de tipo eucariótico (ELKs, derivado de eukaryotic-like protein kinases). Estas bacterias poseen la capacidad de llevar a cabo procesos de multicelularidad, procesos en los que son necesarias muchas ELKs, en lo que parecían hasta ahora proteínas exclusivas de eucariotas.

 

Este es un ejemplo de aumento hacia la complejidad, aumento de sus genomas, y presencia de proteínas que podrían ser ancestros de otras presentes en la actualidad sólo en eucariotas. De hecho, este grupo es el único en bacterias que tiene comportamientos multicelulares, posee diferenciación de células dentro del grupo y formación de cuerpos fructíferos.

 

2. Hacia la disminución de la complejidad. Algunos microorganismos son parásitos intracelulares. Dentro de las células encuentran un ambiente estable, por lo que han perdido muchos genes que codifican para funciones que ya no necesitan, como puede ser respuestas a cambios ambientales tales como temperatura, pH, presión osmótica, etc. Además también pueden prescindir de genes que codifican proteínas del catabolismo de diversos compuestos, ya que encuentran éstos en el citoplasma de la célula huésped. La simplificación natural de células bacterianas no es un proceso aleatorio, y la pérdida de capacidades genéticas y metabólicas puede suministrar las claves teóricas para poder construir una célula mínima, con potencialidad para el diseño de biorreactores con aplicaciones biotecnológicas, de biorremediación o biomédicas. Cinara cedri es un pulgón que vive en los cedros, nutriéndose del floema de estos árboles que es pobre en nutrientes nitrogenados, como aminoácidos y vitaminas. Este insecto forma parte de un sistema de simbiosis en el que participa la bacterias endosimbiótica  Buchnera aphidicola. El genoma de B. aphidicola consta de un cromosoma circular de sólo 416.316 kilobases (0,4 Mb), uno de los más pequeños entre las bacterias. Este microorganismo se ha adaptado a la vida intracelular sufriendo una importante reducción de su genoma y la duplicación de genes esenciales para la simbiosis. Efectivamente, la secuencia del genoma reveló que esta bacteria ha perdido funciones esenciales para su metabolismo, y ha ganado otras que son esenciales para suministrar nutrientes en la simbiosis mantenida con el insecto, como puede ser la duplicación de los genes que codifican para las enzimas encargadas de la síntesis del triptófano. 

 

Un caso paradigmático los constituyen los virus, con amplias discusiones acerca de si se han generado por incremento de complejidad o por pérdidas de función de ancestros celulares. En cualquier caso nadie pone en duda la importancia de los virus en la evolución. Estos temas merecen un capítulo propio y serán tratados próximamente.

 

En resumen he intentado mostrar aquí dos ejemplos en los que se muestran que la evolución va en dos direcciones. ¿He dicho que va en dos direcciones?. Ya me he dejado traicionar por intentar plantearlo todo de forma antrópica. Quiero decir que no sabemos hacia dónde va ésta, y aquí se ven dos ejemplos de direcciones opuestas.

 

Dado que somos el único animal con la capacidad de realizar árboles filogenéticos es normal, aunque un poco vanidoso, que nos pongamos en lo alto de ese árbol, considerando al resto de especies como menos evolucionadas. ¿Qué pasaría si no fuese así, si otra especie se considerase a sí misma como la más evolucionada?. En el siguiente esquema, realizado por José Antonio Peñas, se ofrece a forma de ejemplo-cómic, un árbol en el que el ornitorrinco es considerado el organismo más evolucionado  🙂

 

Fuente: PaleoFreak (http://paleofreak.blogalia.com/historias/49801)

 

 

 

 

Otra mentira de los creacionistas abril 27, 2008

Posted by Manuel in ciencia, educación, evolucion.
Tags: , ,
comments closed

Una de las ideas que los creacionistas repiten hasta ser cansinos es que no hay unanimidad en la comunidad científica y que muchos científicos piensan que la teoría de la evolución no es cierta. Eso es algo mucho más que discutible, es FALSO. En el siguiente video: http://es.youtube.com/watch?v=Ty1Bo6GmPqM se muestra un ejemplo de esa falsedad.

 

En revistas creacionistas como Answers in Genesis se dan 101 nombres de “prestigiosos” científicos que no aceptan la teoría de la evolución. Cuando se analiza esa lista cuidadosamente se puede observar que de los 101, sólo 39 son biólogos. El resto van desde matemáticos, programadores informáticos o guardas forestales, con un “background” dudoso para entender esa teoría. El autor del vídeo intentó contactar con esos 35 y de ellos sólo obtuvo respuesta en 16 casos. De esos 16; 14(el 88%) en realidad SI acepta la teoría de la evolución, mientras que 2 (12%) no.

 

La deshonestidad de los creacionistas llega hasta el extremo de mentir al mostrar la afiliación de algunos de estos científicos (lugar de trabajo) para darles más prestigio. Otros científicos además, han pedido ser excluidos de esa lista desde hace 7 años, sin que se hayan atendido sus demandas.

 

Pero planteemos el escenario de que realmente las 101 personas de la lista fueran biólogos y estuviesen todas en contra de la teoría de la evolución. En Estados Unidos hay 3.661.320 biólogos, por lo que sólo el 0.00275% rechaza la evolución. Eso es 1 de cada 36.500.

 

Agradezco a Gonzo por proporcionar el enlace a este vídeo en el transcurso de un debate en otro foro (http://sinfuturoysinunduro.wordpress.com/2008/01/10/conferencias-sobre-diseno-inteligente-en-espana/#comment-2923).

Tengo una pregunta para usted, anti-evolucionista abril 25, 2008

Posted by Manuel in ciencia, educación, evolucion, sociedad.
Tags: , ,
comments closed

 

 

Esta pregunta está dedicada a aquellas personas que piensan (por el motivo que sea) que la teoría de la evolución es falsa. Antes de efectuar la pregunta quisiera fijar las reglas del juego, para que el debate sea lo más ágil posible:

 

1. Partimos de la premisa de que la teoría de la evolución es falsa. Por tanto no van ser necesarios ni largos discurso criticándola, ni hombres de Piltdown, ni cosas por el estilo.

 

2. Suponemos que al ser anti-evolucionista no estará de acuerdo en que esta teoría se enseñe en clase de ciencias.

 

3. Este punto es más peliagudo y pueden que no todos estén de acuerdo. Existen alternativas a la teoría de la evolución llamadas “ciencia de la creación” (ver por ejemplo lo que opina Ken Ham al respecto) u otra  llamada “diseño inteligente”.

 

4. En esta creo que todos coincidiremos. Existe una gran diversidad biológica. Hay un gran número de especies en el planeta.

 

5. Esto también podría ser conflictivo para algunas personas: en clase de ciencias se debe de enseñar el pensamiento científico, a razonar, a plantear hipótesis y descartar dogmas o supersticiones. Bajo ese punto de vista se debe preferir como alternativa racional que, ante la aparición de una luz en el cielo, se explique antes como un fenómeno meteorológico que como la aparición de un  OVNI.

  

Y aquí va mi pregunta. Dado que en clase de ciencias no se puede enseñar la teoría de la evolución, y que es humano plantearse como se ha generado la diversidad biológica de la que goza nuestro planeta, ¿qué explicación alternativa, basada en pruebas científicas, podemos enseñar?.