jump to navigation

El Diseño Inteligente es igual a Creacionismo. Incluye tácticas creacionistas para engañar al personal (1) mayo 28, 2008

Posted by Manuel in ciencia, creacionismo, diseño inteligente, educación, escepticismo, evolucion, religión.
Tags: , ,
comments closed

Durante varios textos en este blog he defendido que el ID no es una teoría científica, ya que no explica aquello para lo que presuntamente fue diseñado (sustituir la teoría de la evolución y explicar el origen de la biodiversidad) y confiere a un ser sobrenatural la capacidad de crear estructuras complejas. Además también he señalado varias veces que ID = creacionismo. Eso no gusta a los defensores del ID, puesto que ésta es su coartada para ser introducida en las aulas de ciencias.

En este primera parte muestro como se gestó la obra “Of Pandas and people”, libro de texto para impartir ID en las escuelas, y como surge a partir de una obra creacionista. Añado además dos vídeos (en inglés) en los que se presenta de forma resumida lo que aquí escribo.

Además a lo largo de este texto se muestran algunas de las estrategias que siguen los YEC para tratar de imponer sus criterios. Si habeis participado en debates con ellos no creo que os descubra nada nuevo.

“Of Pandas a people” es una obra de 1989 (2ª edición 1993) a nivel de libro de texto para enseñar ciencias en las escuelas, escrito por Percival Davis y Dean H. Kenyon y publicado por la Fundación para el Pensamiento y la Ética (FTE) de Texas. En este libro se defiende la idea del diseño inteligente (ID), o lo que es lo mismo, que la vida muestra evidencias de haber sido diseñada por un agente inteligente. El Diseño inteligente es considerado una pseudociencia por la comunidad científica, principalmente porque invoca poderes sobrenaturales, no hace predicciones, y no puede ser verificado a través de experimentos repetibles.

En 2007 una tercera edición del libro fue publicado bajo el título “El diseño de la vida: el descubrimiento de signos de inteligencia en los sistemas biológicos” (se analizará en una segunda parte de este artículo). El libro sostiene que el origen de los nuevos organismos es “la consecuencia de un plan, de un patrón elaborado por un agente inteligente.” El texto no se define en relación con la edad de la Tierra, comentando que algunos “tienen la opinión de que la historia de la Tierra se pueden comprimir en un marco de miles de años, mientras que otros postulan una mayor antigüedad para ésta.” El libro plantea una serie de objeciones a la teoría de la evolución, como la supuesta falta de fósiles de transición, las lagunas en el registro fósil y la aparente aparición súbita de estructuras complejas “peces con aletas y escamas, las aves con plumas, picos, y las alas, etc”. El libro no hace referencia en ningún momento a la identidad del diseñador inteligente. (Pero hay que ser un poco corto para no verlo).

En la actualidad hay dos ediciones del libro, la primera edición de 1989 editada por Charles Thaxton, y la segunda edición 1993, que incluía una “Referencias para los Maestros” de Mark D. Hartwig y Stephen C. Meyer. Una tercera edición fue titulada “El Diseño de la Vida”. Jon Buell, el presidente de la “Fundación para el Pensamiento y la Ética”, dijo que el fallo del proceso “Kitzmiller contra el distrito académico de Dover”, que sentenció que el diseño inteligente es religión, podría suponer unas pérdidas de alrededor de 500.000 dólares, por la falta de distribución de este libro en las escuelas (¿Quién dijo que no había negocio?). El cambio del nombre del libro se interpretó como un mecanismo para distanciarse de los textos que fueron analizados en el proceso judicial.
El libro fue publicado por la Fundación para el Pensamiento y la Ética (FTE), una organización sin ánimo de lucro fundada por el pastor Jon Buell en Richardson, Texas en 1980. Posee una exención de impuestos debido a que es una organización de beneficencia, así como una organización docente, entre cuyos objetivos incluye “proclamar, publicar, predicar…la enseñanza cristiana evangélica y la comprensión de la Biblia, y la luz que ésta arroja sobre la enseñanza y sobre las cuestiones sociales de hoy en día”. Buell describió la fundación como un “think-tank” cristiano, y que uno de los primeros objetivos de la organización sería la edición de un libro “que muestre las evidencias científicas de la creación”.
En el año 1981, el FTE publicitó en un periódico creacionista, un anuncio en el que se solicitaban autores para un libro de texto que sería “sensible a presentar por escrito tanto la evolución como la creación”. Su primera producción fue “Desbloqueo de los secretos: el misterio del origen de la vida” de los químico Charles Thaxton, Walter L. Bradley y Roger L. Olsen. El prólogo fue escrito por Dean H. Kenyon. Cuando éste estaba ya pendiente de ser publicado, a fines de 1982, se empezó a trabajar en otro libro de texto, que tenía como autores a Kenyon y Percival Davis, actuando esta vez Thaxton como editor.

El primer borrador vió la luz en 1983 y fue titulado “Creation Biology Textbooks Supplements”, y fue iniciado en el leguaje de los creacionistas, incluyendo las siguientes frases:

”Las rutas metabólicas básicas de casi todos los organismos relacionados son los mismas.¿Es esto debido a la descendencia desde un ancestro común, o se debe a que sólo estas rutas (y sus variaciones) pueden sostener la vida?. Los evolucionistas piensan que la primera afirmación es la correcta, sin embargo los creacionistas después de considerar todas las pruebas examinadas en este libro, concluyen que la última es la correcta”.

Un manuscrito de 1986 que llevaba por título “la Biología y la creación” incluía exactamente el mismo argumento, y define el término “creación” utilizando el concepto creacionista de “aparición súbita”:

”Creación significa que las diversas formas de vida aparecieron súbitamente por medio de la participación de un creador inteligente con sus características distintivas ya intactas. Peces con aletas y escamas, las aves con plumas, picos y alas, etc.”Un posterior manuscrito de 1987 titulado “Biología y Orígenes” sólo poseía pequeñas variaciones gramaticales de estas frases.

Cuando la FTE se encontraba buscado un editor para el libro, envió a una empresa de Boston un prospecto en el que se indica que el manuscrito había sido enviado a los distritos escolares para su análisis, así como a otros editores que pudiesen estar interesados. En el folleto Buell afirmaba que una “una nueva encuesta independiente … mostraba que al menos la mitad de los profesores de biología de la nación incluían algunas nociones de creación en sus argumentos acerca de nuestros orígenes biológicos. Muchos otros que todavía no creen en ello, deben de ser incluidos en el plan de estudios”, y adjunta unas proyecciones que muestran unos ingresos previstos de más de 6,5 millones US $ en cinco años sobre la base de “modestas expectativas para el mercado”. Si la enseñanza del creacionismo estuviese permitida en las escuelas de forma explícita, por ejemplo con el permiso de la Corte Suprema de los Estados Unidos, el fundador del FTE Jon Buell escribió que “se puede tirar a la basura todas estas proyecciones, ya que las perspectivas de mercado nacional sería explosivas!”
El Tribunal Supremo en 1987 determinó que enseñar creacionismo en las escuelas violaba la “Establishment Clause” de la Constitución de USA, pero una alternativa científica a la teoría de la evolución podía ser enseñada. Si bien esta decisión descarta el retorno a la enseñanza tradicional del creacionismo de la tierra joven (YEC) en las clases de ciencia, sí que ofrecía una posibilidad para quienes estén dispuestos a una redefinición del creacionismo, empleando el lenguaje de los científicos.

En 1987 un nuevo manuscrito de las obras anteriormente citadas fue escrito con el nuevo título “De pandas and people”, dónde aún se puede leer la definición de creación: “significa que las diversas formas de vida comenzaron súbitamente”, y se utiliza el término “creacionistas”:
“Las rutas metabólicas básicas de los organismos cercanos son las mismos.¿Es esto debido a la descendencia desde un ancestro común, o es así porque sólo estas rutas (y sus variaciones) puede sostener la vida? Evolucionistas afirman que la primera es correcta, mientras que los creacionistas aceptan la última opinión”.

El resultado del juició obligó a importantes cambios en la redacción del libro. Charles Thaxton había presentado una declaración jurada ante el tribunal en el que se define “la ciencia de la creación” en el sentido de “origen de la complejidad a través de una aparición súbita”, lo que hizo “no incluir como partes esenciales … catastrofismo, diluvio universal, una creación reciente de la vida, … la redefinición de clase, o cualquier concepto tomado del Génesis o de otros textos religiosos” (¿Todo vale por la “pasta”?). Pero estos argumentos fueron rechazados por lo que necesitaron idear un nuevo término, el cual lo encontraron en una frase que había recogido de un científico de la NASA: “el diseño inteligente”.
Afirmó: “Eso es justo lo que necesito, un buen término de ingeniería… parece que encaja … Y volví a reeler mis viejos ejemplares de la revista Science y comprobé que el término que se usaba de vez en cuando”. En un nuevo manuscrito de “Pandas and People”, unos 150 usos de laa palabra “creación”, “creacionismo” y “creacionista”, fueron cambiados sistemáticamente por el término “diseño inteligente”. La definición sigue siendo esencialmente la misma, con el concepto “diseño inteligente” que sustituye “creación” y “creador inteligente” transformado en “ente inteligente”:
“Diseño inteligente significa que las diversas formas de vida aparecieron súbitamente con la participación de un ente inteligente, con sus características distintivas ya intactas. Peces con aletas y escamas, las aves con plumas, picos, alas, etc.”
El término “creacionistas” se sustituyó por el de “proponentes del diseño”, pero como más tarde se comprobó, el principio y el final de la palabra original “creacionistas” fueron mantenidas por error, por lo que “creacionistas” se convirtió en “cdesign proponentsists”

“Las rutas metabólicas básicas de casi todos los organismos cercanos son las mismas.¿Es esto debido a la descendencia de un ancestro común, o porque sólo estas rutas (y sus variaciones) puede sostener la vida?. Evolucionistas afirman que la primera es correcta, “cdesign proponentsists” aceptan la última opinión”.

El fundador de la FTE, Jon Buell afirma que la palabra creacionismo era un “marcador de posición”, cuya definición “ha cambiado para incluir un contexto religioso después de que el manuscrito haya sido escrito, por lo que los autores han cambiado la palabra.” Sin embargo, la prueba de que el diseño inteligente es creacionismo re-etiquetados jugó un papel significativo en la el juicio Kitzmiller contra el distrito educativo de Dover, y “los cdesign proponentes” han sido descritos como “el eslabón perdido entre el creacionismo y diseño inteligente” (una prueba más de que existen las especies de transición 😉

“Of Pandas and People” fue finalmente publicado en 1989 por “Haughton Publishing Co”. Este era el supuesto nombre de una editorial de Mesquite, Texas, empresa dedicada a las publicaciones en horticultura, que no tenía ningún otro libro en impreso, ni asesores científicos en el editorial. (No confundir con Houghton Mifflin, editora de libros infantiles). Los costes de la impresión fueron sufragados por donaciones para la FTE, a cuyos miembros se les informó en Diciembre 1988 por carta que los donantes recibirían una caja esmaltada con un panda en la tapa como un regalo. La caja debe de ser un recuerdo “para orar por nuestro trabajo”. Tras la publicación del libro en 1989, el FTE se embarcó en una larga campaña para conseguir que el libro se usara en las escuelas en los Estados Unidos.

Los anteriores esfuerzos creacionistas para diluir o anular la enseñanza de la teoría de la evolución (TE) se había basado en gran medida en aprobar leyes que regulasen la enseñanza de las ciencias en las escuelas. Sin embargo, éstos han fallado sistemáticamente en las cortes de justicia. La FTE tomó una nueva estrategia: la movilización de los grupos cristiano-conservadores locales para influir en los consejos escolares y en los profesores con fin de que el libro fuera empleado como texto, así como formar parte en los consejos escolares y en los comités educativos locales.

Buell dijo a sus seguidores:

“Los profesores de biología son fáciles de contactar, muy asequibles para mantener reuniones a corto plazo, y receptivos. Si desea formar parte de este “ejército silencioso”, por favor, háganoslo saber de inmediato. Aquellos que prefieran no alistarse, tal vez deseen apoyar a aquellos que sí lo hacen con sus oraciones”.

La FTE proporcionó material publicitario a sus partidarios a fin de ayudarlos a promover el uso del libro. Este material incluía un video de testimonios de científicos pro-ID científicos, así como un guión que sugería las “líneas a adoptar en las cuestiones controvertidas”. Por ejemplo, sobre la controvertida cuestión de la percepción de que el ID solapa con la religión, el FTE sugiere que se diga:
“Estoy de acuerdo en que las creencias personales no deben ser enseñadas en aulas de ciencias, pero el diseño inteligente no es una creencia personal, sino que es aceptada por la ciencia, dado que es aceptada por muchos científicos cualificados”.El FTE fue ayudado en este esfuerzo por organizaciones creacionistas como el Instituto de Investigación de la Creación (ICR), que vende “Of Pandas and People” a través de su propias tiendas y por catálogo. El libro fue explícitamente comercializados por los minoristas como un trabajo creacionista; en el juicio del año 2005 Kitzmiller contra el distrito educativo de Dover, los ejemplares del libro regalados se acompañaban de un catálogo en el que “Of Pandas and People” aparecía como un texto de “la ciencia de la creación”.

Anuncios